Represión policial en un comedor en Lanús: secuestros y desaparecidos en manos del Estado

por Giuliana Sordo

En la noche del jueves 30 de marzo, las policías de Lanús y Lomas de Zamora, junto a la Bonaerense, ingresaron violentamente en un comedor del Movimiento de Trabajadores Excluidos en Villa Caraza, Lanús. Sin ningún tipo de explicación reprimieron a niños y adolescentes, rompieron todo con lo que se cruzaron, tiraron gas pimienta y secuestraron a cuatro personas, dos de las cuales eran menores y estuvieron desaparecidas hasta la medianoche. (Foto de portada: Infonews)



El Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) denunció el hecho en el que la policía local y provincial reprimió en el comedor “Cartoneritos”, en Lanús. “Reprimieron a mansalva a niños y adolescentes, rompieron todo el comedor, tiraron gas pimienta. Hay chicos lastimados y detenidos”, manifestaron en el comunicado que comenzó a circular en redes sociales durante la noche del 30 de marzo.

“Reprimieron a mansalva a niños y adolescentes, rompieron todo el comedor, tiraron gas pimienta. Hay chicos lastimados y detenidos”, manifestaron en el comunicado que comenzó a circular en redes sociales durante la noche del 30 de marzo.

A su vez, durante toda la noche, hasta cerca de la 1 de la madrugada, la policía se negó a decirles dónde estaban las personas que llevaron secuestradas, por eso, denunciaron: “Hacemos responsables a la policía de la provincia de Buenos Aires, al Secretario de Seguridad de Lanús, Diego Kravetz, que hace tiempo viene hostigando a nuestra organización, al intendente Néstor Grindetti, a la Gobernadora Eugenia Vidal y al secretario de seguridad de Provincia Cristian Ritondo, por los hechos”.

Más de 300 personas se manifestaron en la Comisaría Quinta de Lanús para exigir una pronta respuesta y la aparición y liberación de los secuestrados“Hubo una irrupción absolutamente incomprensible e ilegal en el comedor. Fue la policía local y estaba presente en el operativo Diego Kravetz, secretario de Seguridad, según los testigos”, aseguró Juan Grabois, dirigente del MTE y la CTEP.

Desde la organización y los propios cocineros del comedor, afirmaron que golpearon con bastones y balas de goma, tiraron gas pimienta y varios chicos terminaron con cuadro de intoxicación y heridos, también encontraron restos de balas de plomo

Además, la organización y los propios cocineros del comedor afirmaron que golpearon con bastones y balas de goma, tiraron gas pimienta y varios chicos terminaron con cuadro de intoxicación y heridos. También encontraron restos de balas de plomo. Los funcionarios del gobierno salieron a desmentir que haya habido represión y vincularon la situación con la búsqueda de un sospechoso de homicidio.



La represión como política de Estado

Más allá de este suceso puntual y terrible, la represión estatal hacia los barrios más vulnerables es moneda corriente. Tan solo durante el primer año de gobierno de la alianza Cambiemos, las fuerzas de “seguridad” asesinaron a 259 personas (*) y, durante los más de 30 años de democracia, el número de muertes en manos del Estado asciende a 5.000.

Es difícil creer que este suceso tenga otra explicación más que la represión como política de Estado hacia los sectores más humildes y, en este caso, organizados. Por ello, es necesario el inminente repudio y la exigencia de explicaciones a una gobernación que no deja de dar muestras de su poco interés en dar soluciones que no sean por medio de las balas.



(*) Del 10 de diciembre de 2015 a el mes de noviembre de 2016, según el Informe de la Situación Represiva Nacional del 2016 de CORREPI.

 Notas relacionadas
La represión en el gobierno de Mauricio Macri: un muerto cada 25 horas
La “seguridad” contra los sectores populares: la represión estatal de hoy

 

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR