¿Por qué los principales políticos no debaten?

por Julian Barbieri

(Antes del texto, es necesaria una aclaración. El mismo fue escrito unas semanas atrás, precisamente después de la negativa de Sergio Massa, Daniel Scioli y Mauricio Macri de debatir en el coloquio del Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina. Sin embargo, en los últimos días, los principales candidatos de cara a 2015 firmaron un curioso documento en el programa “A dos voces”, del canal TN, donde se comprometieron a debatir. Aún así, consideramos que valía la pena publicar la nota: el dabate aún no se realizó y la tendencia generalizada a evadirlos se mantiene. Más aún, el hecho de que se firmase un compromiso es muy significativo: si hace falta firmar, es porque nadie está muy seguro de nada).

La práctica de los debates entre los principales candidatos a Presidente es muy común en muchos países del mundo. En Estados Unidos, Francia, Alemania e Italia, sólo por nombrar algunos, se realizan interesantes debates televisivos, donde enormes audiencias asisten a discusiones políticas muchas veces muy fructíferas.

En Argentina, lamentablemente, la práctica está muy poco extendida. Si bien es cierto que se han realizada debates televisivos, éstos nunca han sido entre candidatos a presidente. El canal de noticias TN cruzó en sus estudios a diversos candidatos en diferentes situaciones, pero siempre se trató de elecciones legislativas o bien a jefe de Gobierno, y muchas veces ni siquiera fue en vivo.

Mauricio Macri, Sergio Massa y Daniel Scioli son los principales candidatos a presidente de la Nación en 2015, pero parecen querer continuar con esta tendencia a no debatir de la política argentina.

La cita entre ellos tres aspirantes se iba a realizar en el 50º coloquio del Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina (IDEA), que se realizó la semana pasada en Mar del Plata. Sin embargo, el debate nunca se llevó a cabo. Por diversos motivos, los tres decidieron bajarse de la confrontación directa, con miedo a no quedar bien parados.

Es que, en términos de campañas políticas, en Argentina continúa una tendencia que se inició con la vuelta a la democracia. Los políticos se encuentran cada vez más preocupados de construir una imagen positiva de sí mismos, y las ideas reales o bien escasean o bien no quieren ser comunicadas de manera francas, con miedo a perder valiosos votos del electorado indeciso.

La situación se puede observar claramente en esta negativa a debatir en el coloquio de IDEA. Si bien se trataba de una discusión menor, con escaso público y sin trasmisión en vivo, los candidatos se negaron a participar. Más aún: la organización les permitió saber las preguntas con anterioridad, para que ninguno quedara en “offside”, además de establecer claramente los límites del debate. Sin embargo, los esfuerzos fueron en vano: los equipo de campaña de Scioli, Macri y Massa consideraron que ese no era el tipo de exposición que les servía.

La tendencia a la falta de debate es un problema curioso del país. En los países donde sí existen confrontaciones directas, los candidatos no es que tengan menor preocupación por su imagen: Obama y Merkel, sólo por nombrar algunos, están tan o más pendientes de cómo se muestran que los candidatos argentinos. Sin embargo, no le escapan al debate.

Entonces, se podría pensar si no es que existe en estos países algún tipo de presión por parte del electorado que, además de imagen, también compra ideas. Y habría que pensar si en Argentina los principales políticos le escapan al debate sencillamente porque la sociedad no se lo reclama.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Dejá tu comentario