Editoriales Independientes #18 – Kala Ediciones: “No todo lo que leemos lo vamos a entender en el momento”

por Gustavo Yuste

“En Salta no existen muchas editoriales, se cuentan con los dedos de la mano. Lo que existen son muchas ediciones de autor” señala Nicolás Ruiz, quien junto a Florencia Mariani lleva adelante Kala Ediciones, una editorial independiente “para niños, jóvenes y adultos curiosos”, según sus propias palabras.  “Los niños deben tener un rol activo. Interactuar con el objeto, tocarlo, olerlo, verlo, escuchar las veces que sean necesarias las historias para que las hagan parte naturalmente”, afirma Mariani. ¿Qué desafíos plantea lanzar una editorial lejos del ámbito monopolizador de Buenos Aires? ¿Cómo llamar la atención de la juventud hacia la literatura? Leé esas y otras respuesta en la siguiente entrevista. 


Sobre la editorial

kala-edicionesKala Ediciones es una familia-editorial que desde Cafayate, Salta, intenta generar una propuesta novedosa en lo que respecta a la literatura infantil y juvenil, pero que con la fuerza del propio andar expande sus horizontes a la literatura para adultos. En ese sentido, la distinción entre juvenil y adulto no tiene por qué ser tajante ni rígida, proponiendo a lectores activos y curiosos, según el caso. Con pequeños libros objetos que proponen un diálogo fuerte entre las ilustraciones y las historias, Kala Ediciones demuestra que también hay vida lejos del monopolio de la Ciudad de Buenos Aires y el área metropolitana.


– ¿Cómo surgió el proyecto de Kala Ediciones? ¿Por qué ese nombre?
Florencia Mariani (FM): – Corría el 2012, hacía poco había nacido nuestra hija Kala y buscando libros para ella (empezamos a buscar desde que era bebé) no encontrábamos nada fuera de lo “común“. Buscábamos libros con otros mensajes, otras ilustraciones, libros que generaran otra relación. Como no encontrábamos nada, bromeando hablamos de armar nuestra propia editorial. Y lo que empezó como un chiste hoy tiene casi cinco años de camino andado. El nombre se debe a nuestra hija que a su vez es el nombre de una diosa hindú, diosa del arte Kala, una deidad muy juguetona y con un espíritu aniñado. Espíritu que consideramos habría que guardar y sacar a la luz siempre.
Nicolás Ruiz (NR): – Claro, el proyecto arrancó así, por una necesidad y, si bien en un principio no encontrábamos nada que satisfaga esa necesidad, luego conocimos a la F.L.I.A (Feria del Libro Independiente y A.) y nos dimos cuenta de que sí existían otras miradas. Eso nos animó para dar a conocer la nuestra.

– ¿Quiénes forman parte actualmente?
NR:-
En Kala somos dos, Flor Mariani y yo; los dos trabajamos en las ediciones. Flor ha ilustrado más de uno de nuestros libros. Por ejemplo, El Libro de la Oruga, de Paula Bonavita que en ese momento vivía en los Quilmes (Ruina de los Quilmes, Tucumán) y un libro de mandalas con textos de Xuan González. Yo, por mi parte, estoy más dedicado a ir puliendo este oficio que es la edición.
FM:- No está de más decir que somos una familia amante de los libros, cuando nos convocan a una feria o exposición vamos toda la familia. Muchas veces, los niños son nuestros guías en el próximo material, así que realmente trabajamos todos en la editorial.

Conocimos a la F.L.I.A (Feria del Libro Independiente y A.) y nos dimos cuenta que sí existían otras miradas, y eso nos animó para dar a conocer la nuestra.

– ¿Cómo van pensando el catálogo?
FM: –
Vamos guiándonos por las oportunidades que van apareciendo y que sentimos tienen afinidad con el espíritu de la editorial, que es acompañar al niño en el descubrimiento del mundo humano, de la naturaleza, los animales, la filosofía, la espiritualidad, el mundo de los sentimientos que son amplios y variados, multicolores. A su vez, también trabajamos con escritores e ilustradores que vayan hacia esta diversidad.
NR:- Nuestro catálogo en estos momentos está en un punto de crecimiento por el que estoy muy entusiasmado. A principio del año que viene estaremos publicando nuestra primera novela y también nuestro primer libro de poesía. Son libros que que tengo ganas de publicar desde hace mínimo dos años, pero recién ahora creo que tenemos la madurez y la experiencia para afrontar este desafío y presentar libros de una gran calidad, tanto en su contenido como en su diseño. Como verás, el catálogo está en nuestras cabezas y cuando editamos un libro tenemos otro en trabajo de diseño y dos más en mente. En cuanto a los lineamientos del catálogo estos tienen manos, pies y nombres: Nico y Flor.

-En esa dirección, ¿cómo entran en juego sus propios gustos?
NR:- Yo soy fanático del surrealismo, Artaud, Kafka, del realismo mágico americano, Kyuss, el flaco Spinetta, Deftones, Gorey, Rulfo. Flor es más espiritual y lectora de las artes secretas, del Tarot, Madre, compañera y Bruja. Todas las personas con las que trabajamos en estos años de seguro hemos compartido alguna de estas afinidades, sabiéndolo o no. Básicamente un dios los cría y ellos se juntan.

– Dentro del amplio mundo de las editoriales independientes, ¿cuál piensan que es el rasgo distintivo de Kala Ediciones?
FM:- Creo que el rasgo distintivo es la naturalidad con la que trabajamos y nos desenvolvemos. Naturalidad en la que confiamos y nos sostenemos. Aquella mediante la cual las palabras fluyen como río, las ilustraciones llegan como el viento, las ideas germinan como las semillas en la tierra y el libro nace como fuego.
NR:- Un rasgo que cuido y trabajo es que las ediciones sean hermosas, que te den ganas de tener el libro en tus manos. Creo que mi trabajo es que te den ganas de leer el libro y presentar el trabajo del autor de una forma bella. Me ha pasado de conocer libros con textos geniales, pero tener esa sensación horrible al abrir el libro y ver un bloque de texto con medio centímetro de margen como el contorsionista que iba al programa de Susana Giménez y se metía en una caja de cristal, veo eso en un libro y siento que me falta el aire. Un libro no debería trasmitir eso. Jamás.

Creo que mi trabajo es que te den ganas de leer el libro y presentar el trabajo del autor de una forma bella. Me ha pasado de conocer libros con textos geniales, pero tener esa sensación horrible al abrir el libro y ver un bloque de texto con medio centímetro de margen

-¿Qué desafíos plantea sacar una editorial infantil y juvenil? ¿Tuvieron alguna editorial o autores infantiles como referentes?
FM:- Creo que el desafío es mantenerse en el camino de la esencia. No perdernos de la naturalidad de la que hablamos antes y caer en lo estereotipado, en hacer algo por el solo hecho de que se va a vender. En quedarnos parados en el mismo lugar. Todo tiene movimiento, nosotros deseamos fluir en ese movimiento, que la editorial, los libros y las ideas sigan moviéndose, estando y circulando. En lo que es ilustración siempre encuentro referentes sobre el trabajo que voy haciendo. Ahora estoy trabajando en un proyecto con ilustraciones en blanco y negro y mis referencias son Pedro Mancini y los libros de Gorey.
NR:- Nosotros siempre nos presentamos como una editorial de libros para niños, jóvenes y adultos curiosos, creemos que todos pueden leer nuestros libros. Existe una discusión acerca de la literatura para niños y la literatura para adultos, nosotros no creemos en las moralejas y el simplismo en el lenguaje. Sí creo que la lectura es un aprendizaje, no todo lo que leemos lo vamos a entender en el momento, pero si un libro nos atrapa o si su mensaje tiene alma, volveremos a él, días, semanas, años luego para seguir con el aprendizaje. Cuando mi hija cumplió tres años, le regalé el librote con todas las tiras de Mafalda. Ya va a cumplir cinco y todavía me sigue pidiendo que le lea las tiras y a cada rato me pregunta que quiso decir Mafalda aquí y allá. Yo le explico y estoy seguro de que no termina de entender del todo, pero seguro que cuando los lea, ella misma volverá a descubrir a Mafalda, y cuando sea ya adulta volverá a releerla y seguirá sorprendiéndose como yo cada vez que vuelvo a leer esas geniales tiras. De adolescente, recuerdo las tapas de editorial Argonauta, Penguin, y las ediciones de los libros de Ray Bradbury de Minotauro. Seguramente estos recuerdos son referencias inconscientes en mi mente. Por último amo las ediciones de Libros del Zorro Rojo.

