Amuleto, de Roxana Molinelli: la necesidad de ver la realidad de otra manera

por Gustavo Yuste

En este breve poemario, se puede ver una versión poco transitada de la naturaleza: ¿y si lo que nos rodea no es como lo pensábamos? A través de versos breves y delicados, las historias que se cuentan en Amuleto (Kintsugi editoria, 2019) resuenan en la memoria del lector.

La naturaleza es uno de los grandes tópicos de la literatura y, en especial, de la poesía. Sin embargo, la mirada elegida por Roxana Molinelli en Amuleto, encuentra pocos precedentes. A partir de una precisión punzante, la autora da lugar a una delicadeza vital para hacer hablar a lo inerte y a los animales. Tal como escribe Luciana Reif en el prólogo, este libro le rinde tributo a “esa naturaleza que escapa a las reglas de la ciencia, que crece terca y salvaje en contra de las leyes inmutables y a favor de la ciencia”.

Uno de los grandes aciertos de este libro, utilizando las palabras de la propia Reif, es la gran capacidad de asombro y de pensamiento tangencial que se desarrolla a lo largo de los poemas, permitiéndole al lector conocer nuevos ángulos a lo que creía conocer de memoria. Por ejemplo, es Amuleto presenciamos a mamíferos “que en el transcurso de su especie/ prefirieron no hablar”.

(Te puede interesar:RESEÑAS CAPRICHOSAS – “LAS MAÑANAS, EL DESHIELO” DE ROXANA MOLINELLI: LO MOMENTÁNEO Y LO ETERNO)

A diferencia de esos animales, en los textos breves de este poemario van a irse sucediendo distintos protagonistas: una paloma, un planeta, un volcán, una barca, entre otros. Cada uno va a mostrar su punto de vista único sobre la realidad. Habla la barca: “Llena de musgos, caracoles/ me parezco al fondo/ que nunca quise tocar”; se confiesa la montaña: “espero/ una transformación/ un movimiento que no sea este crujir/ que me rompa y vuelva/ piedra libre, amuleto”; entiende un asteroide: “incluso la pureza/ necesita/ descomponerse en algo”.

Como una suerte de álbum de fotos de la naturaleza, en donde es posible captar momentos íntimos e irrepetibles, este libro sorprende al lector tanto desde su propuesta como desde su concreción, provocándole una sensación de agradecimiento al terminarlo. A fin de cuentas, nunca es poco conocer nuevas sensibilidades, y en eso Amuleto es más que generoso.

(Te puede interesar:OTROS COLORES PARA NOSOTRAS: UN TEJIDO PARA LA REINVENCIÓN)

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR