Reseñas Caprichosas – “La rosa orgiástica” de Jotaele Andrade: entre lo frágil y lo concreto

por Gustavo Yuste

El poemario La rosa orgiástica (Añosluz editora, 2017) de Jotaele Andrade propone una poesía que en lo frágil encuentra su concreción, donde lo que puede parecer efímero es lo que mayor huella deja en el paso implacable del tiempo. Con una voz que no se aferra a un estilo ni a una corriente poética, el autor apuesta a un registro que esquiva las modas y las coyunturas, para ofrecer a través de sus versos un concepto que se puede seguir al mismo ritmo que avanza la lectura. 


Sobre el autor

Jotaele AndradeJotaele Andrade nació en La Plata en 1974. Publicó El salto de los antípoles, El oleaje del mundo, Elefantes con anteojos, La mano del verdugo, Los metales terrestres y El psicólogo de Dios. Promueve el Festival Internacional de Literatura y Acampada poética en la ciudad de Azul.

(Leer nota relacionada: Editoriales Independientes #21 – Añosluz Editora: “Es difícil luchar contra la desinformación que hay con la poesía”)


Entre lo frágil y lo concreto

La poesía tiene su propio tiempo y su ritmo particular, que puede independizarse -aunque no del todo- de lo que ocurre en un mundo cada vez más ágil y prepotente, donde la velocidad de los hechos no dejan mucho tiempo para observar ni pensar, sino únicamente accionar. La rosa orgiástica (Añosluz Editora, 2014) de Jotaele Andrade se enfrenta a estos tiempos convulsos con un pulso lento, pero constante, que desentona y desafía con la coyuntura que lo rodea, alejándose de modas poéticas y proponiendo una poesía tan emocional como racional.

En esa dirección, resulta complejo encontrar hoy en día libros -no solo de poesía, sino de cualquier género- que planteen un concepto desarrollado a conciencia y que logre sostenerse a medida que se dan vuelta las páginas. La rosa orgiástica logra ese cometido a través de una voz poética particular que agarra para sí recursos de distintos estilos y corrientes para dar forma a los poemas que hacen foco en lo frágil de la realidad y aquello que nos rodea.

rosaorg2Tal como escribe el autor, este libro intenta dar testimonio de “algo fugaz/ como yo mismo”. La naturaleza, los sentimientos, las acciones y los pensamientos pasan por la paleta de opciones del autor con igual frescura y firmeza, demostrando al mismo tiempo que el pasar de las horas corroe y da vida al mismo tiempo.

 

En un complejo pero eficaz equilibrio entre lo frágil y concreto, así como también la compleja ecuación de alimentarse de recursos propios del lirismo como del objetivismo, Jotaele Andrade logra en este libro formar una voz particular que elige no complacer al lector, sino forzarlo a una lectura lenta, a entrar en el mismo ritmo que los versos escritos. Sintiendo  “el agobio/ de interrogar/ a la eternidad con un instante”, el lector necesita comprender que en sus manos y frente a sus ojos no hay una poesía ligera, sino más bien un compromiso con el lenguaje que necesita de relecturas.

A través de imágenes certeras, con un alto componente visual, los poemas de La rosa orgiástica corroen lentamente la sensibilidad de quien los lea, similar al agua del mar que golpea las estructuras de los muelles. Siguiendo esa dirección, puede leerse: “habrás amamantado/ y mordido el duro pezón del tiempo”; o también “el roce de la rama contra el muro/ el hilar de las arañas sobre la presa/ y el zumbido/ insistente de las moscas/ sobre lo corrupto”. Lejos de ser efectista, este libro corre riesgos a conciencia y está preparado para dar una batalla digna.


Leé otras “Reseñas Caprichosas”, acá


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

1 Comentario

Reseñas Caprichosas - "El psicólogo de Dios" de Jotaele Andrade: la importancia del largo aliento 11 abril, 2018 - 00:01

[…] (Leer nota relacionada: Reseñas Caprichosas – “La rosa orgiástica” de Jotaele Andrade: entre lo frágil y lo concret…) […]

Responder

Dejá tu comentario