Mariana Bianchini anticipó la presentación de su disco Matrioska: “Con la música puedo sentir que soy libre”

por Laura Gómez

Hoy, afortunadamente, vivimos una época de mujeres fuertes. Mariana Bianchini es una de ellas. Dueña de una voz potente —esas que resuenan en la cabeza aún mucho tiempo después de haberlas escuchado— y de una presencia cautivante sobre el escenario, Mariana anticipó en Espacio Sísmico la presentación oficial de su cuarto trabajo discográfico solista —Matrioska— que tendrá lugar el domingo 13 de mayo a las 20 hs. en la Usina del Arte. En rueda de prensa, La Primera Piedra charló con esta cantante que veinte años atrás ya se definía como feminista.


Mariana es desde hace años la voz de Panza, una banda que siempre se identificó como un pequeño (y prolífico) islote en el vasto universo del rock. En 2003 inició su carrera solista con el disco Post-incubadora, al que siguió en 2009 e Indisciplina en el 2012 junto a las Bailarinas Anarquistas. Además, en 2015 publicó su primer libro de cuentos e ilustraciones, Informes desde Villa Estruendo.

Matrioska se presenta como un compendio musical que aloja en un mismo soporte nueve historias de mujeres. En la presentación, Bianchini desplegó todas sus destrezas musicales y actorales para dar vida a esas identidades múltiples, en una apuesta con una fuerte impronta escénico-teatral. Luciendo un vestido de cartón rosado, un corset blanco, shorts negros y zapatos de ensueño, o valiéndose de diversos elementos como lentes luminosos, un látigo, una taza de té, chupetines o caramelos, Mariana supo cautivar a su público con un gran histrionismo y sosteniéndoles la mirada.

Desde hace veinte años soy feminista. Para mí el feminismo empieza a pasarnos cuando nos preguntamos “¿Qué hice?” y debemos respondernos “Nada; sólo ser mujer”. ¿Por qué nos tocan el culo si tenemos el pantalón muy apretado? ¿Por qué nos echan del trabajo o cobramos menos que los hombres? ¿Por qué no hay presencia femenina en los festivales?

En el show para prensa y amigos la acompañaron Sergio Álvarez en guitarra (también productor del disco junto a Marilina Bertoldi y Facundo Rodríguez), Camila Beszkin en bajo, Lulo Isod en batería, Caro Caratti en sintetizadores y Romina Laino como asistente y “hermana gemela” al momento de interpretar el tema homónimo.


Inicios musicales y feminismo

— Una vez te preguntaron por tu vocación musical y recurriste a un recuerdo de tu mamá limpiando la casa y cantando visceralmente. Contame un poco.

— Cuando empecé a meterme en la música, en casa ya había instrumentos porque mi viejo tocaba con Billy Bond. Entonces siempre asumí que mi influencia musical venía de ahí —y de hecho es así en gran parte. Pero con el tiempo me fui dando cuenta de la importancia que tuvo la figura de mi mamá, que cantaba con gran pasión mientras limpiaba. Ponía Celeste Carballo o Valeria Lynch, cantaba “Soy lo que soy” y le cambiaba la letra a todo.

— ¿Cuál es la esencia de Matrioska?

— El nombre en sí mismo engloba bastante de lo que hay en el disco. Las matrioskas son estas muñecas rusas que vienen unas dentro de otras. La sensación que tengo al verlo terminado es que todas esas mujeres son de alguna manera parte de mi propia personalidad y pueden estar representadas en canciones.

— ¿Todas esas mujeres te habitan?

— Sí. Todas son yo en algún momento de mi vida.

Foto: Fernando Ibarra

— En tiempos de debates intensos la pregunta se hace inevitable. ¿Qué supone ser mujer en el ámbito de la industria musical?

— Para mí siempre fue complicado todo eso, pero lo naturalicé muy rápido. Cuando grabé mi primer disco y lo llevé a la industria con intención de que lo pasaran en la radio, me encontré con respuestas como: “No sabemos cómo venderlo” o “Para tener una mujer que grite yo ya tengo a mi señora”. Ahí me hice feminista.

— ¿Te definís como feminista?

— Sí, desde hace veinte años soy feminista. Para mí el feminismo empieza a pasarnos cuando nos preguntamos “¿Qué hice?” y debemos respondernos “Nada; sólo ser mujer”. ¿Por qué nos tocan el culo si tenemos el pantalón muy apretado? ¿Por qué nos echan del trabajo o cobramos menos que los hombres? ¿Por qué no hay presencia femenina en los festivales?

— Esto es algo que está naturalizado incluso por nosotras mismas.

— Sí, hay muchísimas mujeres que son machistas. A mí me pasa. Yo soy mamá de dos pibes y tengo una rutina laboral bastante loca que quizás a otras mamás no les gusta demasiado. Lo bueno es que eso está cambiando y una puede hacer lo que verdaderamente desea.


Mapa de una solista

— ¿Qué lugar le das a la música en esas luchas?

— Esto fue lo que yo encontré. Me gustan muchas cosas: hacer ropa, escribir, dibujar. Pero con la música me pasa que a veces me olvido de todo y, al cantar, puedo sentir que soy libre.

— ¿Por qué decidiste comenzar tu carrera solista allá por 2003?

— Bueno, hubo un momento en el que me salían canciones que no entraban en el estilo de Panza. Entonces decidí grabar un disco y salir a tocar en formato solista cada tanto, pero lo hice de forma muy solapada. Ahora la energía de la banda bajó un poco y eso me dio el espacio suficiente como para lanzar un disco con todo el material que venía acumulando.

— El primero fue Post-incubadora. ¿Por qué ese título?

Post-incubadora tiene que ver con salir del confort del entorno familiar. Compuse esas canciones en la época en la que me fui a vivir sola por primera vez, y ahí descubrí que era bastante caprichosa, ¡una “nena de mamá”! Post-incubadora tiene que ver con ese proceso de maduración.

— ¿Y ?

— Ese lo compuse mientras estaba embarazada. Yo vivía la maternidad de una forma muy alocada porque salía a tocar y todo era un poco caótico: tripas, tetas que chorrean. Y después aparecieron las ganas de formar una banda de mujeres porque vivía rodeada de chabones que hablaban de pedales; tuve la necesidad de juntarme a hablar de otras cosas como… no sé, la depilación definitiva, ¡cualquier cosa! (risas). Y ahí vino Indisciplina con las Bailarinas Anarquistas.

— ¿Por qué el lector de esta nota debería escuchar Matrioska?

— Porque no sé cuánta gente está haciendo esto: un rock escénico y teatral, desde lo visual y desde lo musical.

Presentación oficial de Matrioska: Domingo 13 de mayo – 20 hs. en el Auditorio Usina del Arte (A. R. Caffarena 1, La Boca)

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR