5 películas para resistir el fin del verano

por Laura Gómez

En esta oportunidad, La Primera Piedra te propone cinco películas para resistir el fin del verano, cinco piezas cinematográficas que hablan de la resistencia en distintos planos, con diferentes tramas y muy diversos personajes. Si ya las viste, quizás sea un buen momento para refrescarlas; si no, podés elegir la que más te guste y empezar a pensar en las múltiples formas de la resistencia.


1. Resistencia del pueblo: Un lugar en el mundo (Adolfo Aristarain, 1991)

Ya se sabe el valor de la obra de este gran cineasta argentino, y en Un lugar en el mundo queda manifiesto en todas sus dimensiones. Se trata de la historia de Mario (Federico Luppi) y Ana (Cecilia Roth), una pareja de argentinos exiliados en España durante la dictadura cívico-militar que deciden regresar al país con su hijo Ernesto y formar una cooperativa rural en Valle Bermejo (San Luis).

Con actuaciones inolvidables en los cuerpos de Luppi, Roth y Sacristán, una banda sonora excelsa compuesta por Emilio Kauderer y ejecutada magistralmente por la Camerata Bariloche, planos que logran capturar toda la riqueza del paisaje puntano y un guión de lujo co-escrito entre Aristarain, su esposa Kathy Saavedra y Alberto Lecchi, esta pieza logra condensar en una historia biográfica particular (la del joven Ernesto) el latido de una época: los sueños y utopías revolucionarias, un tiempo añorado, los compañeros perdidos, la derrota, los estigmas hacia el comunismo y la convicción en el poder del pueblo y la lucha colectiva.


2. Empoderamiento femenino: Las sufragistas (Sarah Gavron, 2015)

El film retrata el movimiento feminista surgido en Inglaterra antes de la Primera Guerra Mundial. Algunos de los elementos más potentes en la propuesta de Abi Morgan (guión) y Sarah Gavron (dirección con una fuerte impronta documentalista) son las actuaciones convincentes de estas mujeres, sobre todo la de Carey Mulligan y Meryl Streep como una de las principales líderes del movimiento; una estética lograda desde su fotografía opaca para dar cuenta de aquella época plagada de fábricas, con calles atestadas de obreros y protestas en cada esquina; la música de Alexandre Desplat; y el enfoque desde la lucha colectiva.

La pieza construye con gran realismo la lucha cotidiana que las mujeres enfrentan en una sociedad patriarcal que no sólo esquematiza la conducta de los hombres, sino también la de muchas mujeres sometidas a sus padres, maridos, jefes o compañeros. Las dificultades que supone la mera condición de ser mujer queda expuesta en el hogar, en el trabajo, en las calles, en los mitines políticos, en las reuniones clandestinas y —de forma brutal— en la cárcel. El poder estatal despliega toda su artillería policial para evitar que estas luchadoras obtengan algo que hoy —afortunadamente— se encuentra establecido y naturalizado: el derecho a votar.


3. Peones unidos: En lucha incierta (James Franco, 2016)

Esta película presenta su atractivo ya desde la curiosa composición de su elenco, integrado por nombres de mundos bastante disímiles: James Franco proviene del universo de las producciones independientes y ha sido catapultado al estrellato hollywoodense; Natt Wolf es actualmente una de las caras más reconocibles del cine indie; Selena Gómez es una de las “ídolas Disney” más recientes; Josh Hutcherson es uno de los chicos malos de Los juegos del hambre; y gente como Robert Duvall, Bryan Cranston o Ed Harris ni siquiera necesitan presentación.

Basada en la novela homónima de John Steinbeck, esta pieza narra la historia de un grupo de recolectores de manzanas de California en los años ’30 que a partir del impulso de Mac (Franco) —un obrero formado políticamente— inician una huelga por tiempo indeterminado como única forma de lucha ante sus patrones, poderosos terratenientes a quienes poco les importan las condiciones laborales de sus peones mientras sus bienes y propiedades permanezcan a salvo. Gran retrato de una lucha social legendaria en el mundo rural; un relato coral bien construido que cuenta, una vez más, con buena música (los famosos cantos de trabajo dan ritmo a las secuencias y esperanza a los corazones de los luchadores).


4. Resistir desde los márgenes: Capitán Fantástico (Matt Ross, 2016)

Este comedia tan delirante como encantadora está protagonizada por el actor Vigo Mortensen (famoso en estas tierras por su condición de “cuervo”). La película narra la historia de una familia desencantada con los principios fundantes del estilo de vida norteamericano que decide vivir aislada en un desierto de Washington, hasta que la madre enferma y se ven obligados a volver a la “sociedad capitalista civilizada” para poder realizar los estudios y tratamientos médicos correspondientes.

El choque es brutal: los seis hijos de Ben (Mortensen) y Leslie (Trin Miller) han sido entrenados para constituirse en seres autónomos y autosuficientes, no sólo físicamente sino también política y moralmente. Los niños tienen contacto directo con la naturaleza, permanecen completamente alejados de cualquier dispositivo tecnológico, desde temprana edad están familiarizados con conceptos de filosofía y política socialista, y en lugar de celebrar la Navidad festejan el “Noam Chomsky Day”. Gran comedia con tintes dramáticos que muestra las dificultades que enfrenta cualquier ser humano al intentar salirse del sistema.


5. Resistir en el aula: Entre los muros (Laurent Cantet, 2008)

El film del realizador francés está basado en la novela homónima escrita por François Bégaudeau, quien además protagoniza este largometraje. El libro en cuestión combina ficción y realidad, ya que recoge parte de las experiencias autobiográficas de Bégaudeau como profesor de literatura al frente de un aula en una escuela secundaria del distrito 20 de París.

Entre los muros constituye un retrato magistral de las tensiones que se producen cotidianamente entre las paredes de un aula que se caracteriza por la diversidad étnica y cultural. La llegada de nuevos alumnos obliga al profesor Marin a proponer una consigna para conocerse mejor: redactar un autorretrato que los represente y dé cuenta de sus gustos, hobbies y vínculos. En ese camino irán develándose las profundas diferencias —pero también las similitudes— existentes entre los diversos grupos que habitan la clase.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

1 Comentario

5 películas sobre la dictadura cívico-militar argentina 15 marzo, 2018 - 10:24

[…] 5 películas para resistir […]

Responder

Dejá tu comentario