El día que le negaron el Premio Nobel a Borges

por Gustavo Yuste

Las preguntas dentro del mundo literario sobre el por qué Jorge Luis Borges nunca ganó el Premio Nobel de Literatura llegan hasta el día de hoy. Reconocido a nivel mundial como uno de los mejores escritores de la literatura moderna, el máximo galardón nunca le fue dado. Sin embargo, en estos días se conoció el verdadero motivo por el cual el autor argentino no ganó el premio que sí consiguieron Pablo Neruda o Gabriel García Márquez.



Aún en pleno siglo XXI se escuchaba la misma pregunta: ¿por qué Jorge Luis Borges nunca ganó el Premio Nobel de Literatura a pesar de su reconocimiento internacional? Las respuestas sobre Borges y el Nobel eran variadas, aunque muchas insistían que las cuestiones políticas eran las que más pesaban: con un acercamiento tibio a las dictaduras latinoamericanas, el autor argentino parecía no ser del todo bien recibido por la academia sueca que otorga el clásico premio. Sin embargo, se supo que eso no era tan así.

(Leer nota relacionada: El día que Girondo le rompió el corazón a Borges)

Un informe desclasificado de 1967 de la Academia Sueca expuso la razón por la que Borges no llegó al galardón. O al menos la versión “formal” de la misma: “Demasiado exclusivo o artificial”, señalaba el documento sobre la obra del autor argentino. Ese mismo año el prestigioso premio fue para el escritor guatemalteco Miguel Ángel Asturias. Muchos sostienen que esa fue la época en la que más cerca estuvo de ganar, algo que actualmente sucede con el japonés Haruki Murakami o el también argentino César Aire.

Un informe desclasificado de 1967 de la Academia Sueca expuso la razón por la que Borges no llegó al galardón. O al menos la versión “formal” de la misma: “Demasiado exclusivo o artificial”, señalaba el documento sobre la obra del autor argentino

¿Quién emitió dicho comentario? El responsable fue el presidente del Comité del premio de literatura, Anders Osterling, con un comentario que ahora pasará a la historia de las letras: “demasiado exclusivo o artificial en su ingenioso arte en miniatura”. Irónicamente, el comentario carga con un tinte borgeano increíble. Esta información fue publicada por el diario sueco Svenska Dagbladet en base a documentos de la Fundación Nobel.


borges y el nobel


Borges y el Nobel: rechazado por culto

En otras palabras, el juicio de Osterling sostiene que la obra de Borges era “demasiada culta”, algo que el tiempo demostró que no era de esa forma. Además, hay una suerte de subestimación de la población lectora alrededor del mundo. Además, según señala el periódico sueco, con el propio Asturias también hubo dudas. En ese sentido, Osterling señalaba como un déficit que el guatemalteco estaba “limitado a la temática revolucionaria”.

En 1976, en plena dictadura en el país trasandino de Augusto Pinochet, Borges fue invitado por el dictador. Incluso, este llegó a destinarle algunas palabras de elogio al responsable de una gran cantidad de crimenes de lesa humanidad.

Tal como señalamos antes, Jorge Luis Borges fue un eterno animador de las listas de candidatos al Premio Nobel de Literatura. Hasta el día de hoy, las sospechas del continuo no se debían a razones políticas antes que a su propia escritura. Tal como relata El Ciudadano de Chile, una de ellas sucedió en 1976, en plena dictadura en el país trasandino de Augusto Pinochet, Borges fue invitado por el dictador. Incluso, este llegó a destinarle algunas palabras de elogio al responsable de una gran cantidad de crimenes de lesa humanidad. El escritor lo había calificado de “excelente persona” y destacarle su “cordialidad y bondad”.


borges y el nobel

Jorge Luis Borges junto a Augusto Pinochet


Más sobre Borges y el Nóbel: al parecer, el autor argentino sabía que nunca iba a obtener el tan anhelado premio por una gran cantidad de escritores. “Él supo que nunca se lo iban a dar (el Nobel) y en ese momento lo quise más. Me di cuenta de que nunca iba a traicionar sus ideas”, dijo en 2014 la viuda de Borges, María Kodama, durante una edición de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, tal como recoge una nota publicada Página 12.

Sobre el affaire con Pinochet, la viuda del escritor, declaró en 2016 que “todo el mundo sabe que fue una cuestión política”. En ese mismo reportaje, tal como precisa Infobae, declaró que “él no fue invitado por Pinochet, sino por la Universidad de Chile”, institución que le otorgó un doctorado honoris causa. El dictador chileno, por protocolo, fue quien le entregó personalmente el diploma.

“No darme el Premio Nobel se ha convertido ya en una antigua tradición escandinava. Cada año me nominan para el premio y se lo dan a otro. Ya todo eso es una especie de rito”

“No darme el Premio Nobel se ha convertido ya en una antigua tradición escandinava. Cada año me nominan para el premio y se lo dan a otro. Ya todo eso es una especie de rito”, supo decir Borges al respecto en 1979. Ahora bien, cabe destacar que en la lista de los marginados al premio, el argentino ocupa una lista más que especial: James Joyce, Tólstoi, Marcel Proust, Franz Kafka y Alfonso Reyes, son algunos de la lista. Según la propia Kodama, Borges siempre prefirió permanecer a esa lista.



También te puede interesar

El día que Alejandra Pizarnik casi pierde los originales de Rayuela

El día que Felisberto Hernández se enamoró de una espía rusa: el romance con África de las Heras

Aurora Bernárdez y la última historia de amor de Julio Cortázar

Circe Maia: tras los pasos de la inmensa poeta uruguaya

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR