Cameron, de Hernán Ronsino: la tensión como motor narrativo

por Gustavo Yuste

La novela breve Cameron (Eterna Cadencia, 2018), de Hernán Ronsino, pone de nuevo en escena una historia donde la tensión y el suspenso motorizan el relato. Escarbando en los más oscuro de los sentimientos identitarios del protagonista, el autor logra poner en disputa lo personal y lo social, demostrando cómo en ese cruce existen diferencias irreconciliables.  


Sobre el autor

Hernán Ronsino nació en Chivilcoy en 1975. Desde 1994 vive en Capital Federal. Es sociólogo y docente de la Universidad de Buenos Aires. Coedita la revista Carapachay. Publicó tres novelas: La descomposición (2007), Glaxo (2009) y Lumbre (2013). Y el ensayo Notas de campo (2017). Sus libros fueron traducidos a siete idiomas.


La tensión como motor narrativo

Lejos de las corrientes costumbristas o de corto aliento, Cameron (Eterna Cadencia, 2018) de Hernán Ronsino propone una una historia breve pero contundente, donde la densidad de los personajes y sus acciones generan que no sea un libro para leer de manera casual y desentendida. Utilizando un recurso que se puede encontrar en sus obras anteriores, el autor elige la tensión como el motor del relato. 

Alejándose de Chivilcoy, ciudad natal de Ronsino, Cameron transcurre en una ciudad ficticia y lúgubre, donde el protagonista Julio Cameron debe moverse dentro de ciertos límites. Puede leerse al respecto: “Esa es la vida. Pero una vida que desprecio”. Por supuesto, todo va a perder su orden cuando las circunstancias lo obligan a cruzarlo. A partir de ese momento, el presente y el pasado dialogan en el interior de Cameron, el último miembro de una familia que supo merecer placas conmemorativas y el respeto de la sociedad. 

Hernán Ronsino propone una una historia breve pero contundente, donde la densidad de los personajes y sus acciones generan que no sea un libro para leer de manera casual y desentendida.

Tengo miedo de mi odio”, asegura el protagonista de esta novela breve narrada en primera persona. Esa aseveración va a ser clave para entender el derrotero de acciones que se van a ir sucediendo. La justicia y la venganza dentro de la escritura de Ronsino van a cargar con un matiz de tensión que obligan al lector a salir a tomar aire cada cierta cantidad de páginas. A partir de de esa contundencia y condensación, el lector va a tener que asumir un rol más que activo para no perderle pisada a la propuesta del autor.


 ¿Sabías que siendo parte de #TribuLPP podés conseguir este y otros libros en La Coop Librería con un 15% de descuentoHacete socix acá


hernan ronsino



Uno de los logros de este libro es el manejo de la información, ya que lejos de querer utilizar el recurso de la empatía, Ronsino esconde información del protagonista para que recién pueda ser conocido en profundidad en las últimas páginas. Ese suspenso produce una indagación profunda hacia lo más oscuro que puede constituir una identidad y las tensiones que existen entre el sentir particular y lo público. En ese mismo sentido, la novela parece bucear en el siguiente interrogante: ¿hasta dónde llega la justicia y cuándo se convierte en venganza? 

El suspenso produce una indagación profunda hacia lo más oscuro que puede constituir una identidad y las tensiones que existen entre el sentir particular y lo público. En ese mismo sentido, la novela parece bucear en el siguiente interrogante: ¿hasta dónde llega la justicia y cuándo se convierte en venganza? 

De esta manera, con un relato que tiene el tono de una larga pesadilla, Ronsino confirma por qué es una de las voces más contundentes dentro de la narrativa actual. Aplicando varias de sus anotaciones ensayísticas en Notas de campo, el autor compone en Cámeron una historia lejos del costumbrismo pero con varios guiños a la sociedad actual y a la historia política del país. Será cuestión de los distintos lector poder identificarlos.



También te puede interesar:

Entrevista a Fabián Casas: “Trato de trabajar en contra del confort”

Entrevista a Mariana Enríquez: “Los escritores más famosos del mundo son mujeres”

Entrevista a Sergio Olguín: “La literatura argentina encontró un público que se había perdido”

Entrevista a Gabriela Cabezón Cámara: “Lo más vital del mundo está siempre en lo marginal”

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

1 Comentario

Tras la huella de Haroldo Conti: una obra interrumpida 21 marzo, 2019 - 08:13

[…] (Leer también: CAMERON, DE HERNÁN RONSINO: LA TENSIÓN COMO MOTOR NARRATIVO) […]

Responder

Dejá tu comentario