Reseñas Caprichosas – “Luna Plutón” de Flor Monfort: una fragilidad amenazante

por Gustavo Yuste

Los poemas que conforman Luna Plutón (Caleta Olivia, 2018) de Flor Monfort muestran un estilo confesional que no se nutre de la anécdota para inquietar al lector, sino que propone una especia de zoom a la fragilidad de los protagonistas de las historias y del precario orden que los rodea. Como un canto que va ganando en intensidad, a lo largo del poemario se vislumbra una amenaza detrás de la propia intimidad.



Sobre la autora

flor monfortFlor Monfort nació en Buenos Aires en 1976. Es periodista y estudió Filosofía (UBA). Publicó los siguientes cuentos en antologías: “French 2208” en Historias de mujeres infieles (2008) y “Los genios” en El amor y otros cuentos (2010). Trabaja en Página 12 y Luna Plutón es su primer libro de poemas.

(Leer nota relacionada: Editoriales Independientes #4 – Caleta Olivia: “De a poco surgen nuevas voces o editoriales que trabajan para que sea todo más federal”)


Una fragilidad amenazante

“La discreción de una niña/ que lo ve todo pero todo se calla”, escribe Flor Monfort en uno de los primeros poemas de Luna Plutón (Caleta Olivia, 2018) como una especie de advertencia de lo que ocurrirá después: una intimidad amenazante que echa luz sobre la fragilidad de ese orden precario que conforma nuestra vida cotidiana. A través de poemas que coquetean con el estilo directo. la autora va a demostrar una profundidad inquietante para el lector.

En esa dirección, cabe destacar cómo a pesar de poderse ubicar a este libro dentro de un registro confesional Monfort deja abierto muchas veces el sentido: “Bajar el arma/ entender el verbo/ La hora del almuerzo/ nadar y llegar a la isla/ No se dicen los miedos/ Se talla la cicatriz en la arena& se calla para desear”; o también “Su cuerpo es como una manta/ Plateada junco de friza/ Me muevo al viento/ Calma porno de la tardecita/ Los autos con sus rugidos/ custodian el apareo”. 

Uno de los logros de Monfot es la capacidad de hacer convivir esas expresiones con otras mucho más llanas y coloquiales: “Me hubiera gustado que escribas este poema/ vos pero lo voy a escribir yo porque vos/ no sé dónde andarás”; “Ahora te estoy esperando,/ veo cada moto pasar con la ilusión/ de que seas vos y también con la ilusión/ de que no seas, que me dejes plantada/ reforzando la idea de que somos dos desastres”.


 ¿Sabías que siendo parte de #TribuLPP podés conseguir este y otros libros en La Coop Librería con un 15% de descuentoHacete socix acá


Flor Monfort

Foto: Atletas Revista



De esa manera, la autora va tejiendo un entramado de sentidos y sentimientos que interpelan al lector, abriéndole las puertas del sentido y en otros ocultándolo, como un gato que espera el momento indicado para dar el zarpazo final. En esa dirección, sentencia Silvina Giaganti en la contratapa de Luna Plutón: “Choque de plantillos entre lo lírico y lo crudo, entre lo cotidiano y lo trascendente, [Luna Plutón] es punzante como un cuchillo que atraviesa diferentes capas”.

(Leer nota relacionada: Entrevista a Silvina Giaganti: “La literatura es la posibilidad de encontrar procesos lentos”)

Con un claro pie en problemáticas contemporáneas y urgentes como la lucha de género, los poemas de Luna Plutón abren paso a una autoficción, a una intimidad amenazante que no quiere contar historias, sino que busca resignificarlas. Así, a la vez que se anima a enunciar algunas máximas como “Lo importante no es el amor sino la lealtad”, Flor Monfort construye un mundo donde las cosas se dicen de frente y también de soslayo, pero lo importante es que sean dichas y visibilizadas: la familia, la maternidad y los vínculos, tienen más aristas, y la autora quiere echar luz sobre ellas.


Leé otras Reseñas Caprichosas acá


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR