La Orquestonga: una fiesta de la resistencia

por Laura Gómez

La Orquestonga no tiene muchos años y podría definírsela como un “fenómeno reciente”; comenzó a formarse allá por el año 2015 después de un viaje de Lolo Micucci (pianista de la formación) por Cuba y su fascinación con las numerosas orquestas de la isla. Hoy la banda cumple 3 años y elige festejarlo en La Tangente (Honduras 5317), el espacio comandado por Kevin Johansen. La Orquestonga se presentó el 7 y 14 de abril, y agregó una nueva función el sábado 21 a las 21 hs. con promesas de invitados y adelantos del próximo disco. Una fiesta imperdible, a todo ritmo.


Lolo Micucci —compositor, arreglador y productor— viajó a Cuba y quedó obnubilado con las orquestas de la isla. Por aquel entonces estaba girando junto al cantautor uruguayo Juan Bonaudi (voz y percusión), así que le propuso reunir algunos músicos para hacer algo similar. Poco a poco, las filas se fueron llenando de ritmo y excelencia. Hoy La Orquestonga cuenta con  una docena de integrantes y festeja sus primeros tres años en La Tangente (Honduras 5317).

Al dúo de Micucci y Bonaudi se han sumado muchas figuras claves. Hoy el proyecto tiene participaciones estelares como las de Miguel Ángel Tallarita (trompetista de la banda que acompaña al Indio Solari); Sergio Colombo (saxofonista de Los Cafres o Dancing Mood); Fernando Albareda (trombonista de Los Fabulosos Cadillacs); Iván Carrera (trompetista de Los Pericos o Auténticos Decadentes); Roger Bas (baterista catalán que tocó junto a Serrat); Jansel Torres (percusionista cubano); Lucas Guzmán en acordeón; Federico Elías en guitarra, y Horacio “Chicho” Salerno en bajo.

Esa heterogeneidad de experiencias y nacionalidades también puede verse reflejada en el producto musical de esta muchachada, que en varias de sus redes sociales se define como “música rioplatense” pero, sin dudas, excede esas fronteras. Escuchar un recital de La Orquestonga es emprender un viaje por diversos territorios y texturas musicales, con mucha fiesta y baile de por medio. Rock, cumbia, son, cha-cha-chá, candombe, tango mambeado, boleros, jazz y mucho más.

El show del sábado arrancó con “Confusión”, un tema nuevo que estará en el segundo disco de la banda; después fue el turno de “Calle con vos” donde se relata el amor/odio inefable entre Montevideo y Buenos Aires. La lista siguió con “Silencios” y “Un día de estos” (hitazo con intro coreada fervorosamente por el público que, además, da título al primer CD). El siguiente tema —”Muñequito”— fue presentado con una divertida historia sobre separaciones y vudú. A continuación, Bonaudi se animó a entonar algunos versos de “Milonga para una niña” (de Zitarrosa) y luego sonaron los primeros acordes de “Licuadora cerebral”.

“Puente blanco” fue el segundo tema que incluyeron como anticipo del material discográfico que comenzarán a grabar a partir de mayo, con gran ritmo y presencia de vientos. La segunda parte registró otros clásicos de la banda, como “Acelga” (un movido candombe sobre la marihuana), “Caballo matungo”, “Caras vemos”, “Déjame así” (un bolero donde se bajan las luces y Bonaudi queda a cargo de la percusión), “Yo almorzaba con el Zorro” (capa mediante sobre la espalda del uruguayo, con un tema muy generacional), y la magnífica reversión de “Lágrimas negras”.

La Orquestonga se presenta como una propuesta musical de gran calidad, y verlos en vivo sin dudas tiene un valor agregado porque la dupla Bonaudi-Micucci constituye un atractivo “front-men”: los dos tienen humor, carisma y capacidad de interpelar a sus seguidores. Esta banda es joven pero está compuesta por “hombres de la tercera edad”, como ellos suelen decir socarronamente sobre el escenario, y sus diversas experiencias permiten que al momento de los bifes todo suene con encanto y solidez.

Estos son tiempos difíciles: social, política, económica y culturalmente. Pero, ¿quién dijo que la resignación silenciosa es el camino? Lejos de la evasión, La Orquestonga invita a cantar, bailar y moverse de los lugares comunes. Poner el cuerpo para lo festivo también es un gesto de resistencia; el oyente reirá y seguirá las melodías sin olvidar ni por un minuto su realidad. Show imperdible en La Tangente, un excelente lugar para tomar una cerveza o una copa de vino y escuchar buena música. Si no lo conocen, ¿qué están esperando?


Show: Sábado 21 de abril a las 21 hs. en La Tangente (Honduras 5317)
Localidades: $250
Puntos de venta:
Boletería: Honduras 5329 // de miércoles a sábados de 16hs a 19hs (sólo efectivo)
Online: Ticket hoy

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR