Reseñas Caprichosas – “Todo lo que sabemos del cielo” de Patricia Foglia: fiestas que esconden despedidas

por Gustavo Yuste

Los poemas que conforman Todo lo que sabemos del cielo (Caleta Olivia, 2018) de Patricio Foglia son una autopista hacia los recuerdos que van conformando la muralla de la cotidianidad. Con un registro sincero y un estilo directo, los versos del autor entremezclan presente y pasado, donde siempre es imposible saber en qué segundo empiezan los momentos que nos van a marcar de por vida.



Sobre el autor

Patricio FogliaPatricio Foglia Nació en Buenos Aires, en 1985. Publicó Temperley (En el aura del sauce, Subpoesía, 2011) ; Lugano 1 y 2 (Viajero Insomne, 2014), La Escafandra (Mágicas Naranjas, 2015) y Tokio (Caleta Olivia, 2016).  Compiló y prologó, junto con Marcelo Díaz, la antología de poesía y ciencia ficción argentina Los Fuegos de Orc. Coordina el sitio www.malonmalon.com.ar.

(Leer nota relacionada: Editoriales Independientes #4 – Caleta Olivia: “De a poco surgen nuevas voces o editoriales que trabajan para que sea todo más federal”)


Fiestas que esconden despedidas

¿En qué lugar exacto empieza el cielo? ¿Dónde termina? ¿Cuál es el segundo exacto en el que una situación nace y nunca más va a morir? ¿Qué tanto de presente hay en nuestra cotidianidad y cuánto de pasado? Esas son algunas de las preguntas que deja entrever Todo lo que sabemos del cielo (Caleta Olivia, 2018), último libro de Patricio Foglia, donde los recuerdos pueden alimentar a la fuerza del presente o despertar la angustia siempre latente.

“Es domingo y no hay para mí/ un lugar a dónde llegar”, se puede leer en el primer poema del libro y ese tono de incertidumbre, de corrimiento de las fronteras espaciales, temporales y sentimentales va a mantenerse a lo largo de todo el poemario. A veces partiendo de planteos más abstractos y, con más frecuencia, en situaciones comunes y corrientes, se busca el sentido perdido de las cosas hace ya mucho tiempo. Un ejemplo: “y últimamente mi vida es un supermercado chino/ mientras de fondo se escucha pop coreano”. 

Resulta interesante rastrear en Todo lo que sabemos del cielo ese diálogo constante entre una angustia casi preexistente y la contemporaneidad y fugacidad del universo pop de los tiempos que corren. Así cómo la tristeza no puede entrar en la inmensidad del cielo, la alegría puede encontrarse en los tres minutos de una canción de alta circulación en las distintas FM. Después de todo, escribe el autor: “ni vos ni yo/ sabemos cuál es/ el momento exacto en dónde todo empieza”. 




Patricio Foglia, además, logra en este libro introducir al lector al ritmo que él propone, donde los días pueden pasar del letargo a la velocidad crucero en cuestión de segundos: con la misma parsimonia con la que se acomodan las compras en la alacena, se puede responder a las urgencias que esperan detrás de una llamada telefónica. Ante ese panorama incierto, es fácil verse desbordado por momentos: “Dios mío que de verdad/ los muertos entierren a los muertos/ por favor esta noche quiero dormir/ un rato más aunque sea”. 

Todo lo que sabemos del cielo, en definitiva, es un poemario honesto y directo, donde no se encuentran respuestas, sino más interrogantes que nacen de la propia experiencia. La vida podría verse, después de leer este libro, como una fiesta constante que en realidad esconde despedidas todo el tiempo. Una suerte de celebración forzada que por momento logra convencernos pero el efecto nunca dura lo deseado y que se acaba abruptamente cuando los invitados agarran sus abrigos y empiezan a despedirse.



Leé otras Reseñas Caprichosas acá


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR