Rojos globos rojos: el teatrito en decadencia

por Laura Gómez

Rojos globos rojos, la obra escrita por Eduardo “Tato” Pavlovsky, tuvo su estreno allá por 1994 en el histórico espacio Babilonia del barrio del Abasto. El director Christian Forteza hace una relectura actualizada del texto, con una estética propia aunque siendo fiel al espíritu pavlovskiano. Puede verse los sábados a las 20.30 hs. en la sala Osvaldo Pugliese del Centro Cultural de la Cooperación (Av. Corrientes 1543).


“La Municipalidad nos quiere desalojar del teatrito de los Globos Rojos. Dicen que no tenemos permiso. Tampoco podemos pagar la luz, ni el gas, ni el agua. Nos quieren rajar de acá; estamos viviendo un momento muy duro”, dice el Cardenal, protagonista de la pieza escrita por Tato Pavlovsky allá por 1994. Cualquier semejanza con la realidad no es pura coincidencia.

Un teatrito del circuito independiente a punto de ser desalojado por las deudas. Un actor —el Cardenal, interpretado maravillosamente por Jorge Lorenzo— obligado a subsistir haciendo obras infantiles los días feriados; sus dos compañeras, las Popis (Lorena Penón y Gabriela Perera), que custodian el monólogo a público y emergen como las vocecitas de una conciencia en plena crisis.

Rojos globos rojos es una obra siempre necesaria en contextos turbulentos como los de Argentina, porque el texto mismo supone una reivindicación de la resistencia desde el campo artístico. “Lo único que nos interesa es seguir haciendo teatro”, dice el protagonista. Christian Forteza hace una relectura de este clásico nacional con una estética propia pero respetando el lenguaje de “realismo exasperante” al que solía referirse Pavlovsky. La realidad, en sí misma, es grotesca y se convierte en un grito de dolor.

La versión que puede verse todos los sábados a las 20.30 hs. en el Centro Cultural de la Cooperación cuenta con un tratamiento especial sobre el rol de las Popis en el curso dramático, ya que tienen más líneas de las que el texto original plantea y cobran mayor relevancia en tanto figuras femeninas: el vínculo con Cardenal puede ser leído desde la perspectiva del poliamor, pero también desde la contención emocional de un personaje en pleno quiebre. Por otra parte, a la dramaturgia original se suma una constelación de fragmentos de otros textos del autor (La muerte de Marguerite Duras, Cámara lenta, Cerca, Paso de dos): esas esquirlas recrean la totalidad de la atmósfera pavlovskiana y subrayan algunas de sus principales preocupaciones.

En ese sentido, las puertas de ingreso al teatrito en decadencia son múltiples: por un lado está la declaración de principios de estos artistas al borde del abismo, la defensa del acto de resistencia desde el campo artístico, simbólico y cultural; por otro, en los monólogos dirigidos al público emergen preguntas de carácter existencial en torno al amor, las mujeres, las relaciones, el paso del tiempo o la mismísima muerte. Mención especial para el trabajo de Mario Pera en vestuario y el diseño de luces de Horacio Novelle, que junto a las sólidas interpretaciones nos permiten ingresar con mayor facilidad a la convención teatral. Rojos globos rojos es una gran oportunidad para reencontrarse o entrar por primera vez al fascinante mundo de la dramaturgia de Pavlovsky.


Funciones: Sábados a las 20.30 hs. en la sala Osvaldo Pugliese del Centro Cultural de la Cooperación (Av. Corrientes 1543)
Localidades: $300 en boletería o por Alternativa Teatral

FICHA ARTÍSTICO-TÉCNICA
Autoría: Eduardo “Tato” Pavlovsky
Adaptación: Christian Forteza
Actúan: Jorge Lorenzo, Lorena Penón, Gabriela Perera
Vestuario: Mario Pera
Diseño de luces: Horacio Novelle
Música original: Elena Avena
Fotografía: Sebastian Ochoa
Asistencia de dirección: Magalí Mussi
Puesta en escena: Christian Forteza
Dirección: Christian Forteza

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR