La cara ciudadana de los residuos

por Giuliana Sordo

Desde hace años se realizan de manera silenciosa pequeñas iniciativas ciudadanas para dar respuesta a la gran problemática de residuos que se vive. Frente a su importancia, diferentes exponentes políticos de la Ciudad de Buenos Aires adoptan el reciclaje como agenda de sus agrupaciones.

La política dejó de ser ciega frente al gran conflicto que alberga la disposición “final” de los residuos, con medidas que pueden ser acertadas o no, el tema se convirtió en política pública del gobierno local -es que con seis toneladas de residuos que se generan por día en la ciudad porteña, mucho más no se podía disimular.

Sin embargo, el oficialismo de la ciudad no es el único partido que adopta la separación de residuos como acción fundamental a ejercer. Diferentes gobiernos comunales, legisladores, asesores y agrupaciones pequeñas de diferentes partidos políticos (como lo son el Frente para la Victoria y Proyecto Sur) comenzaron a adoptar campañas que se venían desarrollando desde la sociedad y las organizaciones para sumarse al lado verde del reciclado -porque también tiene su costado social, económico, entre otros que muchas veces no se tienen en cuenta.

Pero lo importante a contar acá son justamente estas acciones. Las campañas ciudadanas de recolección y separación de residuos existen en nuestro país desde hace más de 20 años. La Ciudad de Buenos Aires recién notó el hecho a raíz de la crisis del 2001 cuando los recuperadores urbanos se hicieron visibles para toda la sociedad. Sin embargo, muchos municipios del país vienen desarrollando la separación de los residuos en los hogares y la recolección diferenciada desde hace muchos años.

En el último tiempo, en la ciudad se empezó hacer más evidente la necesidad de hacer algo con todo lo que generamos -1,5 kg. de residuos por día genera en promedio cada persona- y reglas como las 3Rs -reducir, reutilizar y reciclar- se empezaron a hacer más conocidas para todos los habitantes, no sólo para los llamados -con un sentido reduccionista- “ambientalistas”.

Antes de las campanas verdes, de los carteles y los spots audiovisuales del actual Gobierno de la Ciudad se empezaron a expandir las campañas de recolección de residuos por toda la ciudad. Iniciaron en un punto específico y diferentes lugares, personas e interesados políticos empezaron a adoptarlas. La respuesta de la sociedad dio cuenta de la relevancia que el tema implica y demostró una ciudadanía comprometida y dispuesta a multiplicar las soluciones. Pero, ¿en qué consisten?

Una de las campañas, llamada “Canje x Cambio”, que fue iniciada a nivel nacional por la organización Ecoclubes Argentina, propone lo siguiente: en un sábado específico del mes, en un horario determinado, en un lugar concreto se reciben los diferentes residuos reciclables a cambio de semillas de huerta, plantas nativas, o algo a cambio del gesto emprendido, y todo lo recolectado es entregado a la cooperativa de recuperadores urbanos de la zona en la que la jornada tenga lugar.

En este sentido, la necesidad de hacer algo con lo que generamos es fundamental. La relativa solución que se tenía hasta el momento está al borde del colapso (relleno sanitario Norte III de la Ceamse, ubicado en la localidad de José León Suárez) por lo que la urgencia a la hora de dar respuestas es realmente esencial.

La importancia que se busca reflejar es que hay otras opciones, además de las propuestas por el gobierno oficial, que siguen y se reproducen en los diferentes barrios porteños. Sin duda el reciclaje tiene que ser una política pública, de acción y de soluciones para todos los habitantes, pero estos últimos deben saber que dar una respuesta a la problemática de residuos también es una decisión propia.

Campaña “Canje x Cambio” en Facebook

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR