“Desde la ironía tratamos de hacer visible la naturalización de un discurso extremadamente intolerante”- Entrevista a Me lo contó un facho

por Giuliana Sordo

En tiempos de medios y redes sociales convulsivas, los usuarios se expresan, en su máxima libertad según ciertos referentes de turno. Facundo, un oriundo de la ciudad de Córdoba, y creador de la página de Facebook “Me lo Contó un Facho” nos invita a conocer un poco más sobre las razones que fueron su motivación para arrancar con la propuesta, las distintas visiones que se acercan a confrontar con él y por qué cree que aún persisten este tipo de comentarios. Las censuras, los enojos y los discursos arraigados se discuten en la siguiente nota.

“Desde la ironía, tratamos de hacer visible algo trágico que es la naturalización de un discurso extremadamente intolerante, que está arraigado en todos los estratos sociales”, comenta el administrador de “Me lo contó un facho” (MLCUF) que prefiere no revelar su verdadera identidad por las diferentes censuras que ha recibido al llevar adelante la página.

1

Como muchas cosas de la realidad surgen de casualidad, así surgió este emprendimiento colectivo. “Es muy loco -cuenta- porque fue a partir de un asado con amigos. A raíz de los saqueos de diciembre pasado, que comenzaron en Córdoba planeados por algunos de los policías que se acuartelaron, se dieron todo tipo de publicaciones en las redes sociales, afloró mucho odio y salió a la luz una división preexistente. Por eso, tuve algunas discusiones, y mis amigos me gastaban con las frases típicas de todo ‘facho’: ‘no me refiero a negro de piel, hablo de los negros de alma’, ‘hay que matarlos a todos’, ‘con los militares esto no pasaba’. Y uno de ellos me dijo por qué no hacía una página que ironice sobre éstas. Así que la hice, subí algunas imágenes, y la idea era que sea sólo un chiste entre nosotros. Al otro día no podía creer la cantidad de seguidores que tenía, se había viralizado”.

2

El boom de éste tipo de páginas en Facebook y la gran capacidad para expandirse permitió el alto porcentaje de seguidores de MLCUF en tan poco tiempo. “Hubo gente que se ofreció para hacer mejores diseños de las imágenes y para colaborar de distintas formas, pero lo más increíble son los aportes, son miles. Y eso es lo más lindo del espacio, porque es 99% hecho en base a las opiniones, sugerencias y todo tipo de aportes de los seguidores. Es una creación colectiva y en épocas de tanto individualismo, cualquier cosa que sea colectiva es bienvenida”. Según su administrador, muchos de los que aportaron al crecimiento con un ‘me gusta’ lo hicieron comprometidos con una visión de la realidad que creen equivocada, otros no captan la ironía con rapidez y las comparten, lamentablemente, con convicción.

Los contenidos que se suben no son aislados, sino que responden a una lógica propuesta de antemano. Existen tres tipos de publicaciones: Las ‘frases fachas’, que son las clásicas como “hay que matarlos a todos”, “si se viste así no se puede quejar de que la violen” o las que los seguidores escucharon en su propio entorno y las envían; las ‘frases célebres’, que son las frases que dice gente conocida, como Mirtha Legrand, por ejemplo; y las ‘capturas fachas’, que son también enviadas por el público. No obstante, manifiesta: “Por suerte no nos quedamos sólo con eso, publicamos muchas cosas referentes a la realidad, en especial lo que no es cubierto por los grandes medios. Hay toda una Argentina oculta, reprimida, oprimida que muchos no muestran”.

3

Facundo nos permite conocer un poco más sobre las razones de por qué las redes pueden ser un lugar para comunicarnos con los otros, un espacio de contención y también como forma de descargar odios acumulados: “Nos dimos cuenta de que estábamos haciendo algo interesante cuando vimos las reacciones violentas de mucha gente que se toma el trabajo de entrar a la página a defender la mano dura, al proceso militar, incluso a las desapariciones, o simplemente a insultar y/o enviar amenazas por privado. Tratamos de poner a la vista de todos una triste realidad, porque ‘negro’, por tomar sólo un ejemplo, se convirtió en algo que ya excede el color de piel y la pertenencia a la clase baja, es –según el discurso común- algo que tiene que ver con la esencia, con el alma, con la mente, con actitudes, con gustos, con lo cultural, y así con todas las generalizaciones que se hacen. A esta cuestión es necesario sumar el hecho de que referentes como Jorge Lanata abonan este discurso de la intolerancia, del machismo, de la xenofobia. Así, la suma da negativa”.

La realidad es que las redes sociales, y medios tan populares como lo es Facebook, dan lugar al surgimiento de diferentes tipos de propuestas que traslucen muchas realidades, desconocimientos y repeticiones. “En todo este lío discursivo aparecen cuestiones interesantes, graves, pero interesantes de analizar. Por ejemplo, es llamativa la ignorancia que hay sobre algo tan esencial como los Derechos Humanos. ‘Déjense de joder con los derechos humanos’, suele ser una frase frecuente pero la realidad es que sin éstos nadie contaría con garantías y derechos básicos por los que irónicamente también reclaman. En fin, tienen un lío bárbaro en la cabeza”.

4

El compromiso político se niegue o no, es inherente a las personas humanas, se puede aceptar o simplemente ignorar, pero aún así se ejerce una posición política de la cuestión determinada. “Siempre tratamos de transmitir que la participación y la divulgación de las ideas en este medio, y en cualquier otro, es muy bueno e importante. Incluso hay muchas cosas que por los grandes medios nunca nos enteraríamos, pero la llamada ‘cibermilitancia’ sola no alcanza, no sirve. Hay que meterse, participar, molestar. Militando en el espacio que cada uno crea conveniente, desde lo que cada uno pueda aportar, pero hay que salir a la calle”, reflexiona Facundo. MLCUF juega el rol de ser el portavoz de las frases que se escuchan en el día a día y que es mejor evadir, evitar y/o analizar, con el fin de poder cambiar estos comentarios y volverlos más comprensivos con la propia especie humana.

En la actualidad, la banalización de los discursos nos lleva innegablemente al reduccionismo, al blanco y negro, a la falta de comprensión. MLCUF es una referencia directa a esto. “Nos creen kirchneristas, cuando abiertamente cuestionamos al gobierno nacional y a sus alineados a nivel provincial en muchos aspectos que consideramos equivocados como la matanza Qom en Formosa, las políticas ambientales, la megaminería, la instalación de Monsanto, la política represiva a cargo de Sergio Berni, o la designación del represor César Milani a la cabeza del ejército, entre otras cosas. Creo que esto surge porque existe un discurso que busca instaurar que el país está dividido, pero no cualquier división, está dividido sólo en dos, dejando excluidos muchos colectivos y muchos discursos que estamos por fuera. Entonces al ver que alguien cuestiona lo facho de su discurso te ponen en la vereda del kirchnerismo”, manifiesta en relación a las discusiones que se mantienen en la página.

No sólo de falta de comprensión política se trata, sino que también se ataca a la página sin profundizar mucho en lo que quiere mostrar: “Nos dicen ‘ustedes defienden a los delincuentes’ en publicaciones en las que, por ejemplo, condenamos la práctica del gatillo fácil por la policía, como si pretender que un cana no te mate a sangre fría, seas o no delincuente, fuera un pedido fuera de lugar. Es triste, pero para cierto sector, una bala policial te condena. Ya ni hace falta que los medios pongan que se dio ‘en un enfrentamiento armado’, como sucedía en la dictadura con los fusilamientos, la gente te condena. ‘Que se caguen’, ‘uno menos’, ‘algo habrán hecho’ son frases que reflejan, aún hoy, las inducciones de la dictadura. Este pensamiento es justamente el triunfo del proceso”.

5

En este contexto, con las controversias que sus publicaciones generaban, fue que los denunciaron y Facebook terminó cerrando su primera página: “Habíamos llegado a los 100.000 seguidores. Tenemos guardadas las capturas de los grupos y páginas en las que se organizaban para denunciar de manera masiva. Y es curioso el criterio, porque existen páginas que ni siquiera voy a mencionar, que promueven abiertamente el odio, la discriminación, la intolerancia, hasta los linchamientos o incluso se festeja el nazismo, y con esas no pasa nada. Nosotros sólo publicamos frases textuales que alguien dijo, buscamos todo lo contrario y se nos cerró. Suena hasta ridículo, pero lo consideramos totalmente un acto de censura”.

La propuesta de MLCUF es interesante porque justamente trata de cuestionar, ver la realidad de otra manera, de profundizar en las frases más arraigadas de nuestra sociedad. “Mucha gente que entra para discutir, cuestiona el uso del término ‘facho’. Creemos que es un neologismo bastante amplio que todos sabemos –dentro de todos los matices que tiene- qué significa. Por suerte el lenguaje es algo dinámico, son los pueblos los que se apropian de los significantes para dar a luz nuevos significados, sino a los salarios todavía los pagarían con sal y sería un bajón”, comenta Facundo con un poco de humor.

6

Una de las razones que privilegia la construcción de esta página es la de visibilizar una problemática latente. La existencia de los viejos discursos de la derecha más reaccionaria, aquella a la que no le importa la comunión entre los seres. Un ejemplo de esto se da en la provincia de Córdoba que lo está viviendo cotidianamente. Facundo quiso aprovechar el espacio de la nota para reflejar su visión de la realidad en la ciudad cordobesa: “La situación es terrible, existe una fractura social muy grande que no da para más. Tenemos un gobernador que implementa políticas represivas extremadamente violentas contra los jóvenes, con una policía que tiene la misma estructura que en la dictadura, un marco legal (Código de Faltas) que inconstitucionalmente ampara el accionar policial, las detenciones arbitrarias y toda la violencia física y simbólica que ejercen. Lo último grave que pasó fue que el mismo jefe de Policía amenazó telefónicamente al periodista Dante Leguizamón y hasta fue al canal de TV para tratar de impedir que se haga pública la información sobre una violenta represión en barrio Los Cortaderos. La impunidad que hay se refleja en que ya ni se gastan en mandar gente a realizar amenazas anónimas”.

7

Las caras de la libertad de expresión

Muchas veces al utilizar frases tan comunes como “defender la libertad de expresión” se permiten un montón de avasallamientos, comentarios dichos sin pensar, repeticiones de discursos, insultos. Sirve como excusa a un montón de relatos que recorren constantemente a la sociedad. Hay una línea muy fina entre lo que es la verdadera libertad y lo que es la discriminación lisa y llana. Obviamente este no es el espacio para definir ese límite pero simplemente es interesante plantearlo como problema. La expresión que permiten las redes da cierto grado de anonimato frente a los demás, otorgando de esta manera una libertad en las palabras y en los modos de referirse al resto. En este sentido, se dio lugar a una gran proliferación de diferentes páginas que discriminan, acusan y defienden ideales no tan ideales.

En este contexto, que exista MLCUF da un respiro para sentirnos un poco más cercanos con los pares. Es fundamental poder ver todas las brechas que se abren cuando se repiten los discursos, muchas veces inocentes y, muchas otras, no tanto. A través del uso de la ironía y la repetición hasta el hartazgo de frases que no se comparten, se puede lograr una mayor comprensión de los demás y una desnaturalización de los discursos instalados en la sociedad. Esta es una de las razones fundamentales para apoyar este tipo de movimientos.

 

Facebook: Me lo contó un facho
Twitter: Melocontunfacho 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR