Paritarias sin cierre, desempleo y precarización: el Día del Trabajador que nadie festejó

por Lucía De Dominicis

En Argentina este año el Día del Trabajador se celebró en un contexto desfavorable para los trabajadores y trabajadoras del país: gremios que llegaron al mes de Mayo sin haber cerrado paritarias, estadísticas que demuestran el crecimiento del empleo precarizado y la incertidumbre frente a la presentación de la reforma laboral en el Congreso son algunas de las características más preocupantes del escenario laboral actual.



El tercer Día del Trabajador del gobierno de Mauricio Macri no logró mejorar las expectativas del futuro laboral de la Argentina. El presidente evitó formar parte de actos oficiales y se limitó a saludar a través de las redes sociales con un mensaje de agradecimiento “por mover el país hacia adelante con esfuerzo y ganas”. Los movimientos de izquierda que salieron a la calle a reclamar contra el ajuste al bolsillo de los trabajadores y las trabajadoras entendieron que hace falta más que “esfuerzo y ganas” para enfrentar el contexto laboral actual.

Los movimientos de izquierda que salieron a la calle a reclamar contra el ajuste al bolsillo de los trabajadores y las trabajadoras entendieron que hace falta más que “esfuerzo y ganas” para enfrentar el contexto laboral actual.

Una de las grandes discusiones alrededor del futuro laboral se da en la definición de las paritarias, donde cada gremio negocia con el gobierno los aumentos salariales del año. Estas negociaciones toman como referencia la meta inflacionaria oficial, que es del 15% anual, aunque los datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) ya vaticinan que este número será rápidamente sobrepasado antes del final de 2018. Tras el aumento de tarifas de servicios públicos y transporte de los últimos meses, los trabajadores cuestionan cómo afrontarlo sin mayores aumentos salariales.



Entre los gremios que cerraron sus paritarias en un 15% anual a pagarse en cuotas se encuentran los de Comercio, Transporte y Bancarios. Aún resta cerrar las negociaciones con los gremios de Camioneros, Metalúrgicos y los docentes bonaerenses, que tras un nuevo encuentro con la gobernadora María Eugenia Vidal volvieron a rechazar la propuesta de un 15% de aumento. La mayoría de los acuerdos cuentan con una cláusula de revisión que permitirá replantear los aumentos hacia el final del año, pero dificultando los gastos diarios que enfrentan los trabajadores.

Más allá del salario, otro problema que enfrentan los trabajadores y las trabajadoras es la falta de ofertas de empleo registrado y de calidad. Según las estadísticas del Ministerio de Trabajo de la Nación, el número de empleados registrados creció en un 2,6% desde el comienzo del gobierno de Mauricio Macri. Sin embargo, lo que estas cifras alentadoras no muestran es cómo está compuesto ese aumento: las formas de empleo más precarias e inestables dentro de la economía registrada, los trabajadores que cuentan con un monotributo autónomo o social, vieron un crecimiento de más de un 40% en dos años, según datos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA).

Las formas de empleo más precarias e inestables dentro de la economía registrada, los trabajadores que cuentan con un monotributo autónomo o social, vieron un crecimiento de más de un 40% en dos años.

Mientras aumenta el número de monotributistas, que cuentan muchas veces con contratos temporarios o una dependencia encubierta que limita sus derechos laborales, los asalariados privados solo crecieron un 0,7% según un estudio del Centro de Estudios para el Desarrollo Nacional “Atenea”. El compromiso empresario con el crecimiento del empleo que el presidente Macri llevaba como bandera no se ve reflejado en estas estadísticas. Según el mismo estudio, el sector más afectado fue la industria manufacturera que registró una baja del 4,9%, resultando en una pérdida de 61.000 puestos de trabajo.



En este contexto, resta ver el impacto de la reforma laboral que el gobierno presentó al Congreso el viernes pasado. El oficialismo busca legislar una modificación en el cálculo de las indemnizaciones (que dejará de considerar premios, bonos y aguinaldos), un blanqueo de empleados no registrados (librando de multas a los empleadores) y una inclusión de pasantias remuneradas para jóvenes. Estos artículos habían sido impulsados por el gobierno en Diciembre último, pero recibieron fuertes críticas por parte de la oposición, al tratarse junto con las reformas impositiva y jubilatoria.

El oficialismo busca legislar una modificación en el cálculo de las indemnizaciones (que dejará de considerar premios, bonos y aguinaldos), un blanqueo de empleados no registrados (librando de multas a los empleadores) y una inclusión de pasantias remuneradas para jóvenes.

El Día del Trabajador en el mundo recuerda el fusilamiento de un grupo de obreros que en Chicago en 1886 reclamaban una jornada laboral de 8 horas en tiempos en que solían trabajar 12 horas por día. Este día también recuerda que los grandes logros de los trabajadores y trabajadoras se consiguieron exigiendo derechos justos y luchando contra los intereses de los empresarios que, en momentos políticos como el que vive la Argentina, se asimilan mucho a los intereses de los gobiernos.



También te puede interesar:

Acuerdo entre Carrefour y el Estado: 1000 retiros voluntarios y menos cargas patronales
Movilizaciones contra el tarifazo: la voz del pueblo en la calle

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

2 Comentarios

UniCABA: el polémico proyecto educativo se debate en la Legislatura 3 mayo, 2018 - 15:47

[…] hablar de legalización… Reseñas Caprichosas – “El uso correcto de las… Paritarias sin cierre, desempleo y precarización: el Día… A 41 años de la primera ronda de… Entrevista a Javier Palleiro: “Son las películas […]

Responder
Dólar en aumento: la crisis de las promesas económicas 7 mayo, 2018 - 11:53

[…] Paritarias sin cierre, desempleo y precarización: el Día del Trabajador que nadie festejó […]

Responder

Dejá tu comentario