Reseñas Caprichosas – “Ambactus (servidor)” de Nadia C. Volonté: los hilos del sistema

por Laura Verdile

La novela Ambactus (servidor) (El 8vo loco, 2017) de Nadia C. Volonté es la historia de una embajada sudafricana ubicada en el centro porteño a través de la cual se narran las intrigas, recelos y rutinas burocráticas de la vida laboral. Con voces cuidadosamente construidas mediante un relato polifónico, la autora logra tejer una trama que expone un sistema que parece envolverlo todo, pero del que a su vez se puede escapar ocasionalmente, como parte de una contradicción que atraviesa a los personajes. 



Sobre la autora

Nadia C. Volonté es traductora técnica, científica y literaria inglés/ español recibida del IES Lenguas Vivas J.R Fernández y traductora pública inglés/español por la Universidad de Belgrano. Estudió Arquitectura en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, y obtuvo los títulos de Intérprete Simultánea de Conferencias e Intérprete Consecutiva del Instituto Lucille Barnes. Durante cinco años fue intérprete diplomática en la Embajada de Sudáfrica en Buenos Aires. Actualmente es traductora para la Organización de las Naciones Unidas y coordinadora de proyectos de diplomacia cultural para la Unión Europea.


Los hilos del sistema

Correr el velo para observar lo que se entreteje detrás de una rutina es un camino surcado de complejidades. En su novela Ambactus (servidor) (El 8vo loco, 2017), Nadia C. Volonté lleva adelante esta tarea con grandes aciertos, al narrar la historia de los empleados de una embajada sudafricana ubicada en el centro porteño. De forma progresiva y sin sobresaltos, la autora desenmascara una fachada que por fuera parece firme, pero que esconde toda clase de secretos, intrigas y recelos hacia su interior.

La polifonía es una de las marcas distintiva de este libro: las distintas voces van desfilando por las páginas, de forma que el lector puede conocer el reverso de personajes minuciosamente construidos, retratados no solo en las descripciones físicas, sino también en los diálogos, en sus modismos y sus pensamientos. Como si se tratase de una película, Ambactus intercala escenas de ese micromundo de oficinas y protocolos, que sigue de cerca a la Traductora de la embajada, pero también a los choferes, los mensajeros, las encargadas de las secciones de Política, Comercio y muchos otros.


¿Sabías que siendo parte de #TribuLPP podés conseguir este y otros libros en La Coop Librería con un 15% de descuento? Hacete socix acá



Sus puntos de vista forman así una trama en la que se descubren miserias, hipocresías y también el descontento con una vida acartonada de la que por momentos parecen querer escapar. “Sobre el último sorbo de café, confiesan que el tiempo no se les pasa más en sus casas. Descansan mal. Sueñan peor. Son animales de trabajo, dicen, y piden otro vaso de soda para demorar el momento de entrar en la Embajada”, puede leerse. En este punto se observa otra característica que atraviesa la historia: el sistema burocrático que envuelve a los personajes y las formas que encuentran para caminar por sus bordes.

Como su título lo indica, Ambactus significa “servidor”, una palabra que encierra ya desde el inicio el vínculo de sumisión que se mantiene con un engranaje que supera a todos los involucrados en la historia, que se reproduce a pesar de que en la realidad se naturalicen por la vorágine de la rutina. Una novela en la que el lector encontrará guiños cómicos mezclados con un sabor amargo: ese que se siente al enfrentarse con los hilos de una maquinaria que nos envuelve sin que podamos hacer demasiado para detenerla.



Leé otras “Reseñas Caprichosas”, acá

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Dejá tu comentario