La bicicleta verde

por Laura Verdile

Wadjda es una chica de diez años como muchas otras, que habita en los suburbios de Raid, capital de Arabia Saudita. Inocente y rebelde a la vez, de fuerte personalidad, la pequeña es reticente a aceptar las normas de una sociedad conservadora surcada de prohibiciones, que le niega un sueño simple pero escandaloso: una bicicleta. Y aunque con su deseo vienen las burlas y los retos que le recuerdan constantemente que es un juguete exclusivo para varones, Wadjda no duda en desafiar un poco las reglas para ganar el dinero suficiente que le permitiría comprar esa bicicleta verde de la que se enamoró desde el momento en que llegó a la puerta de la juguetería. La venta de pulseras a escondidas da paso a una opción mucho más eficaz y si se quiere “legal”: una competencia escolar en la que debe aprender a recitar el Corán para ganar a cambio mil riyals.

Pero Wadjda no es la única que busca abrirse paso entre los obstáculos del sistema. La película atraviesa además situaciones cotidianas que reflejan las contradicciones de una cultura tensionada entre los desvíos fugaces de la norma que son objeto de discriminación y condena. Así, se observa cómo la madre de Wadjda reprime sus deseos en los intentos por ser una esposa saudita perfecta y digna del amor de su marido, quien sin embargo es presionado para contraer matrimonio por segunda vez en un mundo poligámico. Las bodas arregladas, que roban la inocencia infantil y cercenan libertades adolescentes que en otros lugares del mundo se dan por sentadas. Un colegio estricto con reglas férreas, impartidas duramente por una directora que se presenta como la encarnación de la norma, pero sobre la cual se esparcen rumores que cuestionan su integridad y que no hacen más que resaltar la hipocresía adulta.

La bicicleta verde es la primera película de Arabia Saudita dirigida por una mujer, Haifaa Al Mansour. Integra personajes femeninos fuertes que no podrían haberse plasmado de no ser por la reveladora interpretación de Waad Mohammed, que con su mirada pícara pero también ingenua, logra capturar la esencia de la pequeña Wadjda y comprar la simpatía de la audiencia, mientras se pasea por las calles de Raid con su pelo por momentos descubierto y sus zapatillas de cordones violetas, desentonando ante la desaprobación y el reproche de los adultos. Tampoco se puede dejar afuera a Reem Abdullah, reconocida actriz de televisión en el mundo árabe, pero que se luce por primera vez en la pantalla grande, encarnando el papel de una madre determinada que evoluciona a lo largo de la película.

El filme retrata una historia sencilla y conmovedora, que de manera ingeniosa y sin ser demasiado incisiva, problematiza la intolerancia de una sociedad por momentos demasiado insoportable, en donde resultan inevitables las evasiones y las “pequeñas fugas” de los personajes, que no hacen más que expresar lo que la directora de la película llamó la necesidad de una “modernización inevitable y razonable” dentro de la cultura árabe.

Ficha técnica

Nombre: La bicicleta verde (Wadjda)

Dirección: Haifaa Al Mansour

Producción: Gerhard Meixner, Roman Paul

Guionista: Haifaa Al Mansour

Fotografía: Lutz Retemeier

Música: Max Richter

Montaje: Andreas Wodraschke

Diseño de producción: Thomas Molt

Intérpretes principales: Waad Mohammed, Reem Abdullah, Abdullrahman Al Gohani, Ahd. Papel, Sultan Assaf.

Duración: 98 minutos

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR