Relaciones carnales de guerra: Macri y el terrorismo estatal de Trump

por Redacción La Primera Piedra

Durante el fin de semana, Siria fue bombardeada en una operación comandada por Estados Unidos con Donald Trump a la cabeza y que fue acompañada por Francia y el Reino Unido. Frente a este ataque criminal contra la población de la república árabe, el presidente argentino, Mauricio Macri, justificó a su par del norte del continente ocultando las graves violaciones al derecho internacional y a los derechos humanos que se cometieron.



El sábado 14 de abril por la madrugada, la ciudad de Damasco en Siria, fue bombardeada en una operación conjunta de Estados Unidos, Francia y Reino Unido. Este accionar se dio como respuesta a un supuesto ataque con armas químicas por parte del gobierno sirio que, como en muchas otras veces en la historia, no existe una prueba fehaciente que permita tal crueldad y matanza por parte del gobierno norteamericano.

“Misión cumplida”, señaló Donald Trump desde su cuenta de Twitter cuando el bombardeo culminó. Mientras que los medios estatales sirios calificaron el ataque como: “Una violación flagrante del derecho internacional”. A su vez, desde Rusia, consideraron que el bombardeo fue: “Una provocación planificada con el fin de confundir a la opinión pública internacional”.

Mauricio Macri, durante la Cumbre de las Américas que se llevó adelante en Lima, apoyó el accionar criminal de los países imperialistas y justificó el ataque por la supuesta presencia de armas químicas en el país árabe. A pesar de desconocer que esa información sea cierta o no, Macri no dudo en acomodarse junto a su par, Donald Trump, y aprovechar una nueva ocasión para retornar a las relaciones carnales pero también de terrorismo estatal junto a Estados Unidos.



A pesar de que la región latinoamericana rechazo fuertemente el accionar militar, el presidente argentino se alineó sin mucho disimulo ni vergüenza, ignorando u ocultando que la intervención militar se realizó sin el apoyo de las Naciones Unidas. De esta forma, fue el primer presidente latinoamericano que aprobó el bombardeo contra Siria y, en paralelo, desacreditó al gobierno de Venezuela. 

Alinearse no solo económicamente con el país del norte sino también en su política militar e imperialista, es un grave suceso para un presidente que en su país no deja de retroceder en materia de derechos humanos. En este sentido, Macri solo cumple los logros que van en detrimento de los pueblos: en este caso, ser el mejor aliado de Trump en la región.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR