Entrevista a Vika Mora: “La música es lugar de encuentro”

por Alejandra M. Zani

Vika Mora es una cantante y compositora nacida en Río Grande. En su adolescencia comenzó a tocar una vieja guitarra de su padre que encontró en un placard, y formó parte de una banda de rock de mujeres. Más tarde se mudó a Buenos Aires para estudiar arquitectura en la UBA, profesión que ejerce con pasión y que intenta unir con la música. En 2014 Vika presentó Buceo Piel, primer disco solista que grabó Marcelo Depetro, mezcló y masterizó con Gabriel Lucena, y que contó con la participación de músicos invitados como Nicolás Croci y Kika Simone.

Después de ese viaje introspectivo y experimental que tienen sus primeras canciones, la artista se prepara para un segundo disco que planea sacar en 2017. En una charla exclusiva con La Primera Piedra, Vika nos habló de su cierre de año y de sus expectativas para el próximo Festicultural Elepepé en El Quetzal.


¿Cuál fue tu primer acercamiento a la música?

Yo era chica. Mi viejo tenía una guitarra a la que le faltaba la parte de atrás. Le puse una tapa de plástico para que funcionara y así empecé a tocar la guitarra. Fue una restauración mega casera. Típico que en placar de los padres hay guitarras tiradas, y más tarde encontré  una hohner de caja chica, guitarra alemana. A esa sí la lijé toda, la pinté, y un amigo carpintero de mi papá la laqueó. Esa fue la primer guitarra que tuve durante mucho tiempo y tuve una banda de chicas en la que hacíamos rock.

─¿Alguien en tu familia tocaba?

Mi viejo tocaba, pero muy poco. Tuvo el típico acercamiento a la música de la secundaria. Según mi abuela, había algo genético de nosotros en nuestro acercamiento a la música. Tengo muchos familiares en Chile que son músicos, pero bueno, si es que existe la genética en la música, ¿no? Pero no en la proximidad de mi familia. Lo que sí pienso que influencia mi música es el lugar donde crecí. Soy del sur, y ahí la música es el lugar de encuentro.

─¿Tu llegada a Buenos Aires coincidió con tu proyecto solista?

Probé bandas. Siempre tuve un delay para concretar grabaciones. Hasta que salió mi disco solista pasó un buen tiempo. Me cansé de buscar el formato en el que grabar, de pensar si quería una banda invitada, músicos, percusionistas, y un día dije “voy a grabar con lo que tengo”. Era parte de mostrar lo que hay y eso es lo que quería decir. Dejar de buscar el formato ideal para las músicas y empezar a crear con lo que tenía para que las músicas sonaran como yo quería.

Yo quería grabar un disco en una casa y fue lo que hice. Me encerré durante 31 días en una casa en Uruguay con Marcelo Depetro, un amigo y el ingeniero de grabación del disco, armamos un Home Studio con un montón de guitarras, un ukelele, un arpa pentatónica que está en el disco, varios micrófonos, un teclado, y todo eso quedó en una especie de pre-producción.

─¿Cómo fue el proceso de grabación de Buceo Piel?

Yo quería grabar un disco en una casa y fue lo que hice. Me encerré durante 31 días en una casa en Uruguay con Marcelo Depetro, un amigo y el ingeniero de grabación del disco, armamos un Home Studio con un montón de guitarras, un ukelele, un arpa pentatónica que está en el disco, varios micrófonos, un teclado, y todo eso quedó en una especie de pre-producción. De ahí invité a Kika Simone, una gran amiga que metió guitarras eléctricas en dos temas, y a Nico Croci en percusión. Con él fuimos armando las baterías en relación al concepto del disco. Trabajamos bastante las texturas, los sonidos, no hay batería en ningún momento, sino elementos que se van sumando.

─¿Hay búsqueda experimental del sonido en Buceo Piel?

Buceo Piel es una piña en la cara. Es un disco muy conectado con la emoción, con el dejarse llevar por ella, y a mí lo que me mueve es eso. Y es lo único que me mueve. Si una música me emociona, está bien. Buceo Piel quiere llegar ahí, al fondo de eso. Nunca llegué a presentarlo porque me cuesta encontrar el formato para hacerlo y también porque Buenos Aires es un lugar muy particular. Siento que no está el espacio para ser uno de verdad. No existe el túnel para estar abriendo el corazón.

─¿Volviste al sur con tus canciones?

Sí. Allá hay un público muy ávido que espera que pasen cosas. Acá, en Buenos Aires, hay un montón de cosas sucediendo al mismo tiempo, es impresionante, y allá no tanto. Hay un público mucho más receptivo y son diferentes estados. Estas en diferentes ciudades y todo es distinto.

Buceo Piel es una piña en la cara. Es un disco muy conectado con la emoción, con el dejarse llevar por ella, y a mí lo que me mueve es eso. Y es lo único que me mueve. Si una música me emociona, está bien. Buceo Piel quiere llegar ahí, al fondo de eso. Nunca llegué a presentarlo porque me cuesta encontrar el formato para hacerlo y también porque Buenos Aires es un lugar muy particular. Siento que no está el espacio para ser uno de verdad. No existe el túnel para estar abriendo el corazón.

─¿Cómo fue el 2016 para vos?

Este año decidí tocar mucho menos. En enero volví a vivir acá después de 3 años de estar afuera, entonces me estoy encontrando de nuevo en el ritmo y en el espacio para tener ganas de hacerlo. No me gusta tocar por tocar. Estoy todo el tiempo laburando en mi música, pero me gusta tocar cuando quiero transmitir algo. Después de que salió el disco, dejé de presionarme. Cuando me preguntaron si quería tocar en el Festicultural Elepepé dije que sí porque así lo sentí. Había buena onda, quería cerrar el año con una fecha copada, y me pareció que iba. 

─¿Qué proyectos tenés para el 2017?

Estoy relajada y voy construyendo. Pienso que es hora de sacar otro disco que tendría que haber salido este año, así que el 2017 va a ser el año. En este nuevo disco aparece mucho la arquitectura. Hubo una intención de trabajar en escalas. En Buceo Piel trabajé mucho la profundidad, y en este nuevo disco trabajo mucho hacia el afuera, la conexión con el otro. De eso hablan las canciones.


Encontrá a Vika Mora en:
Bandcamp
Youtube
FB

ENTREVISTAS QUE PUEDEN INTERESARTE:
JAZ PIMENTEL
NAHUEL BRIONES
PAULA MAFFÍA
BIFE
MIAU TRÍO
LAS TARADAS
 La Familia de Ukeleles
Otro Mambo
Palta
Fideo y los del mondo
CHAUCOCO! 
Las Martas

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Dejá tu comentario