A Higui la sacamos entre todxs del Penal de Magdalena

por Alejandra M. Zani

“A Higui la liberamos entre todas”. El pedido de libertad para Eva Analía de Jesús, más conocida como Higui, fue una de las principales consignas de la movilización de #NiUnaMenos, llevada a cabo el pasado sábado 3 de Junio. El 1 de junio, la Justicia dispuso su traslado al Penal de Magdalena, con régimen cerrado. Ante esta medida se convocó a una concentración frente a la Cámara de Apelaciones de San Martín para el próximo jueves 8 de junio a las 11 hs, para exigir “¡Libertad y absolución para Higui!”. Más información en la siguiente nota. (Foto de portada: Gustavo Yuste)


El 16 de octubre de 2016, Higui intentó defenderse de diez hombres que intentaron violarla, primero, por ser mujer, pero también por ser lesbiana y pobre . Ella, de 42 años, sola frente a diez agresores que intentaron abusarla y que la amenazaron de “violación correctiva” por ser lesbiana,  logró asestar un puntazo a uno de sus agresores en legítima defensa.

(Leer nota relacionada: “Higui: presa por mujer, lesbiana y pobre”)

“Vas a conocer lo que es bueno”, contó Higui que le decían mientras la golpeaban. “Sos una tortillera. Sos una puta. Te voy a hacer sentir mujer. Te vamos a empalar, tortillera”, le gritó el agresor que intentó violarla, la tiró al piso y le rompió los pantalones y el bóxer.  La promesa efectiva de una violación correctiva, de otro femicidio. Higui llegó a la cárcel desfigurada e inconsciente. Ningún médico la revisó antes de llevarla presa. Ya van ocho meses de su detención en el Destacamento Femenino de Villa Maipú. La Justicia no sólo rechazó su pedido de excarcelación, sino que la trasladaron al Penal de Magdalena.

Ser lesbiana en un barrio pobre, caminar el lesbianismo en espacios públicos y sin pretensiones de convertir el cuerpo en culturalmente hegemónico, todavía hoy, justifica el abuso machista en amplios sectores de la sociedad y avala la idea de muerte.

La abogada de Higui, Raquel Hermida Leyenda, denunció varias irregularidades en torno a la causa, como la cadena de custodia de la ropa que la mujer tenía puesta el día del hecho. “No sabemos si había en esas prendas ADN o algo que nos hubiera confirmado lo que dijo Higui en la indagatoria“, explicó a la prensa. La defensa insiste en que se trató de un caso de legítima defensa.

En mayo de este mismo año, el propio arquero colombiano, René Higuita, que se enteró de que el apodo de Eva Analía de Jesús surgió de su fanatismo por él, dio a conocer a sus seguidores de Twitter la historia de Higui y comentó: “No es que esté de acuerdo con la justicia por mano propia, pero creo que ella tenía la necesidad de defenderse tras el brutal ataque no de uno, sino de varios hombres, y estoy convencido de que de no hacerlo, la víctima hubiera sido ella”.


FOTOREPORTAJE: NI UNA MENOS Y UNA NUEVA MARCHA PARA QUE SE CAIGA EL PATRIARCADO

Foto: Gustavo Yuste

Ser lesbiana por fuera de los límites socialmente establecidos por una sociedad heteropatriarcal sigue siendo complicado. Caminar por los márgenes del conservadurismo heterosexista, que castiga la sexualidad disidente cuando no se esconde en el ámbito privado, que persigue a la diversidad en la calle y que niega la construcción de la sexualidad y la corporalidad femenina si no es para el placer del hombre, sigue estando prohibido. Ser lesbiana en un barrio pobre, caminar el lesbianismo en espacios públicos y sin pretensiones de convertir el cuerpo en culturalmente hegemónico, todavía hoy, justifica el abuso machista en amplios sectores de la sociedad y avala la idea de muerte.

La movilización del sábado dejó en claro que la respuesta a una Justicia que aún es machista es la movilización feminista. Este jueves a las 11 hs., en Ricardo Balbín 1753, San Martín, invitamos a acompañar a la familia de Higui en la respuesta que la Cámara de Apelaciones de San Martín dará al pedido extraordinario de su excarcelación. ¡A Higui la liberamos entre todxs!

#LibertadParaHigui

También te puede interesar:

TESTIMONIOS DE LA MARCHA POR NI UNA MENOS: “HOY LAS CALLES SON DE LAS MUJERES”

NI UNA MENOS: NO DEJAR DE GRITAR CONTRA LA VIOLENCIA MACHISTA

Una mujer muere cada 18 horas en Argentina, pero se sigue cuestionando al feminismo

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Dejá tu comentario