Historia de Santiago del Estero

por Alejandra M. Zani

Antonio V. Castiglione nació en Santiago del Estero. Es abogado, escribano público,  periodista y escritor. Forma parte de la Academia de Ciencias y Artes de Santiago del Estero y de la Asociación Argentina de Derecho Procesal. Fue presidente del Tribunal de Cuentas de la provincia de Santiago del Estero (1984/1987), co-autor de un proyecto de reformas a la Constitución Provincial Convencional Constituyente (1986) y asesor en la Convención Nacional Constituyente (Santa Fe, 1994). Sus libros sobre la Historia de Santiago del Estero fueron declarados de Interés Parlamentario por el Senado de la Nación.

tapalibro

¿Cómo surgió su interés como historiador?

“Historia” era la asignatura que más me gustaba en la escuela. Siempre sentí interés por conocer el pasado. Entiendo que conociendo nuestro pasado, entenderemos mejor el presente y lo que puede venir en el futuro.

Cuando empezó a escribir su primer tomo de “Historia de Santiago del Estero”, ¿ya sabía que debería emprenderse en la escritura del segundo libro?

Creo que sí. Mi primer libro de Historia de mi provincia versó sobre el bicentenario 1810/2010, ya que era el tema del momento. Pero la información acopiada servía para el período de los siglos XVI a XVIII, y antes también (sobre todo la información relacionada a los aborígenes pre-colombinos).

¿Cuánto tiempo le llevó organizar todos los archivos y poder llevar a cabo la escritura de los libros?

Me llevó muchos años. El primer libro (del bicentenario) fue una investigación de casi cinco años. Del segundo tomo (Siglos XVI a XVIII), unos dos años. “La Inmigración italiana” me tomó unos tres años de investigación, más aprender su idioma, su música, su comida, su idiosincrasia, y tuve que conversar con cientos de descendientes de inmigrantes.

¿Tuvo algún problema en el acceso a la información  (sobre todo la más antigua, cercana al siglo XVI)?

Por cierto, ya que en nuestra provincia no existe documentación alguna tan antigua. El Archivo Histórico, sea por el incendio de 1993, sea por robos durante decenios, no cuenta con esa documentación. También tuve dificultades con la poca colaboración de empleados públicos. Gracias a Internet, pude acceder a los Archivos de Indias de Sevilla y de la Biblioteca Nacional de Bolivia, en Sucre (Real Audiencia de Charcas), entre otras. Visité también el Archivo General de la Nación, la Biblioteca del Congreso Nacional y el Archivo General de los Jesuitas en Roma. Tuve que recorrer un largo camino y los libros son el resultado de toda esa gran investigación.

¿Descubrió algún dato sobre la historia santiagueña que haya estado equivocadamente enseñado o conocido a lo largo del tiempo?

Sí, varios temas. Uno de ellos fue la ubicación de la ciudad del Barco III, que todos los autores la daban sobre la margen derecha del río (Oeste),  y en mis investigaciones, en una exposición de cartografía europea del siglo XVI y XVII, descubrí que era sobre la margen izquierda (inédito). Y hubo también otras, que descubrí en Charcas (Chuquisaca, hoy Sucre).

Su libro fue declarado de Interés Parlamentario por el Senado de la Nación, ¿en qué consiste esta condecoración?

Mis tres libros de historia recibieron esa distinción, que es más bien honorífica, y consiste en una declaración del Senado, exteriorizada luego en una carta que envía al autor el presidente del Senado (que es el vice de la Nación). En los dos primeros libros, la nota la firmó el vice presidente Julio César Cobos, y en el último, Amado Boudou.

Y en Santiago del Estero, ¿cómo fue recibido el libro?

Todos ellos tuvieron muy buena acogida. De los dos primeros edité 1.000 ejemplares, de cada uno, y en ambos se agotaron las respectivas ediciones. Del último, se van vendiendo unos 500 ejemplares, sobre mil editados. Esto es importante para el autor, pues recupera el monto de la inversión, que hoy no es poca cosa. Y fue también declarado de interés provincial y municipal por el Gobierno, por la H. Cámara de Diputados, y por algunos municipios, como Santiago del Estero, La Banda y Termas de Río Hondo.

¿Cuál fue el objetivo principal que se propuso al comenzar a escribir los libros?

Primero conocer la historia de mi provincia, luego recopilar mis investigaciones y actualizar las existentes, y editar un libro para que esté al alcance de todos, ya que los libros de otros autores (anteriores) están todos agotados. Esto se complementó con la decisión del gobierno provincial de editar 4.000 ejemplares  para ser distribuidos  entre las escuelas y bibliotecas públicas.

¿Cree que sus libros ayudaron a esclarecer parte de la historia de Santiago del Estero?

Sí, entiendo que sí, y así también me lo han hecho saber muchas personas que los han leído. Me llenó de satisfacción ver mi obra terminada, y reconocida.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR