Día de la Visibilidad Lésbica: el orgullo puede más que las violencias

por Lucía De Dominicis

El Día de la Visibilidad Lésbica se celebra en Argentina cada 7 de marzo desde el año 2011, en memoria de la muerte de Natalia “Pepa” Gaitán, asesinada de un balazo por el padrastro de su novia. En este día se busca ocupar el espacio público para luchar contra los prejuicios y exigir igualdad de derechos para todas las mujeres lesbianas del país que, a pesar de haber alcanzado grandes conquistas en los últimos años, aún no pueden ejercer su sexualidad libremente en el espacio público. (Foto: China Díaz)



El 7 de Marzo de 2010 Natalia “Pepa” Gaitán fue asesinada de un balazo por el padrastro de su novia en las afueras de la Ciudad de Córdoba. Su familia denunció que el crimen se basó en el desprecio a una mujer por su orientación sexual y su clase social, por ser lesbiana y pobre. A sus 27 años su nombre se convirtió en bandera de la lucha contra la discriminación y la violencia por la identidad sexual, y en el año 2011 el día de su muerte se transformó en el Día de la Visibilidad Lésbica, una fecha que busca mantener vivo el reclamo por la igualdad de derechos para las lesbianas.

 A sus 27 años el nombre de “Pepa” Gaitán se convirtió en bandera de la lucha contra la discriminación y la violencia por la identidad sexual.

A pesar de las grandes conquistas alcanzadas por el movimiento LGBTIQ en los últimos años (que incluyen la tan buscada ley de matrimonio igualitario), la lesbofobia continúa vigente en la sociedad argentina. Casos recientes como el de Higui, quien fue atacada y violada por su orientación sexual, parejas de mujeres que fueron echadas de establecimientos por besarse y hasta detenidas, como es el caso de Rocío Girat y su novia en la estación de Constitución, demuestran que aún queda mucho camino por recorrer hasta alcanzar aquel horizonte en el que una mujer lesbiana pueda mostrarse libremente en el espacio público.



El Día de la Visibilidad Lésbica utiliza ese término porque, más allá de las violencias a las que son sometidas las mujeres por su orientación sexual, la constante es la invisibilización de su condición de lesbianas en la sociedad. Mujeres que evitan hablar de sus parejas en sus ambientes familiares o laborales por temor a la discriminación o el trato desigual por parte de sus pares y superiores.

El rol de los medios de comunicación y de la industria cultural aún nos deben un tratamiento correcto del lugar de las lesbianas en la sociedad, que dé lugar a una verdadera inclusión. Una inclusión que permita entender que, además de existir diversidad sexual, existen diversas formas de ser lesbiana, y no un patrón marcado por el prejuicio que iguala a todas en su aspecto, gustos y elecciones.

El Día de la Visibilidad Lésbica utiliza ese término porque, más allá de las violencias a las que son sometidas las mujeres por su orientación sexual, la constante es la invisibilización de su condición de lesbianas en la sociedad.

Las lesbianas salen a la calle, ocupan el espacio público, con orgullo de mostrarse como son y mostrar sus cuerpos como alternativa a un sistema heteronormativo que busca encasillarlas al mismo tiempo que discriminarlas. Pero ese proceso no es individual, sino colectivo. En la previa del Segundo Paro Internacional de Mujeres, la lucha de las lesbianas por su lugar justo en la sociedad se hace visible, más de un día al año.



También te puede interesar:

Los casos de Higui y Belén: lo que se logró saliendo a las calles
Leer la diversidad: 10 libros LGBTIQ argentinos
Feminista alterada es la que lucha por tus derechos

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

1 Comentario

XX 14 marzo, 2018 - 13:19

Su familia denunció cualquier cosa:
lo de “crimen de odio” se probó que no era cierto: de hecho, Gaitán y su novia anterior iban a comer a la casa de la chica que posteriormente fue su nova.

Después, era una abusadora de menores y una golpeadora. A la novia anterior la cagaba a palos, según admitió la última novia: y nadie le preguntó “Che, Dayana, ¿a vos también te pegaba la Pepa?”.
Y se llevó a vivir con ella a una menor, aprovechándose de los conflictos familiares que tenía la menor, sin consentimientos de la familia y aprovechándose también de tener un comedor donde la chica y su familia.

Escuchar los audios del juicio es muy ilustrativo sobre la calaña de esta golpeadora que ustedes reivindican.

Responder

Dejá tu comentario