“Callate y pujá”: violencia obstétrica

por Laura Verdile

La semana pasada se realizó en el Museo Nacional del Cabildo de la Ciudad de Buenos Aires el lanzamiento oficial del primer Observatorio de Violencia Obstétrica en la Argentina, impulsado por la agrupación Las Casildas y llevado adelante con el apoyo del Consejo Nacional de Mujeres. La iniciativa comenzó a funcionar casi al mismo tiempo que se reglamentó la Ley 25.929 de Parto Humanizado, a principios de este mes.


“Me ponían cosas en el suero y no sabía qué eran”. “Se llevaron a mi bebé sin decirme nada”. “No me dieron opción”. La violencia obstétrica es sólo una clase entre las tantas agresiones que sufren las mujeres, pero quizás una de las más naturalizadas debido al poder de la institución médica, legitimada por un saber académico del que muchas veces se abusa. Si bien la violencia obstétrica ya ha sido contemplada por otras instancias técnicas como el Observatorio de Violencia contra las Mujeres, la iniciativa lanzada el pasado 6 de octubre será la primera especialmente dedicada a la violencia sobre las embarazadas y los recién nacidos.

La violencia obstétrica es sólo una clase entre las tantas agresiones que sufren las mujeres, pero quizás una de las más naturalizadas debido al poder de la institución médica, legitimada por un saber académico del que muchas veces se abusa.

Según describe en la página oficial de Las Casildas, Julieta Saulo, fundadora de la agrupación, el objetivo del Observatorio de Violencia Obstétrica es contar con una red nacional que permita recolectar y sistematizar datos y estadísticas; realizar el seguimiento de denuncias; monitorear políticas públicas, proyectos de ley y cumplimientos de leyes; elaborar recomendaciones a organismos e instituciones involucrados; crear espacios de difusión y debate; promover estudios y proyectos de investigación; apoyar acciones de múltiples organizaciones y articular el trabajo con otros observatorios nacionales e internacionales. Los primeros pasos que se están comenzando a implementar son la búsqueda de representantes en diversos puntos del país y una encuesta sobre la atención recibida durante el parto, elaborada gracias al producto de un trabajo interdisciplinario realizado junto a varios profesionales.


kristeller_en_accion

Foto: elpartoesnuestro.es


“Si sabés tanto, atendete sola”

De acuerdo a la ley 26.485 de Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres en los Ámbitos en que se Desarrollen sus Relaciones Interpersonales, sancionada en 2009, la violencia obstétrica es “aquella que ejerce el personal de salud sobre el cuerpo y los procesos reproductivos de las mujeres, expresada en un trato deshumanizado, un abuso de medicalización y patologización de los procesos naturales”. Las humillaciones, la infantilización de la madre, los chistes y la manipulación constituyen otra forma de violencia de género que convierten una vez más a la mujer en un objeto sin capacidad de decisión, en una historia clínica que reduce la identidad a un conjunto de papeles.

Las humillaciones, la infantilización de la madre, los chistes y la manipulación constituyen otra forma de violencia de género que convierten una vez más a la mujer en un objeto sin capacidad de decisión, en una historia clínica que reduce la identidad a un conjunto de papeles.

La violencia obstétrica implica que el parto y la maternidad sean concebidos como una enfermedad, una obligación e incluso un castigo. Múltiples testimonios registrados en un informe elaborado por el Observatorio de Salud, Género y Derechos Humanos de la ciudad de Rosario, Santa Fe, ponen al descubierto los prejuicios de una sociedad patriarcal que se reproducen en los maltratos del personal médico hacia las embarazadas. “Si te gustó lo dulce, aguantate lo amargo”. El dolor del parto no sólo es subestimado, sino que además es considerado, en estos casos, como una merecida condena que la mujer debe pagar por el placer sexual.



Además de la discriminación y los maltratos, otras de las formas bajo las que se presenta la violencia obstétrica son las decisiones arbitrarias que desestiman los deseos de las mujeres y las prácticas y tratamientos invasivos, que abarcan desde el abuso de medicamentos que puedan alterar el curso natural del parto, hasta cesáreas innecesarias. Según las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud, en Argentina, este último procedimiento quirúrgico alcanza un el 30% en los hospitales públicos y un 80% en el sector privado. Se estima además que se realizan al año alrededor de 75 mil cesáreas evitables, muchas de ellas llevadas a cabo por decisión – y a veces imposición – médica, ya sea para evitar la atención que requeriría un parto natural, para ahorrar tiempos, asegurar mayor cantidad de honorarios o bien funcionar a modo de “prácticas” para residentes que buscan aprender de esta clase de cirugías.


Parto Humanizado

La Ley 25.929 sobre el Parto Humanizado, sancionada y promulgada en 2004, fue finalmente reglamentada luego de once años, el pasado 2 de octubre. Esta norma representa un avance considerable al permitir el pleno funcionamiento de un respaldo legal con alcance nacional, al cual se puede recurrir para evitar la defensa de los intereses corporativos ante un caso de violencia obstétrica.

La Ley sobre el Parto Humanizado es una norma de alcance nacional que busca evitar la defensa de los intereses corporativos ante un caso de violencia obstétrica.

La ley establece tanto los derechos de la madre como del núcleo familiar a la información sobre todos los aspectos de su embarazo y las posibles intervenciones que pudieran tener lugar durante su embarazo, parto y posparto, de modo que la mujer tenga la posibilidad de optar libremente en caso de que existiesen diversas alternativas. Asegura también la posibilidad de que la madre pueda disponer de un acompañante durante el parto, lo que significa que no se le puede negar la entrada a nadie si la embarazada así lo requiere y si la identidad está acreditada con anterioridad.

Por otra parte se hace énfasis en la necesidad de respetar  los tiempos naturales y evitar las prácticas invasivas que puedan afectar a la madre o al bebé, a menos que sean impostergables, en cuyo caso debe minimizarse el dolor, siempre que sea posible. Se garantiza además el trato amable, digno y respetuoso de la embarazada, lo cual implica no impedir la libertad de movimiento y permitir todas las condiciones necesarias para favorecer un vínculo entre la madre y el bebé.


Video: Canal Encuentro

Tanto el observatorio como la ley representan dos medidas que buscan avanzar en el camino hacia la desnaturalización de la violencia obstétrica, para reconocer a los padres como protagonistas y participantes activos, distinguir las individualidades y terminar con el miedo que para muchas mujeres hizo del parto una experiencia traumática, un trámite industrializado que cosifica y discrimina.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

13 Comentarios

Giuliana Espindola 13 octubre, 2015 - 12:02

Las mujeres nos quejamos de la violencia de genero y que nos consideran el sexo débil, pero bien que siempre estamos poniéndonos en esa situación, todo no es violencia de genero, aclaro, no se.
Acá puedo aclarar algo mas, durante el parto el estrés al que se pone a la paciente, a la familia y a los médicos es de las mas complicadas, porque no como pasa durante una cirugía el paciente se encuentra en pleno uso de sus facultades, es decir, sin anestesia general. Que pasa, la paciente y la familia se meten y se mueven, la mujer esta en tanto estado de estrés que se vuelve agresiva e incluso quiere actuar como lo desea, esto es puja cuando no debe lo cual afecta al desarrollo del parto, piden que no se use epidural pero al momento de tener que soportar, lo que todos conocemos con el peor dolor posible, comienzan a exigir la inyección y muchas veces no es posible usarla a ese punto. Tenemos que entender, sin defender a los médicos que abusan de su puesto y son irrespetuosos, que ellos son dentro de la sala de cirugía, sea cual sea el caso, los que deben tomar la peor decisión posible y muchas veces durante el parto es imposible esperar a que la familia o los acompañantes tomen una decisión. Pongamosnos una vez del lado del profesional de salud, cualquiera sea, el cual esta arriesgando mucho por la persona que esta en la camilla, si, capaz esta tomando una decisión que la persona no esta completamente de acuerdo, pero a veces es necesario en plena urgencia.
No digo que es justificable el abuso, lo repito, ni tampoco la humillación, pero a veces no se puede esperar por la decisión.
Ademas, en mi opinión, últimamente todo es violencia de genero, estamos un poco exagerados.
Recordemos que el parto es uno de los procesos médicos mas complicados que existe, el bebe no puede siempre ser entregado en el momento a la madre, de la misma manera que no se puede dejar a la madre moverse libremente( no siempre), a veces es necesaria la inmovilización.

Responder
Laura Verdile 13 octubre, 2015 - 17:20

La violencia obstétrica es violencia de género y abarca humillaciones, maltratos injustificados y decisiones arbitrarias, que no deberían ser naturalizadas. Esto no significa “demonizar” al personal de salud y que no deban seguirse sus consejos, indicaciones, tratamientos y cuidados. Tampoco significa que absolutamente todas las cesáreas sean injustificadas, ni que todas las intervenciones quirúrgicas sean arbitrarias. Pero lamentablemente hay muchos casos en que sí es así, en los que los desos sí se pueden respetar y los procedimientos invasivos no son necesarios, en los que a la embarazada se la trata como un objeto; esos casos son los considerados como violencia obstétrica. Precisamente, la ley aboga por respetar y tener en cuenta las individualidades y apartar las generalizaciones.

Responder
Giuliana Espindola 13 octubre, 2015 - 20:25

Bueno al menos intenta tener en cuenta las individualidades, pero tenemos que empezar a pensar que no todo es violencia de genero, se abusa un poco de esto últimamente. Muchas veces las decisiones que toma un medico que oueden salir bien o mal son las que nos salvan la vida. Y muchas veces los pacientes no tienen esto en cuenta, no siguen instrucciones y ponen en peligro su vida y la de todos los presentes, y en esos casos las decisiones que toma el medico, parecen violencia para una persona que ignora lo que esta pasando, pero al final son acertadas.

Responder
Julia Suero 29 octubre, 2015 - 18:56

No. El parto no es un proceso medico.
Si. La mujer puede moverse libremente. Es la expresion de su cuerpo que va a dar a luz e intenta buscar la manera de hacerlo.
No. Los medicos tienen que estar al servicio de la mujer. Atentos a que esta se sienta bien en su intimidad, acompañandola, dirigiendola, pero en ningun caso imponiendole o limitandole sus movimentos.
Si. El parto es un proceso natural, asi como lo fue la concepcion y el embarazo. No es una enfermedad.
Si a la mujer se la informa previamente sobre el proceso de parir, si se le explica emocionalmente y fisicamente lo que es el dolor, estonces non tendra miedo.
La des-informacion es una forma de violencia. Esto concerne la mujer entonces es una forma de violencia de genero, ya que ataca a la mujer en su intimidad mas intima. Y en este proceso que podria ser placentero, el mas bello de la vida, el derecho de la mujer es cohartado justamente por ser considerado como un momento medical.
Basta de pensar asi!!!!

Responder
Julia Suero 29 octubre, 2015 - 18:58

Y el parto es lejos de ser un estres… Un estres es todo lo que sucede alrrededor… Pero traer un niño al mundo… Esta lejos de ser estresante!

Responder
Mónica 18 octubre, 2015 - 20:06

Avance muy importante.

Responder
Patricia Villegas 4 noviembre, 2015 - 00:55 Responder
Día Internacional contra la Violencia de Género: lo que marcha nos dejó - La Primera Piedra 26 noviembre, 2015 - 20:25

[…] De este modo, se sentó un basamento legal que antes era endeble y se abrir el terreno para una serie de iniciativas fundamentales como la implementación de atención telefónica unificada en todo el país para las víctimas de violencia de género a través de la línea 144, la incorporación de la figura de femicidio al Código Penal, la realización de campañas de concientización, la creación de organismos y programas destinados a la asistencia y recolección de información y la sanción de una serie de leyes esenciales para afrontar la problemática como La Ley de Identidad de Género, la Ley de Prevención y Sanción contra la Trata de Personas y Asistencia a sus Víctimas y la Ley de Parto Humanizado  […]

Responder
¿Que es un parto respetado? | Sombrilla Azul 28 noviembre, 2015 - 17:01

[…] La Primera Piedra Las Casildas Telam Vamos A Crecer – Ministerio De Salud De La Nación Argentina El Parto Es Nuestro […]

Responder
Día Internacional de la Mujer: "¿Por qué tan solas?" - La Primera Piedra 8 marzo, 2016 - 16:01

[…] la Ley de Prevención y Sanción contra la Trata de Personas y Asistencia a sus Víctimas y la Ley de Parto Humanizado. También los femicidios han cobrado mayor visibilidad mediática y se han convertido en centro de […]

Responder
Belén en libertad: Crónica de una lucha que aún no termina - La Primera Piedra 24 agosto, 2016 - 00:09

[…] de las mujeres. La necesidad de plantear el debate sobre la despenalización del aborto y las críticas a la violencia obstétrica se hicieron escuchar en calles y plazas de todo el […]

Responder
Nilda Moreno 18 abril, 2017 - 22:04

Nunca antes había escuchado hablar de este tema

Responder
5 mitos sobre el parto en casa que afectan la libre elección de la mujer | Soynadie Press Agency 4 octubre, 2017 - 00:46

[…] “Callate y pujá”: violencia obstétrica […]

Responder

Dejá tu comentario