La afinadora de árboles: un nuevo sentido

por Laura Gómez

La afinadora de árboles tiene la sutileza de un susurro y la potencia arrolladora de un huracán. El tercer largometraje de Natalia Smirnoff (Rompecabezas, El cerrajero) consigue recrear la búsqueda personal de la protagonista en un clima de gran intimidad que respeta el pulso interno de la historia y tensiona con astucia los estereotipos creados en torno a la categoría social de la “mujer exitosa”.


Clara (Paola Barrientos) es una escritora e ilustradora de cuentos infantiles multipremiada a nivel internacional; está felizmente casada con Francisco (Marcelo Subiotto), un abogado que se ocupa de sus contratos laborales y comparte con ella tanto las tareas domésticas como la crianza de sus dos hijos, Violeta (Violeta Postolski) y Lisandro (Oliverio Acosta); además, Clara cuenta con la ayuda incondicional de su empleada de toda la vida.

Si tuviésemos que elaborar una checklist para medir el éxito de la protagonista, probablemente tendría todos los casilleros marcados en función de las construcciones culturales que definen lo que supone ser una mujer socialmente exitosa. Sin embargo, en la vida de Clara hay muchos vacíos que configuran un gran sinsentido: su matrimonio ya no es tan feliz, su maternidad no es idílica, su profesión no la completa y la asistencia de su empleada no es tan incondicional como pensaba. Por esas razones decide volver a sus orígenes para reencontrarse y, quizás, construir un nuevo sentido para su vida y su arte.



Leé la entrevista a Paola Barrientos y Marcelo Subiotto

Con ese propósito regresa al pueblo donde vivió buena parte de su juventud, instala su estudio en una casa situada en medio del bosque y comienza a trabajar en el final de su próximo cuento, El catador de sillas. En ese proceso experimenta una transición paulatina que podría identificarse como crisis pero también como desencanto: ha dejado de querer las mismas cosas, su libido se redirecciona y encuentra placer en nuevos objetos de deseo, tanto en su vida personal como profesional.

En medio de esa crisis como escritora, madre, esposa y jefa, irrumpe Ariel (Diego Cremonesi), un antiguo novio que se ha convertido en el carnicero del barrio y que a los cuarenta y tantos sigue viviendo con su madre. La aparición de este personaje marca un quiebre y los movimientos de Clara pendulan entre la atracción y la repulsión. ¿Qué es lo que la seduce tanto y, al mismo tiempo, le genera tal rechazo? En ese vaivén se condensa buena parte de sus conflictos internos.



La película de Smirnoff es estéticamente bella, inteligente y sensible. Su cámara logra poner en imágenes la crisis de la protagonista y acompaña con destreza una búsqueda insistente que muchas veces se sumerge en el silencioso mundo interno de Clara, como si se encontrara completamente perdida en el laberinto que ella misma se ha trazado, dando vueltas circulares, pasando cien veces por los mismos lugares, cayendo en sus propias trampas. Mención especial para la interpretación de Paola Barrientos, una actriz que logra darle cuerpo a las múltiples transiciones de un personaje más que interesante para seguir en pantalla. Marcelo Subiotto y Diego Cremonesi acompañan con oficio y altura: se trata de actores sumamente dúctiles que saben encontrar el tono justo para cada historia, apropiándose de sus personajes y haciendo de ellos criaturas creíbles en cada gesto. Francisco y Ariel son claves en el relato y configuran las constelaciones que orbitan alrededor de Clara.

La afinadora de árboles es un recorrido narrativo que se desplaza desde adentro hacia afuera, desde el mundo interno de Clara hacia el mundo de los otros, y también desde el foro individual al plano colectivo. Nadie debería perderse una producción de nuestro cine independiente en donde todos los recursos técnicos están puestos al servicio de la historia, moldeados con cuidado artesanal e inspirados en una búsqueda genuina que lleva la impronta de una directora sumamente sensible como Smirnoff.


FICHA TÉCNICA
Elenco: Paola Barrientos, Marcelo Subiotto, Diego Cremonesi, Violeta Postolski, Oliverio Acosta, Matías Scarvaci, Cristina Maresca 
Guión y Dirección: Natalia Smirnoff
Compañía Productora: Tarea Fina
Compañía co-productora: Animal de Luz
Productores: Juan Pablo Miller
Co-productora: Inna Payán
Productor Ejecutivo: Juan Pablo Miller
Directora de Producción: Mariana Ponisio
Director de Fotografía: Fernando Lockett
Montaje: Valeria Racioppi
Música: Alejandro Franov
Sonido: Julián Catz
Diseño de sonido: Nerio Barberis
Directora de Arte: Carina Luján
Directora de Vestuario: Laura Donari
País: Argentina
País coproductor: México
Idioma original: Español
Género: Comedia Dramática
Año: 2019
Duración: 101 minutos
Distribuye: Primer Plano Film Group

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR