Latir el cine: entrevista a Viviana Feldman y Florencia Schapiro

por Lucía De Dominicis

Se acercan las vacaciones de invierno y las carteleras porteñas de a poco comienzan a desbordar de títulos que apuntan al público infantil. Frente a esta oferta masiva que se repite año tras año, el nuevo ciclo Latir el Cine aparece como una alternativa al circuito comercial y una opción para enfrentar a los más chicos con espectáculos diferentes y pensados especialmente para ellos. La propuesta de Latir el Cine llama la atención desde un primer momento: apuesta a combinar películas infantiles reconocidas a nivel mundial (como las del francés Michel Ocelot y otras provenientes de Medio Oriente) con puestas en escena en vivo, para así atraer la atención de ese público que parece no sorprenderse con nada. Así, dejan de lado los efectos especiales y el 3D para darle paso a una animación simple pero efectiva y a la eterna magia de los clowns, titiriteros y animadores que proponen juegos didácticos en la misma sala. Títulos como Príncipes y Princesas de Ocelot, que será proyectado en idioma original con subtítulos, demuestran que se pueden contar historias fantásticas a través de simples siluetas y colores que permiten disfrutar a la familia entera. Para comenzar a palpitar el ciclo, entrevistamos a sus organizadoras, Viviana Feldman y Florencia Schapiro:

¿Cómo fueron seleccionadas las películas y los artistas que participan del espectáculo?

V. Feldman: Latir el Cine es el resultado de una búsqueda compartida, por Flor y por mí, que tiene por objetivo ofrecer una experiencia de cine de contenido, con transmisión de valores y estéticas cinematográficas no tradicionales del mundo. Nuestra idea es la de focalizar en el cine como transmisor de valor involucrando al espectador, es decir desarrollar “en presencia” experiencias colectivas inéditas, de profundización entretenida de la trama argumental, la sorpresa creativa  y la participación interactiva de la audiencia. En esta primer edición de Latir el Cine apuntamos a material de animación no tradicional en funciones acordes a las distintas edades de los niños, e involucrando a la familia en la propuesta integral.

La selección de los grupos artísticos (Valor Vereda, Rulito, Anda Calabaza y Ezequiel Molina) se basó en convocar a referentes de vasta experiencia en sus recorridos dentro del mercado de espectáculos y animación infantil, con estilos diversos. A cada uno de ellos se le asignó el material sobre el cual debía trabajar, y es por ello que son cuatro los referentes convocados, ya que cada grupo realiza una performance de animación participativa desarrollada especialmente por cada título. Otra variable fuerte que incidió en nosotras a la hora de la selección de los artistas radicó en la posibilidad que cada uno de ellos tuvo de “enamorarse” de la propuesta de Latir el Cine. Creemos en el trabajo en equipo desde la convicción del trabajo creativo en grupo para obtener buenos resultados.

¿Hubo otras experiencias similares en el mundo?

V. Feldman: La interactividad participativa es una tendencia que está comenzando en el mundo, en Europa e Israel principalmente. Latir el Cine es una propuesta de vanguardia, una experiencia que nos pone en línea con primeros desarrollos en Europa. Es un gran desafío por cierto para esta primera edición, la cual busca ser trabajada en base a la experiencia, enriqueciendo posibilidades y acuerdos en aras de futuras ediciones.

¿Qué diferencia a este espectáculo del resto de la cartelera para las vacaciones de invierno?

F. Shapiro: El material está integrado por la cinematografía más destacada de un autor que lamentablemente se ha visto en muy pocas oportunidades en Argentina. Algún título salió directo en DVD pero con muy pocas copias y no se renovó. Otros títulos fueron traídos por Baficito, pero nunca antes se había elaborado un Foco de Michel Ocelot como para poder descubrir la variedad y riqueza tanto de sus técnicas de animación como de las temáticas que plantea.

Para los más pequeños, quisimos mostrarles un material que pudiera acompañar las primeras experiencias de asistir a una sala de cine en una temprana edad de la manera más amena posible. Sabemos que los chicos de 2 o 3 años no pueden estar frente a una pantalla de cine viendo una película entera, por eso pensamos en que los cortometrajes serían una buena opción. Para hacer más llevadera esta experiencia, convocamos a grupos de artistas que los acompañaran en este descubrimiento a través del juego, de la música y de las artes escénicas. Los cortometrajes fueron seleccionados en el mercado de la última edición del festival de Cannes. Si bien son cortos del Medio Oriente, es un material que, por ejemplo, en Francia se da en todos los colegios de gran prestigio internacional y, al no tener diálogos, devienen universales.

¿Para qué edades es recomendado el espectáculo?

V. Feldman: Para los largometrajes de Michel Ocelot que se proyectarán en el horario de las 16 horas doblados al español (Kirikú y la Hechicera, Kirikú y las Bestias Salvajes y Azur y Asmar) sugerimos la visualización a partir de los seis años. Además, serán parte también Los Cuentos de la Noche y Príncipes y Princesas que irán subtituladas, lo cual es muy atractivo para quienes quieran disfrutar a Michel Ocelot en su idioma original. Estos los sugerimos para niños de 7 años en adelante. En referencia a los cortos de Medio Oriente, hemos programado la función de las 14.30 hs. para los más pequeñitos de 2 a 4 años. Luego, para la función de las 15.15 hs. sugerimos de 4 a 6 años.

Funciones de jueves a domingo desde el 19 de Julio al 3 de Agosto en el cine Artemultiplex Belgrano (Av. Cabildo 2829). Entradas a partir de $70. Más información en: http://cinemasplus.com.ar/

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR