El camino hacia la noche: cierre del Festival de Cine Alemán con música en vivo

por Laura Gómez

La 18º edición del Festival de Cine Alemán tendrá su cierre esta tarde con una joya de la cinematografía muda presentada y remasterizada por el Goethe Institute. Se trata de El camino hacia la noche (Der Gang in die Nacht, 1921), dirigida por el legendario Friedrich Murnau (Nosferatu, Fausto, Amanecer). Además, la función contará con música en vivo compuesta especialmente para la ocasión por Marcelo Katz, quien estará a cargo de teclados, sintetizadores y programación sonora en la sala. La función será hoy a las 19.30 hs. en Village Recoleta (Vicente López 2050).


La historia de El camino hacia la noche está sustentada en un triángulo amoroso entre el Dr. Eigil Börne (Olaf Fønss), un oftalmólogo tan prestigioso como anticuado, Helene (Ema Morena), su prometida y devota admiradora, y Lily (Gudrun Bruun-Stefenssen), una bailarina que en plena función simula una descompensación para acercarse al médico y oficia como tercera en discordia. El inicio estará marcado por esa admiración casi enfermiza que Helene rinde a su prometido; luego Lily entra en escena y vive junto a Eigil un romance apasionado, hasta que otro personaje (¿un cuarto en discordia?) interviene en esa apacible vida rural: un pintor ciego a quien Börne devuelve la visión y que trae consigo algunas tormentas.

El universo creativo de Friedrich Murnau tiene peso específico, aún después de tantos años (¡casi un siglo!) desde su realización. La potencia narrativa del director alemán reside en su innegable destreza a la hora de poner en relación el mundo interno de los personajes con las circunstancias del entorno que los rodea; así, una tormenta o un mar revoltoso bien pueden reflejar los fantasmas y temores más íntimos de sus criaturas en este panteón de pesadillas. Su estilo tiene hoy un sello propio, y cualquier espectador podrá encontrar placer en esos sutiles pasajes que nos conducen desde la plenitud hacia la absoluta locura.

La experiencia de vivir esta proyección con música en vivo compuesta por Marcelo Katz —ejecutada en sala con teclados, sintetizadores y programación sonora— sin dudas le aporta una cuota de creatividad porque se trata no sólo de hacer un viaje en el tiempo para poder sentir lo que aquellos primeros espectadores sintieron al ver la película en la gran pantalla, sino también de una relectura y una reinterpretación de esta pieza clásica en manos de otro artista, dueño de una sensibilidad contemporánea más cercana a la nuestra. Un evento sumamente recomendable y un cierre imperdible para esta gran edición del Festival de Cine Alemán.

Breve nota de color: el parecido de Gudrun Bruun-Stefenssen con Érica Rivas es notable: en su corporalidad, en su gestualidad, en su registro interpretativo. Esto nos hace suponer que, de haber nacido un siglo atrás, nuestra actriz podría haber sido tan fantástica en cine mudo como lo es en el sonoro.


Hoy a las 19.30 hs. en Village Recoleta (Vicente López 2050)

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Dejá tu comentario