Reseñas Caprichosas – “Penúltimo sosiego” de Juan Manuel Fonrouge: la búsqueda de la palabra precisa

por colaboradores

Penúltimo sosiego (Clara Beter ediciones, 2017) es el primer libro de Juan Manuel Fonrouge. Los poemas que lo conforman, sin título ni numeración, pueden entenderse como varias series o como un solo conjunto que comparte ejes y características comunes: el uso preciso del lenguaje, la búsqueda de una verdad en el silencio, y la insistencia sobre ciertos tópicos hasta agotarlos. Con un tono que no queda anclado a su época, el poemario puede dejar al lector con la sensación de que pudo haber sido escrito hace años, o bien escribirse dentro de varias décadas.

Por Tamara Grosso*


Sobre el autor

Juan Manuel FonrougeJuan Manuel Fonrouge nació en Florida, provincia de Buenos Aires, en 1982. Es músico. Practicó teatro, integró proyectos musicales y cursó en las carreras de Edición en la Universidad de Buenos Aires y Gestión Cultural en la Universidad Nacional de Tres de Febrero. Actualmente estudia Música Popular en el Espacio Memoria y Derechos Humanos.


La búsqueda de la palabra precisa

Penúltimo sosiego (Clara Beter ediciones, 2017) es un libro que invita a detenerse en cada verso o estrofa, a releer y así intentar descubrir el sentido preciso y cuidadosamente planeado de cada palabra dentro del todo. Como si se hubieran buscado con esfuerzo los términos adecuados para dar forma a lo que quería decirse, sin prisa y dándole el tiempo necesario a la escritura para que apareciera la palabra justa.

“Quisiera comprobar / una vez más si el infinito / es verdaderamente inapelable”, escribe Fonrouge. Ese “una vez más”, o la insistencia, caracterizan a la perfección su escritura. El autor insiste en los temas abstractos y universales, como el regreso, la soledad o la búsqueda interior, como si agotarlos o llegar a una verdad detrás de ellos fuera posible. Y esa insistencia sobre las palabras y los temas se repite en la forma: al avanzar en la lectura, el lector puede advertir que la pregunta por la forma siempre estuvo presente, quizás a veces desde antes de que aflorara un significado.


penultimo-2


Las imágenes, cuando aparecen, son también universales y austeras. “Lavo mis manos / con tierra fértil / se quita lo mustio” o “derramo fuego / sobre agua turbia / y reluce un astro / en las postrimerías / de la transparencia”, son algunas de esas fotografías de lo inasible que llevan a lo concreto la búsqueda abstracta del poemario. Mientras que las imágenes quedan abiertas a la interpretación, algunas declaraciones son contundentes: “Trastocar el vicio: asumir paredes existan o no. / Amar a mansalva / la única forma de amar”.

Ante la ausencia de marcas o rastros de la época, el lector puede tener la sensación de que se encuentra ante un texto que tiene la capacidad de trascender. Podría haber sido escrito en otro tiempo, o podría leerse en un futuro lejano, sin que perdiera vigencia: su búsqueda trasciende a un tiempo o lugar en particular. Hacia el final del libro, se logra causar el efecto en el lector de que algo en esa búsqueda quedó cerrado.


Leé otras “Reseñas Caprichosas”, acá

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Dejá tu comentario