Occident Express: gran apertura de la temporada internacional en el Teatro San Martín

por Laura Gómez

Occident Express (Haifa nació para quedarse quieta) fue la pieza que abrió la temporada internacional del Complejo Teatral de Buenos Aires, que este año tiene a Italia como país invitado. Escrita por Stefano Massini, con música compuesta por Enrico Fink y una interpretación magnífica de Ottavia Piccolo, la pieza narra una fuga real al modo de una crónica de viaje, tan sensible como aterradora.


Una actriz deslumbrante. Con esas tres palabras podría definirse perfectamente la labor de Ottavia Piccolo el fin de semana pasado en la Sala Casacuberta del Teatro San Martín. La intérprete italiana logró capturar toda la energía de la platea para depositarla sobre el escenario y amasar con ella una crónica del horror. Occident Express (Haifa nació para quedarse quieta) recupera un episodio real: en 2015, Haifa Ghemal —una anciana de Mosul— se fugó desde el norte de Iraq junto a su nieta de 4 años. La mujer recorrió 5.000 kilómetros a pie hasta el mar Báltico, y atravesó el continente europeo por la “Ruta de los Balcanes”.

La pieza escrita por Stefano Massini y musicalizada por Enrico Fink —quien condujo el ensamble integrado por músicos locales— construye el hecho dramático a partir de esos acontecimientos y logra traducir con una potencia arrasadora el drama real a la escena. La construcción de los diferentes climas por los que atraviesa la protagonista resulta clave: los espectadores no ven nada más allá de la pila de bloques sobre la que esta mujer comienza a contar su historia, pero no hacen falta otros elementos porque todo el potencial descansa en el cuerpo de la intérprete y en la música en vivo.

El espectador no verá en ningún momento a la pequeña nieta de Haifa ni a los amigos con los que huye; tampoco verá el pueblo que ambas dejan atrás ni los paisajes hostiles que deben atravesar para intentar salir del horror; no verá la muerte del hombre que decide llevarlas en su camión ni el naufragio del barco en el que escapan; tampoco verá el túnel subterráneo por el que deben pasar para atravesar la frontera. Pero lo verán, porque todo eso está inscrito en el trabajo de Piccolo.



La música es otra protagonista del espectáculo y no mero acompañamiento, ya que sitúa los distintos momentos y describe los paisajes (geográficos y emocionales) que atraviesa el personaje. Las luces son otro componente importante de la propuesta; jerarquizan escenas y recrean atmósferas. Pero la esencia reside en la magnífica interpretación de Ottavia Piccolo, que nos permite “verlo” todo. Las imágenes son tan poderosas que pareciera que todo está allí desde el inicio, dispuesto sobre el escenario de la Casacuberta. Ese es el poder de las buenas actuaciones y de las historias bien contadas. Narrada al modo de un diario de viaje, Occident Express deja en el aire múltiples preguntas que podrían condensarse en una sola: ¿qué tipo de placer puede encontrar el poder suprimiendo a un otro, dejándolo sin su identidad, sin su familia, sin su nombre, sin su tierra?

En una sala repleta de periodistas e invitados especiales, Piccolo y equipo recibieron ovaciones de pie. Fue sin dudas una gran apertura de la temporada internacional, que continuará durante todo el año en los distintos teatros que integran el CTBA y que, además, incluirá una retrospectiva a Vittorio de Sica y un foro dedicado al novelista y dramaturgo Luigi Pirandello, con films de Marco Bellocchio y los hermanos Paolo y Vittorio Taviani en la Sala Leopoldo Lugones.

Más info sobre ITALIA IN SCENA en la web del CTBA

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR