Reseñas Caprichosas – “Los contrarios” de Fernando Molle: la ausencia como significante

por Gustavo Yuste

El libro Los contrarios (Zindo & Gafuri, 2015), de Fernando Molle, propone versos cortos y que a primera vista parecen encontrarse casi aislados entre sí, dejando bajo tierra el hilo finísimo que hilvana las cosas. Con la ausencia de información como un significante clave en su poesía, este poemario necesita un lector activo que esté predispuesto a dejarse impactar por la potencia hasta entonces desconocida que puede tener una palabra. 


Sobre el autor

fernando molleFernando Molle nació en Buenos Aires en 1968.  Publicó El despertador y el sordo (Ediciones del Dock, 1995), La revoltija (Siesta, 1999),  Del libro (Vox, 2008) y Los contrarios (Zindo & Gafuri, 2015). Obtuvo el Primer Premio del Fondo Nacional de las Artes, coordina talleres de lectura y escritura, además de colaborar en diversos medios sobre literatura.

(Leer nota relacionada: Editoriales Independientes #8 – Zindo & Gafuri: “La poesía tiene una libertad total por su poco valor de mercado”)


La ausencia como significante

Un adjetivo y un sustantivo juntos suelen ser una pareja inseparable dentro de la poesía, pero también existen los casos en que ambas palabras se pueden valer por sí mismas, condensando en su interior una potencia que solemos ignorar en el habla cotidiana. Los contrarios (Zindo & Gafuri, 2015), de Fernando Molle, hace un uso más que interesante de esa segunda opción, donde la ausencia toma el lugar central de este libro.

Los contrarios transcurre como si escucháramos una conversación que se está teniendo a distancia de nosotros, donde muchas palabras se pierden en el camino, pero el mensaje sigue siendo comprensible. Más aún, los versos libres de Molle logran impactar al lector escondiendo gran parte del filo del cuchillo y sin necesidad de revelar todo el truco. En definitiva, la poesía aparece con su prepotencia sin dar muchas explicaciones.


molle-2


Cabe destacar, además, que en una especie de divertimento personal, los poemas de Los contrarios hacen honor al nombre que los cobija adentro de un mismo libro. Tensando hasta el límite las capacidades que tienen algunos términos y expresiones, Molle va a jugar con los sentidos que aparecen y sobre todo con lo que no se dice, algo similar a ver una película donde la escena se ve borrosa salvo por algunos detalles a simple vista aleatorios, pero que en realidad escondían algo más.

Se puede decir que este libro de poesía viene a demostrar que nunca está todo dicho en este género. Pese a que nuevas corrientes quieran arrasar con todo, a su paso dejan los sedimentos de lo anterior, por lo que los diferentes estilos permanecen para otorgar variedad y un poco de aire fresco. En este caso, la poesía minimalista de Fernando Molle parece abrir las ventanas ante el aluvión narrativo del siglo XXI en lo que respecta a la poesía argentina. Si el lector se anima a viajar sin ningún instructivo, Los contrarios es una excelente opción para hacer turismo en zonas reducidas.


Mirá otras Reseñas Caprichosas acá


 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR