Reseñas Caprichosas – “Un método del mundo” de Mariela Gouiric: víctimas con onda

por Gustavo Yuste

Los poemas de Un método del mundo (Blatt & Ríos, 2016) de Mariela Gouiric vienen con una fuerte apuesta: escribir sobre temas modernos sin caer en los lugares comunes y vicios de la contemporaneidad.  Con un estilo potente, directo y que coquetea con lo narrativo, Gouiric hace de su poesía una herramienta dulce para hablar de los que muchas veces pierden; esas víctimas con onda que en vez de lamentarse crean, denuncian y buscan la felicidad.


Sobre la autora

11221846_10207752370268275_1105778130126223926_n

Mariela Gouiric nació e Bahía Blanca en 1985 y actualmente vive en la Ciudad de Buenos Aires. Es Profesora de Artes Visuales y en 2013 fue becaria del Centro de Investigaciones Artísticas (CIA). Publicó los libros Tramontina (Vox, 2012); Botafogo (Eloísa Cartonera, 2014); Decime qué se siente. Se siente hermoso(Belleza y Felicidad, 2014), Pensaba que no había un paisaje pero  (Belleza y Felicidad, 2014) y Un método del mundo (Blatt & Ríos, 2016)

 

(Leer nota relacionada: ¿Qué es la poesía? #17 – Mariela Gouiric: “Escribir poesía es como una buena piña: cortita y al hígado”)


Víctimas con onda

La poesía suele ser un campo minado de lugares comunes y las corrientes actuales muy pocas veces esquivaron esos vicios recurrentes. Sin embargo, Un método del mundo (Blatt & Ríos, 2016) de Mariela Gouiric podría considerarse esa excepción que hace a la regla. Con un estilo propio y una voz personal, la autora escribe sobre lo que pasa ahora sin usar las recetas gastadas de lo contemporáneo.

“Somos víctimas con onda” sostiene Gouiric en uno de sus poemas y es, quizás, uno de los hilos conductores que enhebra a todo el libro. Jugando con distintos registros, frases y expresiones propias del mundo de la oralidad, la autora inventa una mezcla potente entre poeticidad y denuncia, sin recurrir a poemas panfletarios ni versos abstractos que se alejen de lo que realmente se quería decir.

Y si la mayoría somos de los que perdemos más de lo que ganamos, Un método del mundo no engaña con su título y nos propone exactamente eso: una forma de afrontar los problemas desde el amor y una especie de dulzura de doble filo, dispuesta a decir las cosas por su nombre sin más vueltas, para convencernos que con esa misma onda “se puede levantar/una ciudad en ruinas”.


metodo2


Gouiric, además, demuestra en este libro su comodidad para moverse dentro de la amplia avenida que puede ser la poesía. Entre poemas de más de 10 hojas y otros que no llegan a la media carilla, la autora parece insistir en que no hay fórmulas ni pasos a seguir dentro de la poesía, que cada poema tiene su propio tiempo, su propia voz, y que los lugares comunes hay que dejárselos a la vida, que ya tiene de sobra.

Las personas, los objetos, los paisajes, todo es parte de un decorado intencional y cargado de sentidos que Gouiric no escatima en mostrar. Incluso las situaciones que tienen su pie en la actualidad trascienden esa contemporaneidad y se entregan al juego poético en Un método del mundo, que no es otra cosa que un libro ideal -además de los obvios lectores de poesía- para los que nunca se animaron al género.

(Leer nota relacionada: ¿Qué es la poesía? #8 Mariano Blatt: “La poesía para mí es un hecho textual”)


Mirá otras Reseñas Caprichosas acá


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Dejá tu comentario