La misma sangre: thriller argento con varios puntos de vista

por Laura Gómez

La misma sangre es una película dirigida por Miguel Cohan (Sin retorno, Betibú), protagonizada por Oscar Martínez, Dolores Fonzi y Diego Velázquez, que cuenta con la participación de Norman Briski y los intérpretes chilenos Paulina García y Luis Gnecco. Se trata de un thriller con varios puntos de vista y múltiples vueltas de tuerca que van alterando la acción hacia un desenlace complejo.


Hay una muerte causada por un accidente doméstico: la de Adriana (Paulina García). Desde el inicio, el guión propone dos puntos de vista diferentes sobre la noche previa a esa muerte: por un lado, la perspectiva de Santiago (Diego Velázquez), yerno de la víctima; por otro, la versión de Elías (Oscar Martínez), esposo de Adriana.

En virtud de algunos detalles, Santiago comienza a tener serias dudas sobre el carácter accidental de la muerte de su suegra, y el primer sospechoso de lo que presume como un asesinato es Elías. Este es el primer acierto de los hermanos Cohan en su planteo narrativo: se instala un pacto de lectura que incluye dos versiones distintas (aunque no necesariamente opuestas), y el espesor de la trama aumenta al ritmo del suspenso.

En el medio de esas dos perspectivas está el personaje de Carla (Dolores Fonzi), quien se debate entre la defensa de su padre (Elías) y las sospechas de su esposo (Santiago). A medida que avanza la historia, esas dudas se hacen cada vez más fuertes y Carla decide investigar por su cuenta. El otro dato importante es el contexto en el que se desarrollan los hechos: Elías tiene deudas, lo persiguen sus acreedores, está a punto de perder un campo heredado de su padre (Norman Briski, quien tiene una aparición tan breve como significativa en una de las escenas más intensas del film), y el vínculo con su esposa es más bien hostil (con un tercero incluido interpretado por Luis Gnecco).



La misma sangre no está planteada como un relato de personajes sino más bien de estructura. Desde su concepción, el guión parece querer priorizar este juego (muy disfrutable, por cierto) de múltiples puntos de vista y vueltas de tuerca. Sin embargo, el casting hace que estos personajes se destaquen y adquieran peso específico.

El trabajo de Oscar Martínez es impecable; Fonzi logra darle a su personaje todo el misterio que exige la trama y encuentra el tono justo para representar el debate interno entre la racionalidad y una herencia que se impone más allá de su voluntad; pero Diego Velázquez es quizás quien tiene la mayor responsabilidad en este relato, porque desde el inicio debe generar la suficiente empatía como para que el espectador decida seguirlo en el curso de sus sospechas y, al mismo tiempo, establecer un duelo con el personaje de Elías para imponer su propio punto de vista (Velázquez lo logra con gran conocimiento de su oficio).

Curiosamente, la estructura que desde un principio se instala como la gran protagonista de esta historia comienza a perder algo de fuerza después de la primera mitad; a partir de ese punto hay algunas vueltas de tuerca un tanto excesivas que, sin embargo, no logran opacar el ingenio de la propuesta ni impiden que este thriller encuentre un desenlace a su medida. Muy recomendable para los amantes del género.


FICHA TÉCNICA
Título original: La misma sangre
Año: 2019
Duración: 113 minutos
País: Argentina Argentina
Dirección: Miguel Cohan
Guión: Ana Cohan, Miguel Cohan (Idea original: Ana Cohan, Miguel Cohan, Walter Rippel)
Música: Luca D’Alberto
Fotografía: Julián Apezteguia
Reparto: Oscar Martínez, Dolores Fonzi, Diego Velázquez, Paulina García, Luis Gnecco, Malena Sánchez, Norman Briski, Emilio Vodanovich
Productora: ArgentinaCanadá-Chile; AZ Films / Wildhorse Studios / Cimarrón / Rizoma Films

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR