Un juego improvisado donde pocos ganan: claves para entender el ajuste económico

por Lucía De Dominicis

Tras una semana repleta de idas y vueltas sobre el rumbo de la economía del país, el gobierno anunció que avanzarán con el ajuste sobre el gasto público mientras en Estados Unidos continúan las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional. ¿Quién se beneficia con el escenario de ajuste económico que plantean Macri y Dujovne?



La rápida escalada del dólar fue el disparador de una semana crítica para el equipo económico del gobierno. Rumores de salidas anticipadas, cambios drásticos de jerarquías y viajes imprevistos a negociar con el Fondo Monetario Internacional (FMI) trajeron una gran incertidumbre frente al rumbo de la economía nacional, en un contexto en el que los discursos de los gobernantes parecen ser apuntados siempre a la tranquilidad de “los mercados” en vez de la de los ciudadanos. Aquí desarrollamos 5 claves para entender el ajuste económico planteado por el gobierno de Mauricio Macri para la última etapa de su mandato:

  • El “equilibrio fiscal” lo paga la clase trabajadora

Desde la asunción de Mauricio Macri como presidente, mucho se ha hablado sobre la necesidad de “bajar el déficit fiscal”. El cálculo del déficit fiscal es la diferencia que existe entre los ingresos y gastos que tiene el Estado, que normalmente recauda a través de impuestos y tasas y luego redistribuye los ingresos en forma de ayuda social, obra pública, salarios de empleados públicos, en las escalas que se hayan acordado en el presupuesto anual. Para reducir la brecha entre los ingresos y gastos, el gobierno ha avanzado en los últimos años en la quita de subsidios a los servicios públicos y el transporte y específicamente este año con el recorte sobre la obra pública, que implicó un “ahorro” de más de 11 millones de pesos.


📢 ¿Querés apoyar el periodismo independiente? Te invitamos a formar parte de #TribuLPP y acceder a descuentos y sorteos exclusivos ➡ Hacete socix acá


A comienzos de año, en el marco de la negociación con el FMI el equipo económico del gobierno había planteado la meta de bajar esa diferencia a un 1,3% para el año 2019. Frente a la necesidad de acceder a nuevos adelantos de dinero, el ministro Dujovne anunció la semana pasada que apuntan a lograr el “equilibrio fiscal” (reducir a 0 la diferencia entre ingresos y gastos) para el año próximo.

Para alcanzar esta meta, se congelarán los ingresos de trabajadores al Estado y se limitarán los aumentos salariales, continuará la reducción de inversión en obra pública y subsidios y, por primera vez desde la asunción de Mauricio Macri, se aumentarán las retenciones a las exportaciones de bienes y servicios, impactando especialmente en los ingresos del sector agroexportador. Sin embargo, este sector ha aumentado exponencialmente sus ingresos debido a la rápida subida del dólar, por lo que el impuesto no impactará de la misma manera que antes. Sin ánimos de dar tranquilidad a los ciudadanos, Dujovne confesó que “la recesión de este año será mayor”.

Para alcanzar esta meta, se congelarán los ingresos de trabajadores al Estado y se limitarán los aumentos salariales, continuará la reducción de inversión en obra pública y subsidios y, por primera vez desde la asunción de Mauricio Macri, se aumentarán las retenciones a las exportaciones de bienes y servicios, impactando especialmente en los ingresos del sector agroexportador.

  • Los fondos del FMI financian la fuga de capitales

La última corrida bancaria, cuando el dólar rozó los $40, se disparó luego de que el presidente Mauricio Macri anunciara en un video de menos de 2 minutos que el FMI adelantaría los fondos del préstamo realizado a la Argentina. Este anuncio generó un fuerte movimiento de desconfianza, ya que el FMI aún no había anunciado esa decisión públicamente (de hecho la negociación recién comenzaría la semana siguiente).

El primer desembolso del préstamo fue de 15.000 millones de dólares y se realizó en junio de este año. El principal problema de la economía argentina es que esta deuda no es invertida en el país, sino que sirve para financiar a quienes compran dólares para atesoramiento en el exterior. Aún no se ha confirmado el monto que el gobierno espera recibir como adelanto, pero sí que el FMI espera ver reflejados ciertos parámetros de estabilidad en la economía argentina antes de aceptarlo, como el alcance del equilibrio fiscal antes mencionado. Según Dujovne, el acuerdo podría firmarse a fines de este mes.



  • Inflación y el ajuste impactan en el consumo interno

A pesar de las promesas del presidente Mauricio Macri durante su campaña, la inflación continúa siendo un problema para el bolsillo de los argentinos. Luego de haber establecido una meta del 15% para el año 2018, se estima que la inflación real superará el 40% este año, dejando los salarios y los precios en polos irreconciliables. Según predicciones de la consultora Ecolatina, el salario registrado caerá en un 6% debido a la devaluación y la inflación de este año, dejando a los salarios un 9% por debajo de los niveles del año 2015. Estos números impactan fuertemente en el consumo interno, que continuará bajando hasta fin de año. En un contexto de sueldos devaluados, la política de aumento de los servicios públicos y el transporte no ayuda a levantar las cifras negativas de los comerciantes, llevando a muchos a tener que cerrar sus negocios.

El principal problema de la economía argentina es que esta deuda no es invertida en el país, sino que sirve para financiar a quienes compran dólares para atesoramiento en el exterior.

  • Las resoluciones se definen en el Presupuesto 2019

El FMI ve con buenos ojos el ajuste llevado a cabo en Argentina, y espera verlo plasmado en el presupuesto para el año 2019. En el medio de las negociaciones por el adelanto de fondos, sería una muestra de confianza en el camino marcado por el organismo de crédito. El gobierno busca acelerar el proceso de debate del presupuesto con los gobernadores y tener definiciones esta semana, para lograr que ingrese al Congreso lo antes posible. Los gobernadores que se oponen al acuerdo con el FMI adelantaron que no tendrán en cuenta parámetros extranjeros para las decisiones nacionales.

En el presupuesto se define cómo los ingresos nacionales son repartidos en cada uno de los sectores públicos, cuáles son los ministerios que reciben mayores partidas, quiénes son beneficiados y quiénes son perjudicados en la división. La responsabilidad de los gobernadores, los diputados y los senadores recae en definir qué sectores van a pagar los recortes del ajuste.



También te puede interesar:

Dólar y cierre de ministerios: que el ajuste no lo pague el pueblo
Acuerdo con el FMI: los detalles del documento firmado por Argentina
Las claves de la reforma laboral que avanza en el Senado

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

1 Comentario

Presupuesto 2019: el ajuste programado 19 septiembre, 2018 - 11:04

[…] Un juego improvisado donde pocos ganan: Claves para entender el ajuste económico […]

Responder

Dejá tu comentario