Reseñas Caprichosas – “Otto y Sebastián” de Manuel Alemian: ¿el afecto es una jaula?

por Gustavo Yuste

La breve obra de teatro Otto y Sebastián (La carretilla roja, 2016) de Manuel Alemian muestra una relación íntima y contradictoria entre un humano y su loro, la cual pasa por momentos de ternura, agresividad y humor. Construida exclusivamente a base de diálogos, este texto teatral puede condensar en conversaciones una gran cantidad de gestos, acciones y sentimientos para mostrar el costado oscuro que puede tener el afecto.


Sobre el autor

manuel alemianManuel Alemian  nació en la Ciudad de Buenos Aires en 1971. Coeditó la revista Mientras se corta el césped (1992/93). Participó del Almanaque Flora de Selva Negra (1998), de la antología poética Hotel Quequén (2006) y de la antología latinoamericana Mehr als Bücher (2009). Publicó, entre otros, los libros de poesía Oreja Tomada (1993), Toba (1994), Zapping (2008),) y Bambú y Ombú (2012). En narrativa publicó 23 Cuentitos (2005), y de historieta 23 Cuadritos (2006). Integró el dúo musical “Los dogos argentinos a la caza del cerdo mayor”. Codirigió con su hermano Ezequiel la editorial Spiral Jetty.

(Leer nota relacionada: Editoriales Independientes #6 – La Carretilla Roja: “Habría que enseñar a autoeditarse a mucha más gente”)


¿El afecto es una jaula?

Otto y Sebastián (La carretilla roja, 2016) de Manuel Alemian es una pieza teatral breve y potente, casi como shot de una bebida alcóholica que detrás de su dulzor, esconde algo más. Sebastián y su loro, Otto, son los personajes centrales de esta historia en la que el afecto es lo que los une y los separa, y la amistad es un intercambio que también tiene ese costado espurio que disimula cualquier transacción.

Uno de los mayores méritos de Alemian es poder representar una atmósfera únicamente a partir de diálogos entre los dos personajes y, eventualmente, Inés, una tercera en discordia de la dupla de amigos que, sin ninguna intención, termina desnudando los vacíos entre ambos. Por ejemplo, eso puede leerse en el siguiente fragmento: “O. – Es mejor con Inés./ S.- Si vos ni le hablás./ O.- Ella igual me quiere. Nos quiere./ S.- Mejor no crear compromisos. Apenas la conocemos…/ O.- ¡Cobarde!”.


otto-2


Otro de los pilares fundamentales en los que se apoya esta breve pieza teatral es el humor. Con un estilo totalmente desenvuelto y fresco, Alemian logra generar empatía con el lector desde las primeras imágenes. Lo conciso de cada diálogo y la rapidez con la que fluye esta historia se logran, en gran medida, por la ironía y la comicidad. Se puede ver, sobre todo, en esta parte: “O.- Dale, leeme un poema/ S.- No te voy a soltar./ O. – No quiero que me sueltes. Leeme un poema nada más./ S.- Bueno, uno largo. No interrumpas./ O.- ¿Muy largo?/ S.- Cuatro páginas./ O. -¿Y no me vas a soltar? 

Ahora bien, más allá de lo formal, se podría decir que el tema central de Otto y Sebastián es la cuestión del afecto entre dos personas y cómo éste puede ser considerado un espacio de encierro, en vez de un sentimiento de recreación y distensión: “S. -Nada me sale como quiero./ O. -Para querer hay que saber./ S. -¿Saber qué?/ O.- Saber querer, Sebastián”. Sin arruinar el final de esta breve historia, sí se puede decir que lo inesperado ocurre cuando entramos en confianza y que el cariño mal entendido puede forzar más las cosas que ayudarlas. Entonces, ¿la libertad y el afecto son antagónicas? Pregunta difícil que la humanidad todavía intenta responderse.


Leé otras “Reseñas Caprichosas”, acá


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Dejá tu comentario