Reseñas Caprichosas – “Cacería rápida” de Fernando Callero: Lo frágil de la tranquilidad

por Gustavo Yuste

Los poemas que componen Cacería rápida (Caleta Olivia, 2016) de Fernando Callero son un reflejo del estilo consolidado del autor, con un manejo particular del ritmo y recursos que sirven de muestra para comprobar que la poesía no se agota en Buenos Aires. Este último poemario de Callero parece querer reflexionar sobre lo difícil que es alcanzar una tranquilidad perdurable a través de los distintos escenarios con los que experimenta el autor.


Sobre el autor

callero perfilFernando Callero nació  en Concordia, Entre Ríos, en 1971. Poeta y músico, es Licenciado en Letras por la Universidad Nacional del Litoral. Desde 1990 reside en Santa Fé, Publicó Ramufo Di Bihorp (Editorial Diatriba), El espíritu del joven Borja (Bajo la luna),  Joya (Chapita), y Al rayo del sol, que reúne su obra poética entre 1999 y 2013 (Iván Rosado), entre otros libros.


Lo frágil de la tranquilidad

Lejos de la visión unitaria que pone a Buenos Aires como el centro de donde nace toda corriente y producción literaria, existen autores que demuestran otros riesgos compuestos de ritmos y estilos diferentes a la hora de pensar la poesía contemporánea. Cacería rápida (Caleta Olivia, 2016) de Fernando Callero es un claro ejemplo de eso.

(Leer nota relacionada: Editoriales Independientes #4 – Caleta Olivia: “De a poco surgen nuevas voces o editoriales que trabajan para que sea todo más federal”)

Los poemas que componen el último poemario de Callero permiten pensar en cómo algo tan delicado como la tranquilidad y el orden conocido de las cosas está puesto siempre en constante peligro. Para eso propone distintos escenarios, donde la nostalgia juega un rol más que importante.  Este clima que envuelve a todo el libro, sin por eso desestimar ciertas cuotas de ironía y humor -como se puede ver en la parte final del libro titulada Tres poemas guasos y un saludo-, está evidenciado en situaciones corrientes y en los sentimientos que se van sucediendo a lo largo del tiempo.

calleroCacería rápida, además, propone un respiro de la corriente poética porteña contemporánea, donde prima un tono narrativo, anecdótico y autobiográfico. También, los poemas de este libro permiten descansar del objetivismo que reina desde la década de los 90’s.

En ese sentido, Callero demuestra en este libro algo muy complejo para los tiempos que corren: tener una voz propia. Lejos de estar interesado en encajar en ciertas estéticas, el autor propone un estilo propio que responde a sus inquietudes y su contexto, sin forzar los versos para adentrarse en ninguna tendencia, sin utilizar palabras que no sean las suyas. Como si fuera un péndulo, Callero oscila entre el insinuar cómplice y el afirmar explícito a lo largo de todo el libro.

En definitiva, los poemas que componen Cacería rápida merecen ser leídos para salir de los lugares comunes por un rato y tomar el aire fresco que unos versos inesperados pueden traer. En esa dirección, al menos dos conclusiones relacionadas entre sí se pueden rescatar entre los versos de Callero: la tranquilidad es algo frágil que se pierde constantemente y, en segundo lugar, tal como afirma el autor en “No siento los goles”, por más que lo intentemos “el amor/no puede sobrio”.


Mirá otras Reseñas Caprichosas acá

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR