“Los trabajadores de AGR-Clarín vamos a seguir luchando desde el acampe”

por Giuliana Sordo

Tras 83 días de lucha dentro de la planta de Artes Gráficas Rioplatenses (AGR), los trabajadores de AGR-Clarín mantienen sus reclamos contra el grupo mediático más concentrado, y beneficiado durante el gobierno macrista, con un acampe en la puerta del taller gráfico. La fábrica desalojada por un espectacular operativo de las fuerzas de seguridad tras orden de la justicia, ahora, se encuentra custodiada por personal de seguridad a cara tapada. ¿Cuál es el significado de esta lucha en un contexto de ajuste y represión? (Foto de portada: Ber Cornejo)



El viernes 7 de abril, tras la confirmación de la orden de allanamiento y desalojo de la planta gráfica AGR-Clarín, proveniente del juzgado penal Nº14 a cargo del Juez Pablo Casas, y la militarización montada por la Policía y Gendarmería, los trabajadores desalojaron pacíficamente la fábrica ubicada en el barrio porteño de Pompeya. El taller estaba ocupado desde hacía 83 días por sus trabajadores, luego del lock out impuesto por la empresa, es decir, “cerrar de la noche a la mañana y hacernos un paro a nosotros”, tal como comentaron los trabajadores a La Primera Piedra tras el primer mes de toma. 

El viernes 7 de abril, tras la confirmación de la orden de allanamiento y desalojo de la planta gráfica AGR-Clarín, y la militarización montada por la Policía y Gendarmería, los trabajadores desalojaron pacíficamente la fábrica ubicada en el barrio porteño de Pompeya.

El juez, sin instrumentar instancias previas de mediación, herramienta que fue peticionada formalmente por abogados y representantes de Derechos Humanos, como Nora Cortiñas y Adolfo Pérez Esquivel, actuó a favor del Grupo Clarín. Sin embargo, como manifiestan en el comunicado los trabajadores de AGR, el juzgado sí garantizó “el uso de armas de fuego, lo cual fue utilizado por las fuerzas represivas para llevar ametralladoras y otras armas largas para ejecutar” el desalojo. El gobierno, que nunca se hizo cargo del rol que tenía que ejercer con el Ministerio de Trabajo, negándose desde un comienzo a reconocer el conflicto, también colaboró en perjuicio de los trabajadores y en beneficio del medio hegemónico.


Foto: Agustina Salinas (La Retaguardia)

Foto: Agustina Salinas (La Retaguardia)


Mientras que Clarín sigue imprimiendo sus producciones gráficas en distintos talleres del Gran Buenos Aires y Capital Federal, la asamblea de los trabajadores de AGR resolvió mantenerse firme con el reclamo y continuar la lucha por la reincorporación, a pesar de que el Grupo expresó, sin problemas, su intención de no trabajar más con un taller organizado y combativo. “Clarín no quiere seguir pagando salarios por convenio, quiere tercerizar, precarizar el trabajo y pagar miserias, mientras ellos se llenan de dinero”, sentenciaron a La Primera Piedra.

En repudio al desalojo, y en un contexto de deterioro de los sectores trabajadores en todo el país, instalaron una carpa en la puerta de la fábrica AGR. “Desde el viernes estamos acampando en la puerta, en la cual hoy estamos armando una gran carpa para estar cómodos con los compañeros. Cambiamos el escenario pero no dejamos la lucha”.



En repudio al desalojo, y en un contexto de deterioro de los sectores trabajadores en todo el país, instalaron una carpa en la puerta de la fábrica AGR. “Desde el viernes estamos acampando en la puerta, en la cual hoy estamos armando una gran carpa para estar cómodos con los compañeros. Cambiamos el escenario pero no dejamos la lucha”, sentencia a La Primera Piedra Marcelo Quintero, uno de los delegados de la comisión interna de AGR-Clarín y uno de los despedidos por el grupo mediático más importante del país.

Por otro lado, el taller, actualmente, se encuentra custodiado como menciona el delegado: “Tiene que ser alguna compañía de seguridad. La custodia la hacen a cara tapada, no sabemos porque motivo pero nos parece muy extraño”. El reclamo por la reincorporación y el pedido de un paro activo y un plan de lucha a la Federación Gráfica Bonaerense y a la CGT, son las consignas que expresaron en estos primeros días en esta nueva situación. Desde el acampe organizarán las próximas medidas de la organización, aunque, Quintero asegura: “Vamos a seguir luchando”.

“El plato fuerte es esperar hasta el 27 de este mes con la inauguración de la feria del libro, el evento internacional más importante del grupo. Ahí vamos a estar muy fuertes para lograr que el resto del mundo y la población argentina se entere qué clase de empresa es Clarín, qué hace con sus obreros y cómo los maltrata”

En las próximas semanas: “Vamos a hacer un abrazo a una de las empresas del Grupo Clarín, pero no vamos a decir cuál de ellas. Queremos que Clarín distribuya sus fuerzas militares a todos sus lugares, aunque va a ser el menos pensado. El plato fuerte es esperar hasta el 27 de este mes con la inauguración de la feria del libro, el evento internacional más importante del grupo. Ahí vamos a estar muy fuertes para lograr que el resto del mundo y la población argentina se entere qué clase de empresa es Clarín, qué hace con sus obreros y cómo los maltrata”, asevera.


Foto: Agustina Salinas (La Retaguardia)

Foto: Agustina Salinas (La Retaguardia)


La lucha de los trabajadores en contexto de ajuste y represión

La empresa, que siguió apelando al desgaste de los obreros, apañada por el gobierno y en sintonía con sus intenciones políticas y económicas, encontró una lucha organizada y combativa que va a seguir sin dar el brazo a torcer en defensa por los puestos de trabajo. Esa misma resistencia, se replica a lo largo del país para enfrentar un contexto de retraimiento del Estado, despidos y políticas económicas que perjudican, especialmente, a los sectores trabajadores.


Foto: Agustina Salinas (La Retaguardia)

Foto: Agustina Salinas (La Retaguardia)


La ocupación de 83 días del taller gráfico de AGR marca un hito y un faro para la lucha de los trabajadores en un contexto tan inestable como el actual. Esta lucha, como ejemplo de las diferentes que se vienen dando, muestra un camino a seguir para enfrentar la política de flexibilización laboral, ajuste y tercerización que busca imponer el gobierno de Mauricio Macri junto a las patronales de todos las ramas industriales.

En esta situación, la represión parecería ser la única respuesta a los conflictos por parte del Estado. Por ello, la organización de los trabajadores debe fortalecerse y seguir redoblando esfuerzos para enfrentar un plan económico, social y cultural neoliberal que busca profundizarse a costa de los sectores más vulnerables. 



Notas relacionadas:
Entrevista a los trabajadores de AGR-Clarín: “Es la línea que bajan desde el gobierno hacia todas las patronales”
El primer paro nacional contra Macri y un Gobierno que subestima la protesta social
Despidos en Clarín: los trabajadores resisten, los grandes medios ignoran
Despidos en Clarín: más pauta oficial y menos puestos de trabajo

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR