Paro Nacional de Mujeres: un llamado a hacer historia por todas las que faltan

por Laura Verdile

El miércoles 19 de octubre se realizará por primera vez un Paro Nacional de Mujeres, convocado a partir del femicidio de Lucía, la joven marplatense de 16 años drogada, violada y asesinada por empalamiento la semana pasada. La medida busca reclamar la implementación de políticas públicas que permitan prevenir y enfrentar la violencia de género. Ante la brutalidad de los crímenes, el paro representará un grito histórico por todas las mujeres destrozadas, olvidadas como basura, víctimas de la violencia machista y patriarcal ante una grave desprotección estatal.


Lucía Pérez  fue sometida a una “agresión sexual inhumana”, describió María Isabel Sánchez, la fiscal encargada del caso. Tres hombres la violaron, lavaron el cuerpo y le cambiaron la ropa para ocultar rastros. La abandonaron en una sala de emergencias de Playa Serena, Mar del Plata, a donde llegó muerta por el “excesivo dolor” que le provocó un paro cardíaco. Su cuerpo pasó a formar parte de una cifra aberrante: fue uno de los que cada 30 horas en Argentina es despedazado, por el solo hecho de pertenecer a una mujer. Como si fueran objetos descartables que pueden ser manipulados para ceñirse a preceptos violentos y machistas.

El cuerpo de Lucía pasó a formar parte de una cifra aberrante: fue uno de los que cada 30 horas en Argentina es despedazado, por el solo hecho de pertenecer a una mujer. Como si fueran objetos descartables que pueden ser manipulados para ceñirse a preceptos violentos y machistas.

Ante la brutalidad que se repite de forma incesante, organizaciones feministas y sociales, entre las que se encuentran el colectivo Ni Una Menos y la Red de Mujeres, junto a 50 partidos políticos y sindicatos, se reunieron en la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP). Allí definieron llevar a cabo un paro de mujeres, en repudio a los femicidios y también en reclamo por mejores condiciones económicas. De acuerdo a lo expresado en las redes sociales, la movilización se realizará por “todas las mujeres que faltan, por las asesinadas y desaparecidas, contra la violencia y el terrorismo machista contra la impunidad, contra el encubrimiento, contra la inacción y complicidad estatal y policial”.


Números de ausencia

De acuerdo a la Asociación Civil La Casa del Encuentro, entre el 1 de junio de 2015 y el 31 de mayo de 2016 hubo 275 femicidios, de los cuales el 86% fueron cometidos por hombres pertenecientes al círculo íntimo de las víctimas. El 20% de los casos sucedió aún habiéndose realizado denuncias previas. La cifra no dista mucho del año 2014, en el que se perpetraron 277 femicidios. Desde 2008 a 2015 se han contabilizado, en total, más de 2 mil asesinatos de mujeres.

Entre el 1 de junio de 2015 y el 31 de mayo de 2016 hubo 275 femicidios, de los cuales el 86% fueron cometidos por hombres pertenecientes al círculo íntimo de las víctimas. El 20% de los casos sucedió aún habiéndose realizado denuncias previas.

Los números no solo ponen de manifiesto la cadena de violencia a las que las mujeres están sometidas, sino también la falta de políticas públicas que permitan prevenir y afrontar la situación. A más de siete años de la sanción de la Ley de Protección Integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia de género, aún no existe un presupuesto que permita su aplicación de forma efectiva. La lucha se enfrenta así al desfinanciamiento, que no trae otra cosa que desprotección y perpetuación de los mismos patrones.


18

Foto: Gustavo Yuste


Los reclamos giran en torno a un presupuesto de emergencia que se adapte a las realidades concretas de las mujeres alrededor de todo el país. De acuerdo a una investigación realizada por la revista digital lavaca, existen solo 83 refugios para víctimas de violencia de género en todo el país, la mayoría ubicado en capitales provinciales. El plan anunciado por el Gobierno Nacional el pasado mes de julio es construir 36 en los próximos tres años, lo cual ni se acerca a cubrir las necesidades inmediatas de miles de mujeres que sufren de situaciones de violencia. Según la Asamblea de Derechos Humanos de la ONU, lo recomendado  a nivel nacional es una cantidad de 4 mil hogares de asistencia.

En ese mismo sentido, también cabe mencionar el retroceso que se produjo en políticas públicas relativas a la materia durante la gestión del PRO en el Gobierno de la Ciudad. En ocho años, la Dirección General de la Mujer se vio afectada por un recorte del personal y una reducción del presupuesto de casi un 50%. De acuerdo a un informe realizado por la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, el organismo recibe uno de los porcentajes más bajos del total asignado por el Ministerio de Desarrollo Social, correspondiente en la actualidad al 1,6%. La falta de recursos se replicó en los programas de de Atención a Víctimas de Delitos y Noviazgos Violentos, así como también en los Centros Integrales de la mujer que no alcanzan a cubrir la totalidad de las comunas porteñas.


En este contexto, el día miércoles se propone como una jornada de visibilización, que nos interpela al conjunto de la sociedad . Porque son muchas las mujeres que ya no tienen voz al quedar masacradas bajo la basura, más de las que alcanzan la agenda mediática o las cifras de una estadística. Marchamos porque no somos objetos, porque el sistema patriarcal revictimiza desde cada uno de los rincones del discurso y también porque no tenemos la suerte de que nos defiendan como a una pared pintada. 


Foto de portada: Gustavo Yuste

También te puede interesar:
31° Encuentro Nacional de Mujeres: 10 motivos para continuar la lucha
Los femicidios en Mendoza: un patriarcado que no para de matar
FOTOREPORTAJE– #NiUnaMenos: un nuevo grito histórico
CULTURA ASESINA: OTRA VÍCTIMA DE LA HETERONORMATIVIDAD
LA MUERTE DE CAMILA Y EL LARGO CAMINO HACIA EL NI UNA MENOS
TORTAZO EN LA BIELA
TRANSFOBIA Y MUERTE: EL CASO DIANA SACAYÁN

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Dejá tu comentario