Entrevista a Las Martas: “No hay nada como lo que hacemos y no buscamos etiquetas”

por Alejandra M. Zani

Las Martas es un quinteto fundado por Verónica Sala (Voz) y Malena Juanatey (Voz), y actualmente integrado, también, por Santiago Deluca (Guitarra), Mauricio Martin (Contrabajo) y Alejandro Hagopian (Batería). Aunque muchas de sus canciones remiten al Jazz y tienen algo del Blues, no les gusta quedarse anclados en una etiqueta, sino que se mueven entre los límites frondosos de los géneros musicales hasta encontrar las melodías con las que se identifican.


En una entrevista exclusiva para La Primera Piedra, Verónica y Malena nos cuentan sobre el nacimiento de la banda, los caminos por los que atravesó hasta su formación actual, y nos adelantan un poco de lo que se estará viviendo el sábado 9 de Julio en El Quetzal, Casa Cultural.


─¿Cuándo surgieron Las Martas?

─Vero: La agrupación actual se terminó de formar este año. Venimos trabajando con Male haciendo cosas desde hace años. Nos reencontramos para retomar cosas que hacíamos desde más chicas.

─Male: Con Verónica nos conocemos desde hace mucho tiempo, ese es el primer paréntesis que hay que hacer. Más o menos desde la adolescencia supimos hacer jazz juntas, después la gente crece para distintos lados y a veces se desencuentra, como nos pasó a nosotras, y nos reencontramos hace dos o tres años y empezamos a reconectarnos a partir de la vida y de las necesidades de cada una.

─¿Estudiaron música?

─Vero: Yo estudié en la escuela de música de Avellaneda, canto Jazz, y básicamente en mi vida me dediqué 100% a eso, a tocar, a dar clases de canto y música, a hacer shows y tener grupos. Desde hace 10 años más o menos

─Male: Yo crecí en una familia de músicos, mi vieja es pianista, mi hermano es bandoleonista y guitarrista, desde que tengo memoria me vinculo con la música. Estudié académicamente varios instrumentos, saxo, un poco de bajo, y medio que desde que tengo memoria que canto. Después llegué a un punto en el que empecé a rebelarme un poco contra la Academia, no tengo la historia académica maravillosa que tiene Verónica, pero tengo mucho laburo escénico.

─¿Cómo fue el reencuentro?

Primero nos reencontramos nosotras como personas más adultas, nos estábamos cayendo re bien, y esas cosas entre nosotras siempre se dieron naturalmente. Eso fue lo que siempre lo hizo divertido, por eso también surgió el nombre, ¿no? Las Martas, como una cosa medio lúdica, una relación lúdica con nosotras y una relación lúdica con la música, quisimos reencontrarnos desde ese lugar.

─¿Cuándo se fueron sumando los demás?

Primero nos fuimos juntando nosotras a desempolvar cosas que teníamos en el cajón. Al poco tiempo empezamos a tocar con Juan Bernardis, que es un amigo nuestro, es Director de Sonido de Cine, y nos empezamos a juntar con él en la guitarra para estructurar un poco las canciones. Después se sumó Javier Arteaga, el primer contrabajista que tuvo Las Martas, y laburamos con él un año. El nos introdujo al actual baterista, Alejandro Hagopian, pero por cuestiones de la vida y de trabajo ahora estamos tocando con otro contrabajista, que es Mauricio Martin, y con otro guitarrista, que es Santiago Deluca, con el que compartimos la formación actual.

No nos anclaría en decir “Las Martas somos un quinteto de Jazz”, porque no lo somos. No hay una pretensión de serlo. Lo único que hay es ganas de hacer temas que nos gustan, contar una historia que nos identifique, hacerlo del modo que más nos cierre, con todo lo que eso conlleva porque es difícil concluir, y que a los otros les guste. No hay nada como lo que hacemos y no buscamos una etiqueta. No debemos nada a nadie, no necesitamos compararnos con nadie, porque no es necesario.

─¿Cómo definirían la música que hacen?

─Vero: Hacemos muchas canciones influenciadas por el Jazz y por el Blues, y eso se escucha en nuestros temas, pero si le decís a un jazzero si lo que hacemos es un Blues, te va a decir que no, porque no es una estructura de Blues. Son canciones que tienen una fuerte influencia de esa música porque es la que escuchamos y seguimos escuchando mucho.

─Male: La búsqueda es otra. La búsqueda tiene que ver con el híbrido, no con un anclaje tan particular. Somos una cosa barrosa. Yo siempre digo que hacemos Jazz Punk, porque para un Jazzero somos medio punks, y jugamos con eso. Es decisivo jugar con esa línea donde los géneros se desdibujan un poco.

─La mayoría de sus temas son en inglés, ¿están empezando a incurrir en temas en español?