(Leer nota relacionada: La vuelta a Mafalda en 80 citas)


kala-ediciones-2


-En sus libros parece no subestimarse la capacidad lectora de un chico, dándole un rol bastante activo. ¿Qué opinan al respecto?
NR:- En nuestro último libro editado El libro del Cuco de Gastón H. Almada utilice para los párrafos de los cuentos el sistema de José M. Bordas, un sistema que consiste en dividir en dos partes iguales la línea corta y comenzar el siguiente párrafo con una mayúscula de doble altura. La primera línea del párrafo arranca, pues, a la altura del penúltimo renglón del párrafo precedente. Cuando estaba trabajando en la maquetación me preguntaron si no sería difícil para los niños leer con este sistema, a lo cual respondí que quizás sí, al principio, pero por qué no confiar en los chicos y en su poder de asimilar toda la nueva información tan fácilmente en lugar de darles todo masticado. No estoy en contra de los editores que cuidan de la fácil lectura de sus libros para niños, pero los niños no es que no leen porque existan libros difíciles de leer, no leen por el ejemplo de los adultos y por toda una maquinaria audio visual sin escrúpulos que nada le interesa de estos asuntos.
FM:- Los niños deben tener un rol activo. Interactuar con el objeto, tocarlo, olerlo, verlo, escuchar las veces que sean necesarias las historias para que las hagan parte naturalmente. Si quiero que mi hija lea, tengo que sentarme con ella a leer, tiene que verme leer. Si queremos que los niños lean, todos tenemos que accionar y tomar un rol activo.

Los niños deben tener un rol activo. Interactuar con el objeto, tocarlo, olerlo, verlo, escuchar las veces que sean necesarias las historias para que las hagan parte naturalmente.

(Leer nota relacionada: Editoriales Independientes #3 – Mágicas Naranjas: “Creemos que no hay que subestimar a los chicos”)

-En ese mismo sentido, las ilustraciones de sus libros también van en la misma dirección, enriqueciendo el contenido de los libros, otorgando nuevos sentidos y conformando pequeños libros objetos. ¿Cómo pensaron ese punto?
FM:-
Considero al libro como un todo, como un cuerpo humano, por lo tanto, las ilustraciones tienen la misma importancia que el texto. Al trabajar con un libro no pienso las ilustraciones como una copia del texto sino que sean complemento el uno del otro.
NR:- Salvo que se trate de un libro en el cual las ilustraciones las realice Flor, no interfiero en el trabajo creativo de los ilustradores. Desde luego que siempre trabajamos con personas de las cuales tenemos la más alta estima y confianza en sus criterios artísticos. Creo que el trabajo visual es muy fuerte en nuestras ediciones, o al menos siempre estoy pensando la forma de que lo visual apoye fuertemente al texto.

(Leer nota relacionada: Entrevista a Violeta Canggianelli: “Las experiencias de lectura se contagian”)

-¿Qué particularidades tiene plantear una editorial independiente pensada desde Cafayate, quizás un poco alejado de la Ciudad de Buenos Aires?
NR:- Particularmente tiene mucho viento en agosto, mucha agua en los ríos en verano y mucho desierto en invierno, el tiempo transcurre un poco más lento y si bien amamos el trabajo de edición, vivimos. Digo vivimos en el sentido de que no tenemos ese agite de la capital y, de vez en cuando, paramos la pelota unos meses y no hacemos nada relacionado a la editorial. Editamos tres libros por año. Por ahora es suficiente y lo disfrutamos. Por suerte, tenemos amigos libreros en Buenos Aires y podemos colocar libros al alcance de los lectores capitalinos. Cafayate es un pueblo turístico y una vez nos pasó algo muy loco. Un amigo nos invitó a comer porque había pasado una amiga suya a visitarlo y quería llevarse unos libros nuestros, el de La Anarquía Explicada a los Niños. Nos pareció genial, así que nos juntamos y, cuando estamos charlando, el novio de su amiga nos dice que tenía una librería en Buenos Aires. Entonces me doy cuenta de que era el librero de La Musaraña, Alejandro. Eso fue algo muy groso, nosotros somos fanáticos de La Musa, así que, desde ese momento, cuando tenemos algún libro-álbum se lo hacemos llegar. También tratamos de participar de todas las ferias que se realizan en el país, así fue que nos hicimos amigos de los chicos de La Coop, de Sebas Realini de Años Luz, y en estos momentos estamos formando un frente de editoriales del norte argentino junto a Alma de Goma Ediciones (Jujuy), Killa Producciones (Salta), Larvas Marcianas (Santiago del estero) Mini Bus y Gato Gordo Ediciones (Tucumán), así que muy pronto tendrán novedades nuestras en Buenos Aires.
FM:- También es algo novedoso una editorial aquí en Cafayate para la gente del pueblo, si bien hay una cultura de poetas, está más relacionada con la música y no tanto con la edición de libros. Cafayate es un lugar hermoso el cual tiene mucho para dar a conocer a través de su poesía y literatura.

También es algo novedoso una editorial aquí en Cafayate para la gente del pueblo, si bien hay una cultura de poetas, está más relacionada con la música y no tanto con la edición de libros. Cafayate es un lugar hermoso el cual tiene mucho para dar a conocer a través de su poesía y literatura.

-¿Cómo ven el panorama actual de las editoriales independientes tanto en Salta como a nivel país?
NR:- En Salta no existen muchas editoriales, se cuentan con los dedos de la mano. Lo que existen son muchas ediciones de autor.  A nivel regional vemos muchas editoriales. Este año estuvimos mucho por Córdoba y me sorprendió la cantidad de editoriales que allí se encuentran. Y aquí, más al norte, estamos empezando a organizarnos como te contaba anteriormente en un frente de editoriales: RELÁMPAGO. Ese será el nombre y ya estuvimos participando con stand en la última Feria del Libro de Santiago del Estero.


kala-ediciones-3


-¿Qué ventajas y qué desventajas ven en el hecho de ser independientes?
FM:- Creo que el ser independiente tiene que ver con tomar la responsabilidad de todas las decisiones y cada acción; moverse para lograr objetivos referido a todo: ideas, contactos, edición, impresión, distribución. La mayor parte de los libros los imprimimos y los encuadernamos nosotros, entonces tomamos realmente las riendas de esto, haciéndonos responsables de todo, incluso de las macanas.
NR:- De todas las posibles asociaciones que podemos hacer de la palabra independiente junto a la de editorial, yo me quedo con la romántica. Esa idea romántica de la editorial independiente que se esfuerza en encontrar a esos autores desconocidos y se esfuerza para que encuentren su público, editando joyas cuidadas en todos los detalles, y teniendo una relación más que amable con sus autores y lectores. Para mí estas serían las ventajas de no ser una de esas editoriales puramente resultadistas. En cuanto a las desventajas, creo que son las mismas para todas las editoriales que arranquen sin ninguna historia en el mundo de la edición, se denominen o no independientes: la difícil distribución.

De todas las posibles asociaciones que podemos hacer de la palabra independiente junto a la de editorial, yo me quedo con la romántica. Esa idea romántica de la editorial independiente que se esfuerza en encontrar a esos autores desconocidos y se esfuerza para que encuentren su público, editando joyas cuidadas en todos los detalles, y teniendo una relación más que amable con sus autores y lectores.

-La masificación de Internet y la colectivización de ciertos saberes gracias a nuevas tecnologías, ¿ayudaron al surgimiento de los sellos independientes para ustedes? Ya sea pensando en la producción, distribución y prensa de los libros.
FM:- Ayudan en que se den a conocer los proyectos que ya existen y aquellos que están naciendo. En cuanto a la colectivización de los saberes, mucho de lo que aprendimos fue a través de ese colectivo en red.
NR:- La independencia para mí tiene que ver con un compromiso con tu lugar en el mundo y ser lo más fiel posible a tus ideales (idea romántica de la edición). Aprender a usar Indesing te va a ayudar a maquetar, pero no a ser un buen editor, ni a llevar adelante una editorial. La edición es un oficio (yo aún dudo de decirme editor). La independencia no pasa porque imprimas en tu casa, ni porque distribuyas vos mismo los libros librería por librería, pasa por lo que publiques.

-Por último, ¿cuáles son sus próximos proyectos?
NR:- Estamos trabajando en la reedición de Mamá, Una Bruja Quiero Ser, de Flor Mariani; en nuestra primera novela de más de 300 páginas: Un buen lugar, de Francisco Vidhig (Salta); y en nuestro primer libro de poesía: La desatención de los temores supremos, de Angel Solís (Buenos Aires).


Contacto con Kala Ediciones

Facebook: Kala Ediciones
Web: www.kalaediciones.wordpress.com

¿Querés que tu editorial sea parte de la serie Editoriales Independientes?

Mandanos un mail a gustavo@laprimerapiedra.com.ar


Podés ver las ediciones anteriores de “Editoriales Independientes” acá


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Dejá tu comentario