Reseñas Caprichosas – “La mancha de los días” de Bárbara Alí: una oscuridad que señala

por Gustavo Yuste

El libro La mancha de los días (Qué diría Víctor Hugo?, 2016) de Bárbara Alí plantea un camino lleno de sombras y señales difusas para llegar a la comprensión de lo cotidiano: gestos, actitudes, sentimientos, paisajes o el lenguaje. Todo aparece interrogado a través de versos simples que apuestan a buscar luz en las sombras y claridad donde las manchas son más que evidentes e inevitables.


Sobre la autora

Barbara-AliBárbara Alí nació en Buenos Aires, el 3 de febrero de 1984. Es Licenciada y Profesora en Letras (UBA). Actualmente cursa la Maestría en Crítica y Difusión de las Artes (UNA). Es docente de Lengua y Literatura en escuela primaria y media. En el 2014 obtuvo una mención en el Concurso Pablo Neruda (organizado por la Fundación Pablo Neruda- Chile- y la Universidad Nacional de Córdoba).  Participó en la Antología Poética El Rayo Verde 2015.

(Leer nota relacionada: Editoriales Independientes #5 – Qué diría Víctor Hugo?: “El rol del editor tiene algo apasionante”)


Una oscuridad que señala

A veces una sombra puede aclarar más las cosas que un cuarto totalmente iluminado; a veces una mancha puede decir más sobre lo que tapa que sobre sí misma. En esa dirección parece ir el poemario La mancha de los días (Qué diría Víctor Hugo?, 2016) de Bárbara Alí, donde los múltiples elementos que componen la vida cotidiana son puestos en duda y todo lo que ya creíamos entender tiene un nuevo significado posible gracias al cambio de perspectiva. Como dice la propia autora, “allí las palabras/ tampoco llegan/ al origen”.

Con versos cortos y concretos, los poemas se van entrelazando entre sí, como si a la vez todos fueran parte de un único poema largo y decidido, que avanza a lo largo de un pasillo oscuro para llegar a abrir una puerta. Lo que conecta a estos poemas es, justamente, esa falta de respuesta pero la intención de seguir interrogando, de seguir planteando nuevas aristas a los gestos y objetos que pensábamos familiares pero que a su vez pueden esconder la amenaza a nuestro precario orden.

(Leer nota relacionada: ¿Qué es la poesía? #13 Osvaldo Bossi: “A veces los poemas tienen suerte de estar habitados por la poesía y otras no”)


mancha-2


Se puede leer en La mancha de los días: “la luz/ siempre/ sabe/ dónde ir// no como la sombra/ que nunca encuentra/ dónde esconderse”. La oscuridad como lo omnipresente y la luz como excepción; la mancha como aquello que otorga claridad. En ese delicado juego de pros y contras se mueven los poemas de Alí, quién en vez de encarar el error de dar respuestas a cosas que no la tienen, toma la apuesta de hacerles nuevas preguntas. Como señala la autora: “¿De qué forma/ ver/ el resto/ lo que no entra/ en los ojos?

Jugando con el lenguaje y, en la mayoría de los casos, haciéndolo pese al lenguaje, La mancha de los días es un juego serio que se atraviesa internamente y externamente, buscando luces donde hay sombras; y sombras donde hay luces. Después de todo, la poesía puede ser esa linterna que tenemos olvidada en un cajón pero a la que tenemos que recurrir cuando ya no tenemos otra alternativa para intentar echar luz a lo que nos rodea, por más que los sentimientos se empecinen en querer quedar inmersos en la oscuridad o tapados por alguna mancha.


Mirá otras Reseñas Caprichosas acá


 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Dejá tu comentario