─Male: Manzana es la primera canción que hicimos en castellano. Actualmente estamos tocando otra que se llama “Espejos”, hace un tiempo ya, y estamos buscando poder atravesar la barrera lingüística idiomático del inglés y del sonido sajón en el Jazz, al español, que tiene toda esa cosa más marcada. Que los temas sean en inglés es un poco lo que nos pasó. Yo nací en 1985, medio noventera, de colegio primario privado con clases de inglés, muy furiosa con el inglés desde una edad temprana. Nosotras empezamos a componer en inglés porque era lo que nos salía, tal vez. Es toda una batalla. Nos gusta mucho componer en castellano, pero también el swing, donde la minita se despoja de sus miedos, se exorciza.

─Hay muchas bandas que están volviendo al género Jazz o Blues, al formato de Orquesta de mujeres, ¿en qué se diferencian Las Martas?

Por un lado, hay una especie de curiosidad ampliada, y eso es lindo. Hace que mucha gente se acerque a ese tipo de género, y a medida que uno va conocienco la música y se vuelve melómano, siempre tiende a ir para atrás y ampliar el rango. Hay una lógica en la historia de la música, desde la música clásica hasta hoy, y por otro lado lo que nos diferencia es la hibridez del género. No nos anclaría en decir “Las Martas somos un quinteto de Jazz”, porque no lo somos. No hay una pretensión de serlo. Lo único que hay es ganas de hacer temas que nos gustan, contar una historia que nos identifique, hacerlo del modo que más nos cierre, con todo lo que eso conlleva porque es difícil concluir, y que a los otros les guste. No hay nada como lo que hacemos y no buscamos una etiqueta. No debemos nada a nadie, no necesitamos compararnos con nadie, porque no es necesario.

─¿Cómo ven la recepción por parte del público?

Muy buena. A la gente le gusta mucho. Por supuesto que queremos trabajar en el idioma para acercarnos más a ellos. Hay una intención de hacer más temas en español, porque está bueno cantar en nuestro idioma, que todos nos entiendan. Sabemos que venimos de un lugar, y es todo un camino nuevo que hay que encontrar.

─¿Están planeando convertir el Demo en un CD o en un proyecto un poco más grande?

Ahora, de hecho, estamos por hacer una grabación de un EP donde vamos a tener los temas en español y la actual formación, porque ese DEMO que está en el Bandcamp, nos guste o nos guste, ya nos quedó medio obsoleto. Hay una diferencia bastante importante ya ahora que nos consolidamos como formación de grupo, principalmente. Hicimos una premezcla para escuchar, y estamos trabajando con un sonidista de la hostia que nos asiste, nos da una mano porque le gusta lo que hacemos. Está fluyendo con los tiempos de todos, porque tampoco queremos abusar, pero la idea es lanzarlo este año, y poder mostrarlo antes de fin de año.

Es difícil cuando no tenés apoyo dentro del Estado, es difícil cuando no hay infraestructura y es difícil cuando la que hay, se cierra. Pero como estamos más grandes, más estudiados y tenemos más contenidos para poder defender la cultura, la resistencia se hace más fuerte y hay una decisión muy clara de no arrodillarse y de no dejar que nos roben la cultura.

─¿Por qué siguen eligiendo El Quetzal para tocar?

Tenemos fecha en El Quetzal el 9 de Julio y el 6 de Agosto. Pegamos muy buena onda con el lugar desde el comienzo. Nos gustaba el lugar, y cuando produjimos la primera fecha, salió muy linda. Marce se acercó gentilmente y nos dijo que el lugar estaba abierto para nosotras, y yo le tomé la palabra. Tratamos de producir una fecha por mes.

─¿Cómo ven el escenario porteño para las bandas que están emergiendo?

Si hacías esta pregunta hace 6 meses la respuesta era una, pero como la hacés hoy, la respuesta es otra. Lo vemos muy remado, estamos todos más grandes, post-cromañón hemos aprendido mucho. Hablamos en plural por la colectividad cultural del under, hemos crecido mucho, pero es difícil cuando no tenés apoyo dentro del Estado, es difícil cuando no hay infraestructura y es difícil cuando la que hay, se cierra. Hace poco salieron los resultados de los premios del Instituto Nacional de la Música y premiaron a muchos colegas que uno ve remando hace tantos años. Eso hace pensar que el futuro, la continuidad de los proyectos, penden un poco de un hilo por políticas de Estado. Pero como estamos más grandes, más estudiados y tenemos más contenidos para poder defender la cultura, la resistencia se hace más fuerte y hay una decisión muy clara de no arrodillarse y de no dejar que nos roben la cultura.

Dónde encontrar a Las Martas:
FB
BC
Entrevistas que pueden interesarte:
Miau Trio
Los Tremendos
Morbo y Mambo
Las Taradas
Paula Maffía
Nahuel Briones
La Familia de Ukeleles
Fideo y los del mondo
CHAUCOCO! 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR