Reseñas Caprichosas – “Congreso 12 am” de Araceli Lacore: lo poético es personal

por Gustavo Yuste

El poemario Congreso 12 am (Peces de ciudad, 2017) de Araceli Lacore propone un intercambio constante y fluido entre lo personal, lo político y lo poético. Con la misma determinación que se quiere o se olvida, también se puede dejar en claro una posición sobre las cosas que suceden a nuestro alrededor. Con un estilo concreto y breve, hay un tono desafiante que envuelve a todo el libro. 



Sobre la autora

araceli lacoreAraceli Lacore nació en Azul, provincia de Buenos Aires, el el 19 de febrero de 1985. Es profesora de inglés y traductora literaria. Bajo el sello Peces de ciudad también publicó el poemario El viaje .


Lo poético es personal

¿Cómo nombrar lo que duele? ¿Cómo mezclar los mundos personales, políticos y poéticos para nombrar lo que ya no está o lo que perdura pero lastima? El poemario Congreso 12 am (Peces de ciudad, 2017) de Araceli Lacore propone una frontera fina y flexible al respecto, donde un tono desafiante se deja entrever a lo largo de sus versos breves y concretos, como si el amor fuera una forma de sentar una postura ante lo que nos rodea.

En la semana te veo/ y prendemos fuego la tierra/ apenas te mire un ojo”, escribe la autora, demostrando lo que será una marca de Congreso 12 am: la potencia en espacios reducidos, la condensación en versos cortos y poemas breves. En esa misma dirección, se puede leer: “Los pies,/ los pies son traicioneros./ Pueden llevarte/ adonde no querés ir”. O también: “Los peores escenarios/ para el fin del amor,/ son todos”.



Lo político y lo personal conviven en este libro, utilizando como vehículo el tono desafiante que propone Lacore en sus poemas. “La ley de tu selva,/ me vale madre”, escribe la autora en esa dirección. Lo mismo sucede con estos versos, aunque en un registro diferente: “No sé/ como explicar/ estas ganas terribles/ de empapar la tierra/ a pura lágrima”, escribe la autora. Con la misma intensidad que se habla de un amor, de una despedida o de un resentimiento, también se puede dar constancia que el mundo no da los resultados que se esperan.

En ese sentido, la alusión al poema de Julio Cortázar “Hablen, tienen tres minutos” es un claro ejemplo de esa fusión que ocurre dentro del terreno poético sobre lo privado y lo público. “La música se dice,/ el amor se dice,/ el dolor se dice,/ lo oculto,/ debe,/ decirse”, puede leerse. Lo mismo se aprecia en uno de los fragmentos más potentes de Congreso 12 am: “Tomé el lápiz/ para no tomar el arma/ que mi padre guardaba en el placard/ y así evitarme/ varias miserias”. 

(Leer nota relacionada: La vuelta a Julio Cortázar en 80 citas)

No es casualidad, entonces, que el libro termine con un mensaje breve, contundente, y que puede ser leído en varias direcciones: “Estamos solos/ y así nos vamos”. En el medio, la poesía aparece como una forma de acompañamiento en esa incertidumbre que significa buscar sentidos al mismo tiempo que los sentimientos desordenan todo a su paso.


Leé otras “Reseñas Caprichosas”, acá

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR