Un Pañuelazo para que el aborto legal sea ley

por Giuliana Sordo

El grito por el aborto legal inundó el Congreso de la Nación con pañuelos verdes. Este lunes 19 de febrero, el “pañuelazo” convocado por la Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito movilizó a miles de mujeres y varios hombres a salir a las calles. Las distintas generaciones, con gran presencia de adolescentes y jóvenes, que poblaron la plaza frente al edificio nacional reclamaron una vez más por un derecho que sigue siendo negado a las mujeres. Por séptima vez se presentará el proyecto para que el aborto, en cualquier circunstancia, sea ley y deje de ser una de las deudas pendientes de la democracia. (Fotos: Lucía Prieto)



El símbolo que instaló la Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito del pañuelo verde con la consigna se vio reproducido de diversas formas: en banderas, colgados en las mochilas, cubriendo los cuellos o los pechos de las mujeres que lo cargan con orgullo. Con los puños en alto. El pañuelazo convocado buscaba visibilizar nuevamente un reclamo por la despenalización, la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo y la decisión soberana sobre el propio cuerpo de las personas con capacidad de gestar.

La convocatoria pactada a las 18 horas ya había superado las expectativas minutos antes de que comenzara. Miles de jóvenes se aglutinaron frente al Congreso para conseguir el anhelado pañuelo, porque es muy difícil lograrlo dado que las convocatorias para exigir este derecho cada vez son más multitudinarias y las cantidades limitadas. Así se todos los pañuelos en 10 minutos y antes del horario señalado.


Foto: Lucia Prieto


Ni las organizadoras previeron tal cantidad de gente por lo que la convocatoria desbordó el acto central en el que fueron pasando diversas referentes del feminismo y legisladoras que asumieron el papel de defender el proyecto dentro del edificio nacional. Este proyecto para que el aborto legal, en cualquier circunstancia, sea ley será presentado en una sesión especial el 8 de marzo, el día del Segundo Paro Internacional de Mujeres, por séptima vez.

Desde el año 2005, la Campaña por el Derecho al Aborto presenta una y otra vez el proyecto con las modificaciones que se adaptan a las conquistas del movimiento de mujeres año a año. Sin embargo, los proyectos pierden estado parlamentario por la falta de voluntad política que se refleja al interior del Congreso por parte de la mayoría de los partidos políticos con la excepción de algunas y algunos dirigentes.

Un grito que pasa de generación en generación

La marea verde con el Congreso de fondo, a pesar de tener ese color que la unificaba, era muy diversa. Allí estaban todas. Adultas, jubiladas, jóvenes, trabajadoras sexuales, abogadas, juristas, diputadas, periodistas, escritoras y un largo etcétera de mujeres diversas. Niñas y adolescentes con purpurina y colores para manifestarse por un derecho necesario. Con pañuelos, con carteles, con los brazos en alto las jóvenes seguían el ritmo de la movilización convencidas de estar allí.


Foto: Lucía Prieto


Esa fuerte presencia de la generación más joven fue emocionante. Frente al reclamo por la necesidad de decidir sobre el propio cuerpo, las voces de adolescentes y jóvenes se hicieron sentir muy fuerte. Cuando la Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito comenzó con su trabajo hace más de 12 años, era difícil imaginar una plaza llena de la presencia de las mujeres más jóvenes.

Sin embargo, el feminismo viene dando una dura pelea en la sociedad en la que cada año el movimiento de mujeres es más inmenso y las generaciones más jóvenes se van sumando a un movimiento diverso en edad y en sectores sociales. Así, también se ve reflejado en una de las consignas más fuertes de cara al Segundo Paro Internacional de Mujeres del 8 de marzo: sin Aborto Legal, no hay Ni Una Menos

También muchos hombres se acercaron a manifestar en reclamo por un derecho que les es negado a las mujeres de cualquier rama laboral, edad y clase social, sin embargo, las que mueren siempre son las más vulnerablesSon muy pocas las mujeres que tienen la posibilidad de elección y el dinero para pagar un consultorio privado que les garantice las condiciones de salubridad necesarias para salir vivas de allí o quienes pueden conseguir Misoprostol, las pastillas recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Las que no, arriesgan su vida en alguna sala clandestina.

(Leer nota: ¿Qué es el misoprostol?)

La cifra de muertes, solo en 2017, ronda entre 150 y 300. Para dejar en claro, la discusión no es si las mujeres pueden abortar o no, porque los abortos ya se realizan (cada año abortan alrededor de 500 mil mujeres en todo el país). El reclamo por el aborto legal, seguro y gratuito exige que la posibilidad de decisión sobre continuar o no con un embarazo deje de ser un privilegio de quienes pueden pagar su derecho, pero también es un grito para que dejen de morir las mujeres pobres por la ausencia estatal.

(Leer nota: Un pañuelazo por el aborto legal: ¿por qué es una cuestión de salud pública?)


Foto: Lucía Prieto


Una reclamo que es un grito mundial

En el día de ayer, en redes sociales, el hashtag #AbortoLegalYa fue tendencia internacional. Al igual que la convocatoria al Segundo Paro Internacional de Mujeres que se vive en las calles pero también en las redes sociales, la unión y las redes de mujeres de todo el mundo que se juntan para poner al feminismo como un actor central a nivel mundial, se vive cada vez con mayor intensidad.

En los países en los que el aborto es legal, seguro y gratuito no solo los índices de mortalidad materna bajan sino también que los abortos que se practican disminuyeron considerablemente. Por el contrario, mientras los gobernantes en varios países siguen ignorando el reclamo del movimiento de mujeres a los Estados que no garantizan el aborto como un tema de salud pública, las pobres van a seguir muriendo en todo el mundo.

El movimiento de mujeres está avanzando y será muy difícil que quienes tengan que discutir el proyecto dentro del Congreso Nacional lo ignoren. Son las generaciones más jóvenes las que están participando más activamente en un grito en el que “todas abortamos, desprotegidas y sin leyes” y para que “el aborto sea legal”, como se escuchó en el Pañuelazo. La libertad de decisión de las mujeres es un debate urgente en Argentina y en todo el mundo.



También te puede interesar:

Aborto legal, seguro y gratuito: el grito del 2017
La lucha por el aborto legal, seguro y gratuito: ser dueñas de nuestro cuerpo
El protocolo para el aborto no punible: ¿cuál es la situación en Argentina?
5 lugares comunes sobre el aborto que afectan los derechos de las mujeres
La lucha por el aborto en Sudamérica: ¿qué dicen las leyes en cada país?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR