Marita Verón: la red de corrupción detrás de la explotación sexual

por Laura Verdile

Hoy se cumple un nuevo aniversario de la desaparición de Marita Verón, la joven de 23 años que fue secuestrada en el año 2002 por una red de explotación sexual que actuó en complicidad con el Estado. La lucha incansable de su madre, Susana Trimarco, se convirtió en un emblema que instaló la trata de personas en la agenda mediática y que visibilizó la corrupción de las instituciones que la hacen posible. Los detalles del caso que hizo visible la desaparición de mujeres a lo largo del país, a continuación. 



El 11 de diciembre de 2012, el trabajo de investigación que logró llevar a juicio 55 expedientes y 144 testigos en el caso de desaparición de Marita Verón pareció disolverse en minutos. Los jueces Alberto Piedrabuena, Emilio Herrera Molina y Eduardo Romero Lascano, integrantes de la Sala II de la Cámara Penal de Tucumán absolvieron a los trece imputados en la causa. Los indicios que marcaron la complicidad judicial habían llegado un poco antes: pasaron dos años y cinco meses antes de que el tribunal definiera la fecha del juicio que finalmente comenzó en febrero de 2012.

Los jueces lograron que las palabras de las mujeres rescatadas no valieran nada, y que fueran revictimizadas con los interrogatorios y las amenazas proferidas en plena audiencia. Desestimaron sus testimonios y marcaron un retroceso para todas las sobrevivientes de trata en el país.

Después del fallo a Susana Trimarco le llegó una denuncia según la cual Cergio Morfil, abogado de dos de los condenados, negoció la absolución con los jueces. Durante varios meses, diez mujeres rescatadas de redes de explotación sexual contaron sus historias, se enfrentaron a los captores y violadores que mantuvieron cautivas durante años, calladas por la violencia constante que buscaba deshumanizarlas. Pero los jueces lograron que sus palabras no valieran nada, y que fueran revictimizadas con los interrogatorios y las amenazas proferidas en plena audiencia. Desestimaron sus testimonios y marcaron un retroceso para todas las sobrevivientes de trata en el país.

Trimarco logró iniciar un juicio político contra los magistrados que sólo terminó por recaer en Lascano, luego de que Molina y Piedrabuena presentaran sus renuncias para jubilarse. Un año después, en diciembre de 2013, la Corte Suprema de Tucumán revocó el fallo absolutorio y, en 2014 se dispusieron penas de entre 10 y 22 años de cárcel para diez de los imputados, por el secuestro y desaparición de Marita Verón. Sin embargo, todos continuaron en libertad hasta el 4 de marzo de 2017, cuando finalmente las sentencias que cumplieran su condena en prisión “de forma inmediata”, después de que los tribunales tucumanos rechazaran los pedidos de revisión de la defensa.


marita veron 4

Susana Trimarco, Sol Micaela y Marita Verón



Historia de una red de corrupción

María de los Ángeles Verón, mejor conocida como “Marita” tenía 23 años. Vivía junto a su pareja, David Catalán y su hija de 3 años, Sol Micaela, en Las Talitas, un barrio al norte de la ciudad de Tucumán. El 2 abril de 2002 salió a realizar una consulta médica a la Maternidad de San Miguel de Tucumán, por recomendación de su vecina y enfermera de la clínica, Patricia Soria. Su novio, Miguel Ardiles la contactó con el médico Tomás Rojás, quien examinó a Marita y la citó para el día siguiente, luego de insistirle que llevara el documento de identidad para supuestamente sellarlo. El 3 de abril Marita salió de su casa y nunca regresó.

Los padres de Marita hicieron una denuncia que, al principio, la policía no quiso tomar. Pegaron afiches y recorrieron las calles sin respuestas hasta que, un día, en el Parque 9 de Julio, la zona roja de la ciudad de Tucumán, una mujer que había sido violada y vendida para explotación sexual la reconoció. “La vi en La Rioja”, dijo.

Sus padres, Susana Trimarco y Daniel Verón salieron a buscarla. Descubrieron que los consultorios estaban cerrados y que Ardiles no era jefe de personal de la Maternidad, como Soria había afirmado, sino empleado de limpieza. Hicieron una denuncia que, al principio, la policía no quiso tomar. Pegaron afiches y recorrieron las calles sin respuestas hasta que, un día, en el Parque 9 de Julio, la zona roja de la ciudad de Tucumán, una mujer que había sido violada y vendida para explotación sexual la reconoció. “La vi en La Rioja”, dijo.


marita veron 3

Marita Verón junto a su hija, Micaela


Desde el momento en que Trimarco y Verón confirmaron que su hija había sido captada por una red de trata de personas, comenzaron a rastrear su paradero. Mientras tanto, la policía obstaculizaba la búsqueda, les decía que faltaba gasolina para los patrulleros y que no podían salir a ayudarlos. Tres semanas después de la desaparición, Trimarco comenzó a frecuentar prostíbulos buscando algún indicio. Un amigo del marido, el comisario Jorge Tobar se unió en la investigación paralela. Comenzaron a allanar las denominadas whiskerías mediante estos operativos en los que lograron rescatar a más de 120 chicas y reunir más pistas sobre Marita.

En junio de 2002 llegaron hasta El Desafío, un prostíbulo en La Rioja en donde rescataron a Anahí Manassero, una de las primeras voces que permitieron reconstruir el destino de Marita entre el 2002 y el 2003 y que confirmó la complicidad estatal. Horas antes de ser rescatada, vio cómo Marita y otras chicas eran sacadas del prostíbulo por un policía que finalmente las escondió en su casa, a pocos kilómetros. Se suponía que el operativo sería más temprano, pero Verón y Tobar fueron enviados de regreso a Tucumán por las autoridades judiciales de La Rioja, para que corrigieran la orden de allanamiento. Un tecnicismo que dio el tiempo suficiente para alertar a los proxenetas.

Como Anahí, hubo varias chicas que detallaron el paso de Marita por los prostíbulos Candy, Candilejas y El Desafío, todos propiedad de Irma “Liliana” Medina, en La Rioja. La describieron rubia, con lentes de contacto azules, cicatrices de múltiples agresiones y con un hijo. José “el Chenga” Gómez, encargado de El Desafío, la había violado y embarazado.


167506_1000_750


La lucha que es emblema

La lucha de Susana Trimarco para encontrar el paradero de su hija se convirtió en un caso emblemático que instaló la explotación sexual en la agenda política y mediática nacional. Gracias a ella, comenzó a descubrirse el entramado de corrupción y poder estatal que sustenta las redes de trata de personas en el país, transformándose en un referente público, incluso más confiable que la policía. A pesar de las amenazas y los obstáculos, logró mantener la frente en alto y extender su búsqueda personal.

En octubre de 2007, creó la Fundación María de los Ángeles, con la que continúa rescatando y asistiendo a víctimas de trata de personas. Meses más tarde, en de abril de 2008, la lucha de Trimarco impulsó la sanción de la Ley 26.364 de Prevención y Sanción de la Trata de Personas y Asistencia a sus Víctimas. Luego del fallo absolutorio de 2012 se mejoró la norma, al eliminar la figura de consentimiento como situación que morigeraba la sentencia del tratante.

Después de 16 años, Marita Verón se convirtió en un símbolo de lucha y resistencia contra la red de corrupción que se esconde detrás la explotación sexual y la desaparición de miles de mujeres en todo el país, para ser usadas como objetos de cambio, mientras la Justicia da la espalda y sostiene los mecanismos que hacen posible la perpetuación de la violencia de género.


También te puede interesar

Entrevista a Alika Kinan: “La prostitución es una de las instituciones opresivas creadas por el patriarcado”
María Soledad Morales: a 27 años del femicidio en manos de los “hijos del poder”
Paulina Lebbos: 12 años del femicidio encubierto por la complicidad estatal
El caso de Natalia Melmann: la lucha contra la impunidad 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR