El programa de Gisela Barreto: ¿qué hay detrás de su discurso sobre la sexualidad?

por Redacción La Primera Piedra

En los últimos días, se difundió un video en el que Gisela Barreto, conductora del programa La fe mueve montañas, hizo una insólita comparación entre las relaciones sexuales anales y el uso de un vaso, para afirmar su oposición a la Educación Sexual Integral. ¿Por qué el discurso de la ex modelo no es un caso aislado? ¿Qué es lo que se esconde detrás del mismo? 



Muchas son las cosas que se escucharon contra la Educación Sexual Integral en el último tiempo, pero en los últimos días se difundió un video que acompaña los discursos retrógrados que buscan avanzar sobre necesidades urgentes. Esta vez se trató de la transmisión de La fe mueve montañas, el programa conducido por Gisela Barreto y emitido por la señal TV1. Durante el debate por la legalización del aborto, la ex modelo se había dedicado a apoyar algunos de los mitos que se repitieron durante meses en el Congreso, como por ejemplo la idea de la comercialización de fetos. “Ganamos: nuestra Nación es mariana, es provida, y la vida triunfa”, dijo para festejar el rechazo del Senado el 8 de agosto, justo antes de mostrar la imagen de un bebé besando la estatua de una virgen.

Contrariamente a los contenidos que propone la ley,  que busca prevenir abusos y erradicar violencias desde la primera infancia, la conductora afirmó  en cámara una serie de falacias, como que la educación sexual incluye “talleres de masturbación” y “películas pornográficas”.

Tal como sucedió con los movimientos de los sectores conservadores, después del 8A, Barreto continuó la embestida contra los derechos poniendo foco en la ESI. Contrariamente a los contenidos que propone la ley,  que busca prevenir abusos y erradicar violencias desde la primera infancia, la conductora afirmó en cámara una serie de falacias, como que la educación sexual incluye “talleres de masturbación” y “películas pornográficas”. “Incitan a los chicos a la igualdad de género. Lo que ellos quieren es un gran anticonceptivo que es la igualdad de género”, agregó en una oportunidad frente a la escucha atenta de su invitada de turno, María Cristina del Valle Fiore, senadora de la provincia de salta y ferviente defensora del aborto clandestino. 

(Leer nota relacionada: “Con mis hijos no te metas”: 5 mitos sobre la Educación Sexual Integral)


📢 ¿Querés apoyar el periodismo independiente? Te invitamos a formar parte de #TribuLPP y acceder a descuentos y beneficios exclusivos ➡ Hacete socix acá




En el último programa fue por más y utilizó una extraña analogía con un vaso para hablar de las relaciones sexuales anales, y oponerse a los contenidos de la ESI que hablan de cómo mantener una sexualidad segura y saludable. “Esto no es normal. Están degenerando a nuestros niños. La naturaleza es sabia, hizo una vagina y un pene para que cuando se unan puedan concebir un niño y la especie humana se siga procreando (…) Esto es lo que les están enseñando a los chicos. Que con tu cuerpo hacés lo que querés y que con tu recto podés tener relaciones sexuales. No señor, no se puede. Porque te lastimás, lastimás y te degenerás. Lo mismo que pasa con el vaso. Si lo sirvo de culete, me mojo con el agua, mojo a los comensales y estoy molestando y es una falta de respeto”, afirmó Barreto. 

La difusión de estos mensajes no solo promueve la desinformación, sino que continúa perpetuando la violencia y estigmatizando la sexualidad, mediante una construcción fuertemente represiva.

Más allá de lo insólito de la comparación y de los chistes que se originaron al respecto, cabe destacar que el discurso de la conductora no se trata de una reacción aislada: forma parte de un movimiento impulsado por los sectores conservadores y religiosos que, luego del 8 de agosto, están pisando cada vez con más fuerza, intentando retroceder en materia de derechos adquiridos. La difusión de estos mensajes no solo promueve la desinformación, sino que continúa perpetuando la violencia y estigmatizando la sexualidad, mediante una construcción fuertemente represiva. Detrás de la metáfora del vaso, que refleja la funcionalidad exclusivamente biológica y reproductiva que este discurso le atribuye al sexo, se esconde una condena al placer. 

(Leer nota relacionada: Educación Sexual Integral: ¿qué contenidos se dictan en cada nivel?)

Barreto, quien públicamente no duda en citar a la biblia y al catolicismo para apoyar sus declaraciones es categórica: no se puede tomar decisiones sobre el propio cuerpo. “Degenera”, “molesta”, “es una falta de respeto”. ¿A quiénes molesta? Las respuestas apuntan al status quo, a los sectores tradicionales que perpetuaron durante siglos un concepto opresivo de la sexualidad, que construyeron un sentido común que es la base de las violencias y las discriminaciones. Hablar de educación sexual integral, laica, científica y con perspectiva de género es precisamente desarmar esa idea para poner en palabras todo lo que hasta este momento fue silenciado, permitiendo así tomar decisiones en libertad.



También te puede interesar

Tucumán contra el aborto no punible: otro golpe para los derechos
El aborto no punible en la Ciudad: la decisión que avanza contra el derecho a decidir
Aborto legal: la clandestinidad sigue matando
Abel Albino contra el aborto y la educación sexual
Aborto en Senadores: las frases más absurdas que se dijeron en el debate

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR