Alika Kinan: histórica sentencia contra la trata de personas y el patriarcado

por Lucía De Dominicis

Alika Kinan fue explotada sexualmente durante 20 años en un cabaret de Ushuaia. Luego de ser rescatada en 2012, se convirtió en la primera víctima en denunciar a sus captores y al Estado por un caso de trata de personas. Ayer se conoció la sentencia histórica de este juicio: los 3 imputados recibieron condenas de entre 3 y 7 años de prisión y la Municipalidad de Ushuaia deberá pagar $780.000 por haber facilitado el crimen a través de la falta de controles.


La lucha que encabeza Alika Kinan en contra de las redes de trata de personas tuvo su ansiada recompensa. Luego de 4 años de espera, angustia e ilusión, ayer alrededor de las 18hs en el Tribunal Oral Federal de Ushuaia se leyó el veredicto del juicio contra los responsables del cabaret “El Sheik”, donde Alika junto con muchas otras mujeres fueron explotadas sexualmente durante años.

Ayer alrededor de las 18hs en el Tribunal Oral Federal de Ushuaia se leyó el veredicto del juicio contra los responsables del cabaret “El Sheik”, donde Alika junto con muchas otras mujeres fueron explotadas sexualmente durante años.

Pedro Montoya, dueño del prostíbulo y principal acusado en la causa, recibió una condena a 7 años de prisión y también será obligado a pagar una multa de $70.000. Las otras dos condenadas fueron Ivana García, esposa de Montoya, y Lucy Alberca Campos, encargada del lugar. Ambas recibieron condenas de 3 años de prisión por ser consideradas partícipes necesarias del crimen.


alika-sentencia-600x300

Fuente: Marcha.org.ar


Además de las condenas a los encargados del cabaret, este juicio es histórico porque considera también responsable al Estado: la Municipalidad de Ushuaia deberá pagar $780.000 a Alika como resarcimiento económico por haber facilitado el delito de trata de personas. La Justicia consideró que a través de ordenanzas y falta de controles a los locales nocturnos el Estado actuó en colaboración con los delincuentes.

El prostíbulo fue clausurado durante la madrugada del 9 de octubre de 2012, cuando un operativo de Gendarmería Nacional allanó el local y liberó a las mujeres que se encontraban en situación de explotación sexual. El juzgado en su fallo también declaró que el inmueble donde se efectuó el delito, el automóvil del dueño y los $500.000 encontrados en el lugar debían ser confiscados.

Además de las condenas a los encargados del cabaret, este juicio es histórico porque considera también responsable al Estado: la Municipalidad de Ushuaia deberá pagar $780.000 a Alika como resarcimiento económico por haber facilitado el delito de trata de personas. También declaró que el inmueble donde se efectuó el delito, el automóvil del dueño y los $500.000 encontrados en el lugar debían ser confiscados.


alika-prostitucion


Miles de mujeres sufren desde el interior de las redes de trata de personas diariamente alrededor del país. Alika Kinan fue la primera mujer rescatada que decidió denunciar a sus captores, y este fallo deja asentado un precedente histórico: es posible ver a los responsables tras las rejas. Desde los organismos defensores de la mujer esperan que esta resolución incentive a más mujeres a presentar sus denuncias. Y nos deja una enseñanza muy importante en tiempos de reclamos de Ni Una Menos: El Estado también es responsable.


Notas relacionadas:
Día Internacional Contra la Violencia de Género: ¿qué pasa en Argentina?
El caso de Mailén: ¿las prefieren muertas?
#NiUnaMenos y los “vagones para mujeres”: la lucha continúa
#NiUnaMenos: vivas nos queremos
#NiUnaMás
Después del Miércoles Negro: las razones para no decir “Nadie Menos”
Paro Nacional de Mujeres: un llamado a hacer historia por todas las que faltan
31° Encuentro Nacional de Mujeres: 10 motivos para continuar la lucha
Los femicidios en Mendoza: un patriarcado que no para de matar
CULTURA ASESINA: OTRA VÍCTIMA DE LA HETERONORMATIVIDAD
LA MUERTE DE CAMILA Y EL LARGO CAMINO HACIA EL NI UNA MENOS
TORTAZO EN LA BIELA
TRANSFOBIA Y MUERTE: EL CASO DIANA SACAYÁN

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR