La unión hace la fuerza: trabajadores despedidos se suman a la movilización del 21 de febrero

por Redacción La Primera Piedra

Trabajadores despedidos del Estado se reunieron en el Encuentro de Trabajadores en Lucha para establecer las mejores vías para organizar la lucha contra el ajuste y visibilizar su reclamo. Tras haber participado del paro convocado por ATE y CTA, marcharán todos juntos en la movilización de la CGT del miércoles 21 de febrero. La organización permite mostrar que los despidos no se tratan de casos aislados, sino de un ajuste del Estado que perjudica a todos los sectores trabajadores.



Este miércoles 21 de febrero se realizará una movilización multitudinaria de los sectores trabajadores contra las políticas económicas implementadas por la gestión de Cambiemos. La marcha convocada por Hugo Moyano fue rápidamente difundida entre los trabajadores que han sufrido los despidos y el ajuste cada vez más brutal para el sector industrial.

Lejos de tratarse de la “marcha de Moyano” como titulan los medios más concentrados de la comunicación, la movilización del 21F se trata de una medida que los sectores obreros han tomado como repudio a las políticas económicas de un gobierno que sigue perjudicando a los trabajadores en todo el país. Tampoco se trata de una apuesta para ver que dirigentes sindicales acompañan o no el reclamo, como intentan hacer creer en los mismos medios, porque rara vez la dirigencia sindical se encuentra del lado de los más desfavorecidos.

El Encuentro de Trabajadores en Lucha tuvo como anfitriones a los trabajadores del hospital posadas que vienen resistiendo los despidos desde el mes de enero. Allí concurrieron representantes de la Fábrica Militar de Azul (Fanazu), la mina de Río Turbio, el Ingenio La Esperanza de Jujuy, INTI, Aceiteros de Rosario, el Diario Hoy de La Plata, Cresta Roja, PepsiCo, docentes de Suteba, la metalúrgica Stockl, tercerizados de Latam y los estatales bonaerenses de la Unión Ejecutora Provincial (UEP) de La Plata, entre otros, como se puede leer en Página/12.

Los trabajadores despedidos por el Estado pero también del sector privado establecieron las mejores vías para organizar la lucha contra el ajuste y visibilizar su reclamo. De esta forma, acordaron profundizar el esquema de organización de los trabajadores que viven los conflictos laborales en carne propia, marchar el próximo miércoles en una columna independiente en la movilización que convocó Hugo Moyano y, a su vez, realizar una jornada de lucha el próximo 28 de febrero.

Este encuentro y el fortalecimiento de la organización de los sectores obreros que no han dejado de perder derechos desde la llegada de Mauricio Macri al poder, permite demostrar que los despidos no se tratan de casos aislados. La vulnerabilidad laboral a la que se ven enfrentados es parte de un ajuste estructural del Estado y de políticas económicas que perjudican a todos los sectores trabajadores.

La movilización del 21 de febrero, entonces, lejos de tratarse de una movilización organizada por una dirigencia sindical que busca rédito político, tendrá como protagonistas centrales a los trabajadores despedidos más emblemáticos de estos últimos dos años, con el único objetivo de frenar este deterioro de las condiciones de trabajo en todos los sectores y contra los despidos masivos.



También te puede interesar:

Despidos en el Hospital Posadas: salud pública en emergencia
Cambiemos trabajo por desempleo: 6.639 despidos en enero
En el INTI no sobra nadie: 254 despidos y el valor de la resistencia

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Dejá tu comentario