Entrevista a Martín Deus: “Construir la identidad sexual tiene mucho que ver con saber si hay más gente allá afuera”

por Laura Gómez

Mi mejor amigo es una película escrita y dirigida por Martín Deus, y protagonizada por Angelo Mutti Spinetta, Lautaro Rodríguez, Moro Anghileri y Guillermo Pfening. Se trata de una historia de amistad o de amor, dependiendo de la mirada que adopte cada espectador; o bien de una historia entre dos amigos devenida romance. Recientemente fue nominada al Premio Sebastiane Latino en el marco del Festival de San Sebastián (que distingue a las producciones LGBT más representativas), y además obtuvo el 1º premio en la categoría Cannes Écrans Juniors 2018 (cuyo jurado está compuesto por adolescentes). La Primera Piedra charló con Martín Deus.


Martín Deus asegura que la adolescencia es una etapa de la vida a la que siempre vuelve porque como autor lo obsesiona bastante. Cuenta que el origen de la idea para su proyecto proviene de un encuentro que forma parte de su experiencia personal: “Tuve la oportunidad de conocer a un amigo que adoptó y crió a muchos chicos humildes que tenían problemas en sus casas o conflictos con la ley. Solíamos jugar al fútbol y siempre traía ‘hijos nuevos’, hasta que un día me decidí a preguntarle quiénes eran y me contó que se quedaban en su casa transitoriamente con el consentimiento de sus familias, aunque no de un modo sistemático”.

— ¿Cómo fue esa experiencia al conocer a estos chicos en situaciones vulnerables?

— Fui haciéndome amigo de muchos de ellos. Inmediatamente me pareció gente encantadora: buenas personas, buenos amigos, responsables, respetuosos, en la dinámica hogareña ayudaban muchísimo. Después pasó que me fui enterando de algunas de sus historias y no podía asociar eso con la imagen que tenía de ellos. Para mí fue una gran enseñanza descubrir a estas personas que la sociedad vive juzgando. Lo único que necesita alguien que está pasando por un momento difícil es amor y que alguien les dé un poco más de bola.

Empecé a descubrir que había mucha gente que buscaba material de temática gay. Creo que el proceso de construcción de la identidad sexual tiene mucho que ver con saber si hay más gente allá afuera, con esta necesidad de encontrar historias o gente con experiencias similares.

Mi mejor amigo es esencialmente una historia de amistad/amor, pero también es un retrato cinematográfico de personajes; se trata del encuentro entre dos adolescentes que provienen de mundos muy distintos: Caíto (Lautaro Rodríguez) es el adolescente problemático que, en plena huida de esos dramas, llega a la casa de Lorenzo (Angelo Mutti Spinetta), un chico de clase media sin demasiados problemas a simple vista, pero con algunos conflictos a la hora de relacionarse con sus pares.



— ¿Cómo apareció el personaje de Lorenzo?

— Eso surgió en cuanto empecé a preguntarme cómo sería la mirada de un chico de otra clase social y de un contexto familiar más similar al mío; cuál sería el juicio sobre un chico con problemas y si estaría dispuesto a dejar esos prejuicios para tratar de acompañar al otro desde un lugar más humano.

— ¿Cómo trabajaste el contrapunto entre los dos personajes?

— Bueno, hay un personaje que llega con problemas y es más fácil entenderlo porque es el que necesita de los demás: Caíto necesita que lo ordenen, que lo acompañen después de haber vivido un episodio traumático, que lo contengan y le den una rutina, una ocupación. Pero para que esta película no se convirtiera en un relato meramente paternalista, al momento de la escritura empezamos a preguntarnos: ¿y qué pasa si el personaje con problemas también tiene algo para enseñar?

En Angelo hay algo fotogénico que es muy interesante. Creo que es alguien que te hace sentir que tiene algo ahí adentro y no podés terminar de saber qué es: se ve que tiene un mundo interior muy rico y lo protege. Eso genera mucha intriga porque uno siempre quiere conocer al tímido, ¿no?

— En la presentación, uno de los productores nos comentaba que Lautaro Rodríguez fue un descubrimiento tuyo. ¿Cómo llegaste a este actor?

— A mí me asusta un poco ese rótulo de “descubridor”. Pienso que si yo no lo hubiera encontrado, otro lo habría hecho en mi lugar. Lautaro es una persona con mucho carisma e irradia algo hermoso porque es una persona buena y con una mirada muy aguda e interesante sobre las cosas. Aún así, la elección se dio de manera muy azarosa: apareció en una foto en Facebook al lado de otra persona. Ni siquiera se dedicaba a la actuación sino a los tatuajes, aunque tiempo después me enteré de que ya había cierto interés por el mundo del arte.


Sin dudas Martín Deus tomó un riesgo importante al elegir a un actor sin formación para su ópera prima. No obstante, después de cuatro meses de entrenamiento y un sólido compromiso por parte de Lautaro Rodríguez, los esfuerzos y la osadía dieron sus frutos. “Él no tiene miedo a que le salgan mal las cosas y está dispuesto a hacerlas cien mil veces hasta que salgan bien: no entra en crisis, no se lamenta ni hace berrinches como tantos actores”, celebra Deus.

— ¿Y en el caso de Angelo cómo fue la convocatoria?

— Un amigo mío que es actor estaba al tanto de que buscaba a uno de los personajes para mi película y me lo nombró. Después encontré un corto en el que había trabajado, y con él sucede algo muy loco porque a lo largo de toda su filmografía fue creciendo muchísimo, a pasos agigantados, entonces resultaba muy difícil evaluarlo. De todos modos hay algo fotogénico en él que es muy interesante. Creo que es alguien que te hace sentir que tiene algo ahí adentro y no podés terminar de saber qué es: se ve que tiene un mundo interior muy rico y lo protege. Eso genera mucha intriga porque uno siempre quiere conocer al tímido, ¿no?

Leé la crítica a Mi mejor amigo

Lautaro es una persona con mucho carisma e irradia algo hermoso porque es una persona buena y con una mirada muy aguda e interesante sobre las cosas. Aún así, la elección se dio de manera muy azarosa: apareció en una foto en Facebook al lado de otra persona.

— Ganaron algunos premios. Contanos un poco sobre eso.

— Sí, la peli se estrenó hace relativamente poco así que no estuvo en muchos festivales todavía. Pero estuvo nominada a dos premios muy importantes, y uno de ellos lo ganó: estuvimos nominados al Sebastiane Latino a la Mejor Película Latina de Temática LGBT en el marco del Festival de San Sebastián, y ganamos el primer premio en una sección del Festival de Cannes que se llama Écrans Juniors (Pantalla Juvenil).

— ¿Qué rol creés que tiene la ficción y el cine en particular con respecto a estas temáticas en torno a la identidad de género y a la diversidad sexual?

—Cuando apareció YouTube empecé a subir muchos de mis cortos a esta plataforma y algunos materiales produjeron un boom de visitas. Muchos de los interesados eran gente dedicada al cine, pero otros se acercaban específicamente por la temática. Empecé a descubrir que había mucha gente que buscaba material de temática gay. Creo que el proceso de construcción de la identidad sexual tiene mucho que ver con saber si hay más gente allá afuera, con esta necesidad de encontrar historias o gente con experiencias similares.



— Hoy hay una necesidad de representación también en las pantallas, ¿no?

— Sí. Te cuento mi experiencia, por ejemplo. Yo tengo 38 años, egresé del secundario en 1997, fui al Colegio Nacional de La Plata que tenía miles de alumnos. Pero a los 17 años yo no conocía ni un solo gay. No había. ¿Dónde estaban? (Risas). Después aparecieron, pero en mi entorno no había y tampoco existían representaciones: ni películas, ni ficciones en la tele. Entonces había rumores del peluquero de la esquina o cosas así, y si había ejemplos eran señalados por el entorno de manera muy negativa. Aceptarte como gay era un proceso muy complejo porque —más allá de lo que sintieras— no sabías ni cómo era.

— En el terreno de la ficción no existe punto de comparación porque siempre prima la historia de amor heterosexual entre hombre y mujer, ¿no?

— Es muy violento tener que empezar de cero, tener que entender qué te pasa sin tener el más mínimo ejemplo ni nadie que te diga: “Tranquilo, no sos tan raro ni sos un fenómeno de la naturaleza, hay un montón de gente como vos”.

— En ese punto la ficción puede ayudar mucho.

— Definitivamente ayuda. Cada forma de amor tiene sus particularidades, entonces está bueno que estén estas historias no sólo para descubrirse a uno mismo, sino también para dejar de lado muchos prejuicios del resto y allanar el terreno para que pueda hablarse cómodamente de estas cosas.


FICHA TÉCNICA
PENSA & ROCCA CINE – OH MY GÓMEZ! FILMS
con apoyo del INCAA presentan “MI MEJOR AMIGO”
Protagonizada por ANGELO MUTTI SPINETTA – LAUTARO RODRÍGUEZ – MORO ANGHILERI – Y GUILLERMO PFENING
Guión y Dirección MARTÍN DEUS
Dirección de Fotografía SEBASTIÁN GALLO
Dirección de Arte JIMENA SOLDO
Vestuario JIMENA LABRAÑA
Dirección de Sonido PAQUIDERMO POST
Diseño de Sonido MAXIMILIANO GORRITI
Montaje ALBERTO PONCE (S.A.E.)
Efectos Visuales NICOLÁS TARELA
Música original MARIANO BARRELLA
Casting JULIA GESTEIRA
Maquillaje y Peinado ANDREA CARBONELL
Productor Asociado FEDERICO GODOY
Asistente de Dirección MARIANO BIASIN
Dirección de Producción PABLO INGERCHER
Producción Ejecutiva DANIEL PENSA – MIGUEL ANGEL ROCCA
Productores DANIEL PENSA – MIGUEL ANGEL ROCCA – PABLO INGERCHER
Formato de proyección: DCP 2K – sonido 5.1
Duración: 90 min
Inicio de rodaje: enero de 2017
Escenarios de filmación: Ciudad de Buenos Aires / Los Antiguos, Pcia. de Santa Cruz

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

2 Comentarios

Mi mejor amigo: amor o amistad, según el cristal 9 noviembre, 2018 - 01:28

[…] Leé la entrevista a Martín Deus […]

Responder
5 películas nacionales que deberías haber visto en 2018 28 febrero, 2019 - 01:15

[…] Leé nuestra Entrevista a Martín Deus […]

Responder

Dejá tu comentario