La vida detrás del collage: Juanito y Ramona

por Laura Verdile

En el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA), se encuentra la exposición más exhaustiva nunca antes realizada de las series Juanito Laguna y Ramona Montiel, los emblemáticos personajes que el rosarino Antonio Berni creó hacia la década del sesenta. La muestra, curada por Mari Carmen Ramírez y Marcelo Pacheco, fue producida en conjunto con el Museo de Bellas Artes de Houston e incluye 150 obras de colecciones públicas y privadas de Argentina, Uruguay, Estados Unidos, España y Bélgica, que abarcan el trabajo del artista desde 1958 hasta 1978. Se podrá visitar hasta el 25 de febrero.

antonio berni

Fines de los años ’50. Hace ya veinte años que Antonio Berni regresó a la Argentina luego de su formación en Europa, donde se dedicó a absorber las tradiciones estéticas surrealistas y dadaístas. Su regreso al país durante la denominada Década Infame en los ‘30 encontró a un artista comprometido que no podía hacer oídos sordos a la pobreza, el hambre, las huelgas y las injusticias y que lo llevaron a volcarse al realismo para plasmar el entorno que lo rodeaba. Así, surgieron “Desocupados”, “Manifestación” y “Chacareros”, cuadros dignos de recordarse a lo largo de su trayectoria.

Pero el temple y la arpillera no fueron suficientes para Berni. La pintura era demasiado simple para plasmar una realidad tan compleja como podría ser la de un niño proveniente de un barrio periférico de Buenos Aires, o por qué no, de cualquier otra capital latinoamericana. El rosarino decidió entonces implementar otros materiales para alcanzar una mayor “intensidad expresiva” que pudiera personalizar así a los infantes de los barrios aledaños de inmigrantes. Recorrió baldíos, observó, tomó apuntes y recolectó cajones de madera, latas, plásticos, cartones y residuos industriales, que formaban parte del entorno cotidiano de aquellos individuos que buscaba representar. Así fue como en 1959 nació Juanito Laguna, “un chico pobre pero no un pobre chico”, hijo de un peón de la industria metalúrgica del barrio de Flores. Un personaje que encarna una marginalidad abusiva, pero que sin embargo, lejos de verse abatido por las circunstancias, está lleno de de vida e intuye con optimismo un futuro brillante bajo la sombra de su barrilete amarillo y rojo, a las orillas de un riachuelo de brea.

juanito laguna

Con Juanito, Berni creó obras bidimensionales en las que ensambló, pegó, martilló y demostró la destreza manual de un verdadero artesano, que le valió en 1962 el Gran Premio de Grabado y Dibujo en la Bienal de Venecia, donde el personaje adquirió mayor relevancia a nivel internacional. Por esa época, desde París, nace en el barrio de Pompeya como salida de una letra de tango, Ramona Montiel. Adquiere forma a partir de encajes, lentejuelas, bordados y accesorios de los mercados de pulgas franceses que ofrecieron el material para un mundo de lujos y tentaciones, que sedujeron a la joven costurera de familia católica a través de la pantalla de la televisión. Atraída por la vida nocturna de la ciudad, Ramona comenzó a trabajar como bailarina y prostituta. Pero a lo largo de sus obras, Berni demuestra que el esplendor es momentáneo y no tarda en desvanecerse tras las sedas y el oropel. Símbolo de la insatisfacción y las presiones de la sociedad de consumo, Ramona se ve encerrada en sus propios temores y contradicciones que adquieren su máxima expresión en la soledad de sus pesadillas con “los monstruos”, esculturas “polimatéricas”, confeccionadas con residuos y materiales reciclados, cuya estética surge de las influencias de la historia el arte y de la cultura popular latinoamericana.

“Yo les puse nombre y apellido a una multitud de anónimos, desplazados, marginados niños y humilladas mujeres; y los convertí en símbolo, por una cuestión exactamente de sentimiento. Los rodeé de la materia en que desenvolvían sus desventuras, para que, de lo sentido, brotara el testimonio.”  (Antonio BerniEscritos y papeles privados)

monstruos

Antonio Berni: Juanito y Ramona es el producto de tres años de investigación y producción de especialistas que realizaron tareas de puesta en valor, restauración, limpieza, consolidación y enmarcado. La muestra presenta por primera vez en nuestro país piezas inéditas como “Ramona bebé” (1962) o “La familia de Juanito emigra” (1972). Pinturas, grabados, xilocollages, relieves, ensamblajes y construcciones ocupan así tres salas del museo. Organizados y separados en grupos temáticos, permiten a los visitantes seguir las series de ambos personajes y descubrir una narración visual única que cuenta la historia de dos seres que, lejos de ser anónimos, dan rostro y materialidad a los sueños y los conflictos de la sociedad. Y es que Juanito y Ramona son mucho más que un conjunto de cartones, telas y retazos. Son la encarnación de un lenguaje artístico profundamente innovador que vivirá para siempre en cada uno de los objetos con los que Berni hizo del arte una herramienta política y de reflexión que fue más allá de la brocha de un pincel.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

2 Comentarios

Mónica 30 enero, 2015 - 23:33

Imperdible.

Responder
mariano 26 febrero, 2015 - 10:23

Excelente data y desarrollo del genio magistral de Berni. Me encantó la noticia.

Responder

Dejá tu comentario