1º Festival de Cine Colombiano en Buenos Aires

por Laura Gómez

Hoy se lanza la primera edición del Festival de Cine Colombiano en Buenos Aires. Se extenderá del 2 al 8 de julio y tendrá como sede El Cultural San Martín (Sarmiento 1551). La apertura contará con el cortometraje El gurú y las FARC seguido del largo de Rubén Mendoza, Señorita María-La falda de la montaña, que gira en torno a la vida de una mujer transexual. Hoy a las 20.30 hs. en Cine Cosmos UBA (Av. Corrientes 2046). Además, habrá una retrospectiva dedicada al cineasta Luis Ospina, un Foro de Coproducción Cinematográfica y un taller titulado Mujer, Imagen e Industria.


El Cultural San Martín (Sarmiento 1551) fue el espacio donde se llevó a cabo la presentación para la prensa de este primer arribo del cine colombiano a la ciudad de Buenos Aires. Hubo delicias típicas del país hermano, una conferencia a cargo de sus creadores y un pequeño adelanto de la programación —muy promisoria, por cierto— con el documental de Clare Weiskopf, AmazonaLa Primera Piedra estuvo ahí.

Los anfitriones fueron Mónica Castellanos (co-directora ejecutiva y diseñadora gráfica), Daniel Saldarriaga (co-director ejecutivo y director artístico), Lara Proelss (productora ejecutiva), Hannah Ciro (coordinadora pedagógica), Christian Mouroux y Edgardo Bechara El Khoury (co-productores de Cine Fértil).

Mónica Castellanos cuenta que este festival nació como un “proyecto etílico”, de esos que se traman entre amigos, alrededor de la mesa de un bar y entre varias botellas de cerveza. Pero los involucrados se tomaron el asunto con tanta seriedad que el plan sobrevivió a la resaca para convertirse en el primer Festival de Cine Colombiano en Buenos Aires.

Actualmente, la Embajada de Colombia arroja la dudosa cifra de 18.000 inmigrantes, pero las estadísticas extraoficiales sugieren que en realidad hay entre 50.000 y 60.000. Procedimientos menos formales indican, por ejemplo, que en cada aula de las distintas sedes de la Universidad de Buenos Aires es posible encontrar entre 3 y 5 estudiantes de origen colombiano. Más allá de lo exacto o inexacto de estas cifras, la presencia de esta población hermana es innegable y se hace sentir en distintas partes de la ciudad. La necesidad de canales de expresión y comunicación es imperiosa, y el Festival viene a saldar parte de esa deuda.

Daniel Saldarriaga señala que desde la curaduría no se ha seguido la tradicional distinción entre ficción y documental, porque en la mayoría de los casos las fronteras entre estos territorios se tornan difusas. “La realidad no existe sino que es una construcción, y creemos que el cine es uno solo”, afirma categóricamente Saldarriaga. Esta primera edición registra algunas decisiones artísticas que sin dudas le darán una impronta distintiva a esta experiencia inaugural.

En primer lugar, la película elegida para la apertura (Señorita María-La falda de la montaña) pone en tensión los recurrentes binarismos a los que se echa mano toda vez que intenta abordarse un tema con perspectiva de género (hombre/mujer, masculino/femenino). El film de Mendoza ilumina los matices, la zona grises y las ambigüedades más allá del blanco/negro que suele imponerse en este tipo de discusiones. Aquí se aborda la vida de una mujer transexual muy creyente en el seno de una sociedad sumamente machista y patriarcal.

En segundo lugar, esta primera edición contará con la presencia del director Luis Ospina en el marco de una retrospectiva dedicada a su obra. Tal como señaló Castellanos, se trata de “el papá del cine colombiano”. Saldarriaga, por su parte, destacó que la importancia del cineasta reside en su hacer constante contra viento y marea: “Fue uno de los que mantuvo vivo al cine colombiano (…) aún cuando no había ningún apoyo institucional, el hombre siguió haciendo cine”.

Finalmente, las actividades paralelas al Festival tienen objetivos precisos y muy prometedores: el Foro de Coproducción Cinematográfica colombo-argentina (ARCO) estará orientado a facilitar y consolidar los lazos entre ambos países, mientras que el talle Mujer, Imagen e Industria apuntará a discutir no sólo el rol de la mujer en el campo de la industria cinematográfica, sino también los modos de representación en el campo de las mismas narrativas. Estas son algunas razones por las que vale la pena acercarse a El Cultural San Martín y encontrarse con una exquisita selección de cine colombiano.

También te puede interesar Crítica de Amazona (de Clare Weiskopf)


Podés consultar toda la programación en Festival de Cine Colombiano

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR