Entrevista a Los Tabaleros: “Se viene un sacudón muy fuerte”

por Alejandra M. Zani

Los Tabaleros son una banda de folklore formada por jóvenes porteños, hijos de privincianos,  que hace más de una década se dedican a (re)interpretar el folklore, acercándolo a las temáticas de sus vidas y sus fantasías. Así, además de haber compartido escenario con grandes figuras del folklore como Vitillo Ábalos y Juan Carlos Saravia, también tocaron en típicos escenarios del rock porteño, como Café Vinilo, y compartieron fecha con bandas de folk, rock y pop, géneros con los que comparten hibridaciones y melodías.

Los Tabaleros son: Roberto (Beto) Martínez , José María Marínez (Pepino), Félix Mateos, Pedro Berreta, Federico Ricciardi (Colo), Joaquín Lagos Aguirre y Pablo Berreta. Con tres discos presentados, Carmesí (2009),  Lolita (2013) y ¡Tuy! (2015), la banda se prepara para presentar “Crepúsculo de un Infierno Azul”, una nueva fecha en el Club Cultural Matienzo el próximo jueves 4 de agosto. En una charla exclusiva para La Primera Piedra, Beto nos contó sobre los orígenes de la banda y cuáles son sus expectativas de acá hacia el futuro: “Estamos dejando atrás un sonido para buscar otro”.


 

─¿Cómo, cuándo y dónde se juntaron todos los Tabaleros por primera vez?

La formación original se hizo en el ’99 cuando terminamos la secundaria, como una forma de prolongar nuestra adolescencia haciendo folklore. Tocábamos antes de salir de joda. En ese momento no lo tomábamos tan en serio. Empezamos a tocar cada vez más, teníamos amigos que venían y se emborrachaban y nos decían que lo que hacíamos era muy lindo, aunque no era tan lindo de verdad, pero así nos animamos a tocar. Después de eso y de un par de raptos de buena suerte, nos lo tomamos más en serio, y empezamos a tocar más. De esa formación quedamos mi hermano y yo. Con los años, los que tenían ganas de tener un trabajo o una vida universitaria más seria, fueron cayendo por los ritmos que demandaba la banda.

─¿Cómo se iniciaron en la tradición folklórica?

Somos muy admiradores de Los Chalchaleros al mismo tiempo que de Los Ramones. Tenemos ese híbrido de haber sido muy contaminados por la música que sonaba acá en los 90, y de música un poco más vieja también, y del folklore más tradicional. Anduvimos en los sucuchos de Capital, donde se toca folklore tradicional más que nada, y estuvimos 9 años tocando con 3 guitarras y un bombo como si fuéramos Los Chalcha. Eso, hasta que sacamos nuestro primer disco, Carmesí, donde decidimos hacer sólo canciones propias.

─¿En dónde sentís que está hoy la banda?

Nosotros siempre nos ponemos un Norte más arriba de las expectativas inmediatas o de lo que podemos llegar a hacer, y sobre eso trabajamos, sobre el concepto. En el 2007 no habían muchas bandas de folklore que fueran cantautores, todos tocaban canciones de otros, y cada vez que ibas a tocar a un festival, se pisaban las canciones. Nosotros teníamos muchas más cosas que decir. Vivimos en un barrio de Capital, y teníamos mucho para contar. Todavía tenemos.

 ─Son una banda que tiene una presencia muy fuerte en escenario. Cuando componen, ¿lo hacen teniendo en cuenta ese factor?

La composición tiene que ver con tratar de hacer un mejor saco para nuestras virtudes, y esconder nuestros defectos. Hacemos cosas que realmente nos gustan, estamos todo el tiempo componiendo, con una mitología y un mundo imaginario que es muy nuestro, y las cosas que nos influencian y nos gustan imaginar. El cine de Tarantino, a mí en particular, me pesa desde que tengo 11 años.

Somos muy admiradores de Los Chalchaleros al mismo tiempo que de Los Ramones. Tenemos ese híbrido de haber sido muy contaminados por la música que sonaba acá en los 90, y de música un poco más vieja también, y del folklore más tradicional. Anduvimos en los sucuchos de Capital, donde se toca folklore tradicional más que nada, y estuvimos 9 años tocando con 3 guitarras y un bombo como si fuéramos Los Chalcha. Eso, hasta que sacamos nuestro primer disco, Carmesí, donde decidimos hacer sólo canciones propias.

─¿Cómo es la relación con su público haciendo folklore en escenarios porteños que en general pertenecen al rock?

Fue un camino muy largo, muy duro, muy paria. Te terminás relacionando con gente que no pensás que te vas a relacionar porque tu gente, la mayoría, no escucha folklore. Cuando empezamos a cantar nuestras canciones y a hacer nuestra música, fue más fácil que la gente eligiera la forma que tenemos de tocar y las cosas que hacemos. En algún momento estuvimos mucho más pegados al sentimiento folklórico, y compartimos escenario con Vitillo Ábalos o Juan Carlos Saravia, de los Chalchaleros. También tocamos en escenarios de rock y nos recibieron muy bien. Nos va muy bien con la gente, pero lo mejor siempre es lo que está por venir.

 ─Sus canciones no sólo apuestan a un híbrido –bien logrado- entre el folklore, el folk y algo de rock, sino que además sus letras tienen un componente lúdico. ¿Cómo es el proceso de composición?

El proceso es que uno hace una canción, o una parte de una canción, y cuando está seguro de que puede ser algo para la banda, lo lleva. Ahí se tiene que someter a lo más horrible que puede haber, que es mostrarle algo a la banda, porque sin anestesia, todos te van a decir si entra o no. Aprendimos a sobrevivir siendo muy soretes entre nosotros, pero con la alegría de buscar siempre lo mejor. De ahí construimos. Si la canción no enamora a toda la banda, es difícil tocarla, entonces no peleamos sobre eso, sino que buscamos que nos identifique a todos. Componemos mucho. Lo que mostramos, es lo mejor que tenemos. Por ahí hay movimiento de fichas a último momento antes de sacar un disco, porque es una democracia muy maldita, y con muchas internas. Pero a modo general, siempre queda lo que mejor nos sale y lo que más queremos mostrar.

 ─¿En qué se diferencian de otras bandas jóvenes de folklore?

La forma en la que encaramos el folklore. Nuestro idioma es el folklore porque estuvimos diez años tocándolo, entonces la forma que tenemos de transmitirlo es muy nuestra. Somos una banda bastante conceptual, cada disco que hicimos fue un concepto, y todas las canciones que están adentro tratan de permanecer dentro de ese parámetro. No hacemos un compilado de tracks y le ponemos un título. El título siempre viene antes del disco.

─Su último disco se llama ¡Tuy!, una expresión norteña, ¿qué quiere decir?

Si tuvieras el físico, adentro explicamos el por qué le ponemos ¡Tuy!. Es la sensación de calor. Es una palabra hiperfolklórica, pero que a ningún folklorista se le ocurrió ponerla adentro de su disco, y nosotros veníamos de hacer Lolita, un disco romántico, y queríamos que lo que siga no tenga ese color de romanticismo, sino que fuera más caliente, más al hueso.

─¿Están trabajando en algo nuevo?

Ahora estamos preparándonos para septiembre, que después del Matienzo vamos a hacer una adaptación de Las Bodas de Sangre de Federico García Lorca, vamos a actuarla y musicalizarla en vivo.

Nuestro idioma es el folklore porque estuvimos diez años tocándolo, entonces la forma que tenemos de transmitirlo es muy nuestra. Somos una banda bastante conceptual, cada disco que hicimos fue un concepto, y todas las canciones que están adentro tratan de permanecer dentro de ese parámetro. No hacemos un compilado de tracks y le ponemos un título. El título siempre viene antes del disco.

 ─Están preparando su show en el CCMatienzo, ¿pueden adelantar algo de lo que se viene?

─Se viene un sacudón muy fuerte a nivel interno de la banda, porque estamos dejando un sonido para buscar otro, y vamos a llevar a un DJ que ya laburó con nosotros, y vamos a prender fuego el Matienzo. Va a ser una fecha muy picantita. “Esta banda bullanguera no te deja de alentar”.

 ─¿Cuáles son los planes de la banda para el 2017?

Tenemos planeado hacer un Teatro Ciego. Ya venimos haciendo, sería nuestra cuarta obra de Teatro Ciego, y vamos a empezar a trabajar sobre el disco nuevo que va a ser ¡Chuy!, otra expresión norteña que, en contraposición a ¡Tuy!, significa frío.


¿Dónde escuchar Los Tabaleros?
Bandcamp      
YouTube
Facebook
Web

Entrevistas relacionadas:
Jaz Pimentel
Miau Trio
Los Tremendos
Morbo y Mambo
Las Taradas
Paula Maffía
Nahuel Briones
La Familia de Ukeleles
Fideo y los del mondo
CHAUCOCO! 
Las Martas

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR