31° Encuentro Nacional de Mujeres: 10 motivos para continuar la lucha

por Alejandra M. Zani

Del 8 al 10 de octubre se vivió el 31° Encuentro Nacional de Mujeres en Rosario. Única en el mundo con este nombre, autoconvocada, autofinanciada, plural y profundamente democrática, la convocatoria se centró en una serie de pedidos que el Estado ya no puede ignorar: basta de violencia de género, de abuso y de explotación sexual, basta de trata y de muertes por abortos clandestinos, basta de persecución por identidad sexual. ¡Basta a todas las formas de abuso patriarcal!

Este año,  fueron más de 90.000 las personas asistentes, cifra que supera la del 30° ENM en Mar del Plata (2015) y que nos habla de una necesidad cada vez más urgente y más masiva, y otra vez, como el año pasado, terminó con la represión de balas de goma y gases por parte de las fuerzas policiales.


La represión ocurrió al cierre de la marcha del domingo, cuando un grupo de varones fanáticos católicos situados en la vereda de la Catedral comenzó a recitar el padre nuestro y otras oraciones religiosas. La iglesia estaba protegida por maderas y por decenas de policías armados preparados para comenzar con la represión de una marcha sin precedentes que contó con la presencia de mujeres de todas partes de Latinoamérica. Muchas compañeras resultaron heridas por las balas de goma, pero aún así, el sabor amargo de la violencia patriarcal no pudo opacar el orgullo inmenso de haber vivido uno de los ENM más concurridos hasta ahora. 


portada-enm

Foto: Majo Malvares


Por tercera vez, el ENM se realizó en Rosario (que ya había sido dese del Encuentro en 1989 y 2003), y no por casualidad. En 2015, Santa Fe fue la segunda provincia con mayor cantidad de femicidios según las estadísticas. El documento inaugural del Encuentro arremetió contra la falta de políticas y responsabilidad de un Estado cada vez más ausente: “Las mujeres somos las que realizamos las tareas y cubrimos los puestos más precarizados. Frente a esto decimos: basta de precarización laboral”. Además, se pidió que se pusiera un fin a la trata, uno de los negocios más redituables e impunes de los últimos años.

“Las mujeres somos las que realizamos las tareas y cubrimos los puestos más precarizados. Frente a esto decimos: basta de precarización laboral”.

Durante los tres días que duró el histórico Encuentro, la ciudad perteneció a las mujeres. Hubo asistencia masiva a los 69 talleres y a las 120 actividades culturales acompañados por numerosos artistas y militantes por la diversidad, y culminó con una marcha inolvidable. De las mil mujeres que se reunieron por primera vez en 1986, comenzando un camino histórico de lucha y empoderamiento feminista, hasta las 90.000 mujeres que acudieron al ENM este año, algo está claro: hoy, más que nunca, las mujeres son sujetos de la más importante transformación histórica.


10 motivos urgentes para continuar la lucha:

1) El aborto sigue siendo ilegal: ¡saquen de nuestros ovarios a sus rosarios!

2) El machismo sigue matando a diario, apuntalado por una cultura de la violación.

3) La heteronormatividad es asesina: continuemos la lucha de Diana Sacayán, Lohana Berkins y todas nuestras compañeras trans.

4) El Estado y la Iglesia siguen siendo cómplices de todas las muertes por aborto clandestino: ¡queremos su responsabilidad!

5) El Encuentro Nacional de Mujeres todavía molesta a un patriarcado conservador y machista que intenta difamarlo y oprimirlo: ¡si tocan a una, nos tocan a todas!


enm2

Foto: Emergente + Manifiesta


6) Desde #NiUnaMenos, algo cambió: el grito de todas las mujeres que ya no van a callar.

7) Porque siguen feminizando la pobreza: ¡vamos a seguir feminizando la resistencia!

8) Porque la libertad para Belén es hoy la libertad para Yamila: es la libertad para decidir sobre nuestros cuerpos.

9) Porque la persecución política sigue en ciernes: ¡liberen  a Milagro Sala!

10) ¡Por una Ley de Emergencia, ya!

Nos siguen reprimiendo. Nosotrxs continuamos luchando.


Foto de portada: La Garganta Poderosa

También te puede interesar:
Los femicidios en Mendoza: un patriarcado que no para de matar
FOTOREPORTAJE– #NiUnaMenos: un nuevo grito histórico
CULTURA ASESINA: OTRA VÍCTIMA DE LA HETERONORMATIVIDAD
LA MUERTE DE CAMILA Y EL LARGO CAMINO HACIA EL NI UNA MENOS
TORTAZO EN LA BIELA
TRANSFOBIA Y MUERTE: EL CASO DIANA SACAYÁN
#NIUNAMENOS Y LOS VAGONES PARA MUJERES: LA LUCHA CONTINÚA
#NIUNAMENOS: VIVAS NOS QUEREMOS

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR